jueves, 7 de julio de 2011

239. el pasado nunca muere

Flopy se tomó esa misma noche el micro que la llevaría hacia sus sierras cordobesas y donde empezaría una nueva vida sin tener a su lado al boludo de su novio.
No tuve que alcanzarla a Retiro por lo que la despedida fue rápida e indolora, sin teléfonos, sin direcciones, sin corazones prestados que no te lo devuelven en malas condiciones.
–Qué extraño, porque vos siempre “te enamorás” –me dijo Cristian mientras compartíamos unos mates durante el finde.
–No es tan así. Creo en el sexo sin amor, pero no por eso dejo de poner el corazón en momentos así. Y a veces en ese ida y vuelta, algo se rompe… Sigo hablando del corazón.
Cristian lanzó una carcajada que lo hizo ahogarse con el mate. Cuando logró recuperarse me dijo:
–Yo ya no creo en el amor… Y en cualquier momento dejo de creer en el sexo también.
–Sin embargo existe…

Cristian es un tipo inteligente, bien parecido, muy buen tipo, sin embargo algo sucede que no logra concretar. No tiene suerte con las mujeres.
–¿Vos cómo hacés?
–Yo no hago nada, Cris. No sé, simplemente sucede…
–¡Pero no sos Brad Pitt!
–Eso lo tengo muy en claro cada mañana que me miro al espejo y cuando voy al banco y no tengo un peso partido al medio.
–La verdad es que tengo ganas de conocer y estar con alguien.
–No busques a nadie y la vas a encontrar. Por algo el mundo es redondo y no deja de girar.


Los giros, esos mismos giros que, cada un impar de horas, nos hacen pasar del día a la noche y viceversa, hizo que el lunes tenga que ir a hacer unas cosas por La Plata y sus inmortales diagonales.
Córdoba, Rosario, y La Plata alberga, por un misterio similar al del “Triángulo de Las Bermudas”, a las mujeres más lindas. Esa es la razón, además de su auto, por la que enganché a Cris para que me acompañe hacia aquellos lados.
Mi idea era despejarle un poco la cabeza y que vista sus ojos de nuevos paisajes que le suman las bellas mujeres sudamericanas que andan estos días por la zona como consecuencia de la Copa América, sin embargo…

Era un poco más del mediodía y paramos en una parrilla antes de pegar la vuelta. Estaba fresco pero al solcito se podía soportar, sin embargo el que pudo entrar en calor rápido fue Cris, y no por la bondiola que pidió, sino porque…
–Disculpame, ¿vos sos Cristian?
Cris y yo nos dimos vuelta para ver quién era la persona que preguntaba por él y nos encontramos con una chica muy linda como lo indican las estadísticas de la ciudad.
–¿Camila? ¿Sos Camila? No lo puedo creer… –dijo Cris al mismo tiempo que se paraba y tiraba algunas cosas de la mesa con su conocida torpeza.
Mientras acomodaba la mesa observé como se fundían en un abrazo y se miraban sin poder creer el encuentro.
Cuando por fin se acordó Cris de mi existencia, nos presentó:
–Él es Gastón, mi mejor amigo. Ella es Camila, el amor de mi vida.

19 comentarios:

Carolina dijo...

Chan!

flaca dijo...

Gas, me he perdido entre abril y mayo...y de repente ya salté a julio. No me lo creo.
A dónde se fue mi tiempo y mis letras?
y yo extrañandote menos en mis noches ya no tan solas.


besos enormeeees!

Karina dijo...

woww

el amor de la vida...de alguién, siempre quiero ser el amor de la vida de algún caballero (sospecho que fuí de dos) pero yo quiero tener varios amores de mi vida...

RECOMENZAR dijo...

hola

RECOMENZAR dijo...

GUAU el amor de mi vida!!hace tanto que no lo oía!!
Una historia con sabor a romance
Nos seguimos viendo

Cinthia dijo...

Una entrada que no leo, y ya me pierdo. Tu vida es un vaivén de noticias.
Voy a tener que ponerme al día.

'El amor de mi vida' Ufff, QUÉ EXPRESIÓN.

Gastón dijo...

Carolina: Chin - chin

Flaca: Si el tiempo pasa rápido, pero vale la pena que adelante el paso, bienvenido sea.

Karina: Sip, tendríamos que tener "un amor de mi vida" por cada una de las siete vidas que disponemos.

Gastón dijo...

Recomenzar: Hola! Cómo estás?

Recomenzar: Sip, algo extraño anda pasndo por ahí, pero ya nos iremos enterando.
De todas maneras, más que oírlo, es lindo sentirlo, no?

Cinthia: No te preocupes que a mí me pasa que un día que me levanto un poquito más tarde, y también me pierdo de un montón de cosas... de mi vida!!!!
Jejeje...
Besos...

Nerea dijo...

CAUSAlidades.... :)

Tres dijo...

Madre santísima de dios, ¡ahora tengo miedo de salir de viaje!

Un besazo, Gastón.

Pavote dijo...

Creo que cuando se trata de amor y andamos mal en ese tema, muchos somos cínicos: Decimos que no creemos en el amor, pero lo reconocemos apenas lo vemos. Saludos.

Ricardo Tribin dijo...

Gracias estimado Gaston por tan impactante narrativa sobre las relaciones.

Sexo... Amor...cual la priridad?

Un abrazo bien grande, mi amigo!!

pequeñita dijo...

ahahahaha las vueltas de la vida por que la tierra es redonda !!! :D que lindo final el de ti amigo o mejor dicho un comienzo

Besos!

Caia dijo...

Auch, qué presentación, no muy acertada, por cierto. Veremos como sigue.
La vida tiene rumbos y tumbos, lamentablemente.
Saludos.

RECOMENZAR dijo...

Chico Seria bueno que pusieras tu foto ,,
Me gustaria conocer y ver tu rostro ..un beso

Juan dijo...

De esos encuentros que valen la pena vivir luego de los desencuentros... Ya podré (espero) escribir sobre ello en un par de meses.
Algo tengo claro. Si estuviera en el lugar de Cris NO DEJO IR A LA MUCHACHA NI POR CASUALIDAD.

p.d: si, ESO MISMO HARÉ YO CUANDO RECUPERE LA MITAD DE MI ALMA.

Gastón dijo...

Nerea: CAUSAlidades y efectos colaterales.

Tres: Bueno, según para dónde ande apuntando tu brújula viajera.

Pavote: No sé... Creo que es más facíl confundirnos y creer que siempre la persona que aparece es la indicada.
(habrá anteojos 3D para el corazón?)

Gastón dijo...

Ricardo Tribin: El sexo es muy lindo, pero... no hay nada como hacer el amor con amor.

Pequeñita: Una continuación de algo que parece que no se detuvo.
(como lo hace el mismísimo planeta...)

Caia: Algunas piedras tienen forma de corazón. ¿Por qué no tropezarse con una de esas?
Ya veremos...

Gastón dijo...

Recomenzar: "Una imagen vale más que mil palabras"
Prefiero seguir escribiendo mucho por el bien de... todos!!!!

Juan: Seguro que sí. Lástima que esos estados amorosos no ayudan a la "buena" escritura.