lunes, 13 de abril de 2009

80. mi familia es un dibujo

Mi suegro se quería ir ya del país. Y entiendo que los últimos acontecimientos lo tengan preocupado y con ganas de regresar a un lugar donde, aparentemente, la inseguridad no es tan frecuente.
Sin embargo, el domingo de Semana Santa, reunidos, cenando en familia y rompiendo los huevos (de chocolate, claro) pasamos la cena final.

Antes fui a visitar a Tami para llevarle un dulce conejo chocolatado.
Me encontraba charlando con mi hermana Ana sobre el robo de la editorial y de mi celular cuando Tami me hizo una pregunta peligrosa.
—Tío, ¿vos alguna vez te vas a casar?
—¿A qué viene esa pregunta, hermosa sobrinita mía?
—Vos me enseñaste que no se responde con preguntas.
—En realidad no te respondí, pero mi respuesta sería…
—Quiero escuchar esa respuesta —dijo Ana con cierto sarcasmo.
—Mamá ya me respondió —advirtió inocentemente Tami.
—¿Y qué respondió? —pregunté con el mismo sarcasmo familiar.
—Que sí.
Me quedé unos segundos en silencio después de escuchar la respuesta afirmativa. Sinceramente estaba convencido de que Ana no quería saber nada con casarse, pero es evidente que el universo femenino es el mayor de los misterios existentes.
—Bueno, pero para casarse tu mamá tiene que tener un novio, y que yo sepa todavía no…
—Sí que tiene uno —me interrumpió Tami.
Fue lo último que escuché, ya que de manea tempestuosa tuve que despedirme de Tami mientras Ana me echaba de la casa sin decirme siquiera la inicial del tipo con el que parece que está saliendo.
(de todas maneras ya tendré una charla a escondidas con mi adorable sobrinita, jejeje)


Antes de ir a lo de Sandra, pasé por lo de Sebas. Me prestó un celular para que lo use hasta que yo me compre el mío, y de paso me facilitó cierta información que necesitaba escuchar. Subí a mi depto a buscar el chip y por milagro recordé dónde lo había dejado. Apenas hago el injerto en el celular comienzo a recibir mensajes de medio mundo. Una rápida mirada y lectura de algunos me informan que me perdí algunas salidas interesantes, que Julieta no está en el país, que Fernanda no logra ubicarme (¡por suerte!), que hay muchos deseos de Pascuas por mensaje de texto pero pocos huevos de chocolate a domicilio. Bueno, nada demasiado importante…
Me cruzo a lo de Sandra a pasar lo que resta del día junto a ella y sus padres.

Ya terminada la cena suena mi celular.
—Hola mamá, ¿cómo estás? Sí, yo bien… No, lo que pasa es que me robaron el celular y… No, nada, solamente el celular y… Que no mamá, no me hicieron anda… Bueno, al final para qué te cuento si… Esta bien… Sí… Sí… No… Sí…
Estaba algo concentrado hablando con mi vieja cuando Don Antonio, tan impulsivo como es, me quitó el celular de la mano para saludar a su consuegra.
—Salud señora… Pero ¿cómo que quién habla? ¿Acaso no me reconoce? Jojojo… Pues ni más ni menos que el padre de Sandra… De Sandra… ¿Cómo que quién es? Pues la esposa de su hijo, joder… ¿Cómo que qué esposa? Pues supongo que la única que tiene, ¿no es así? Claro, nos vinimos desde España para conocer a nuestro yerno que, debo decirle, señora mía, que felicito a usted y a su marido por semejante retoño. Sí, sí, ahora le paso con su niño. Un beso grande y ya veremos cuándo se van para allá. Adiós y saludos a su marido, joder.
Sandra no podía quitarle el celular mientras Don Antonio hablaba y caminaba por la casa, y yo no veía de volver a hablar con mi mamá.
Cuando por fin logro recuperar el celular, salgo a hablar al balcón…
—Hola mamá… No, no te avisé porque… No, no es la que estaba embarazada. Bueno, en realidad esa sigue embarazada pero yo no… No mamá, no fue de apuro... Mirá, ahora no puedo hablar pero dejame que mañana te llamo y te explico bien… Es todo una confusión, ¿me entendés mamá? ¿Mamá? ¿Mamá? ¿Me escuchás? Hola…
—Hijo, soy yo, papá. Tu mamá está a punto de desmayarse mientras dice que te casaste. ¿Es cierto eso?
—Sí… No… Papá, yo no…
—Gastón, no importa si te casaste de apuro, lo importante es que sepas que siempre vas a contar con todo nuestro apoyo. Lamento que no nos hayas invitado, sobre todo por tu mamá que siempre creyó que nunca lo harías. Y además le cae muy bien Fernanda… Sobre todo ahora que está embarazada…
—Pero papá, Fernanda no está embarazada… Y no me casé con ella… En realidad no los invité porque no me casé con nadie… ¿Hola? ¿Papá? ¿Me escuchás? Hola… Hola…

Entré nuevamente al depto.
—¿Qué pasó? —me pregunta Sandra preocupada.
—Perdí la señal… y quizás a algún familiar también

14 comentarios:

Gastón dijo...

Buenassss... Acá sigo con el alquiler ciberiano.
Creo que en poco iré solucionando las ausencias (aunque me gustaría más que nada las ausencias de días normales)
Como verán, voy escribiendo con 24 horas de atraso, pero me sirve para ejercitar la memoria que tan necesaria se me hace en estos tiempos que corren (y me hacen correr).

Abrazo para todos y besos para todas...

Gastón

Conta Dora dijo...

No deberías atender el teléfono frente a tu suegro, ni deberías salir a la calle con él... Pensá que falta menos para que se vaya. O quizás se adapte y quiera vivir con ustedes!

Besos

Crazygirl dijo...

Gaston, Gaston....ya sabes q no debes contestar el cell cuando estes con tu "familia"....

Espero a ver q pasa.....y q pronto tengas tu PC para escribir...

Besos!!

Ana dijo...

Llevaba unos días desconectada de los blogs, pero ya me he puesto al día y, Gastón de mi vida, si a tu madre no le ha pasado nada (espero) ¡¡al que sí le va a pasar es a ti!! ¿Tú crees que esto no acabará en desgracia? Jejeje. Por lo menos algo bueno te estás llevando, ¿no? ;)
Un besito.

Lucre dijo...

Don Coño podrá ser muy bueno y toda la bola, pero es un pelotudo...

O sea... Si todavía no se da cuenta de que hay algo raro, es muy pelotudo... Ya van cuántas veces que la gente se manda alguna en su nariz?

Un amigo... vaya y pase.. Pero ahora tu vieja??? Le vamos a decir que tiene Alzheimer?

En fin... Besos (pelotuditos)

Paula (Bera) dijo...

Ufa, debajo del traste de Lu, jajaja.

Gastón, coincido con Lucre en que tu suegro es demasiado buenudo, y a esos hay que temerles, porque si se aviva...
Mejor ni pensarlo, jaja.
Besos cuidas!!!

P.D: Pero qué metido es Don Antonio, se mete con tu amigo, en tu laburo y ahora con tu celu...
Fijate, lo que te dije, desconectá teléfonos de tu depto, haceme caso!!

Un abrazo!!

Lolita y El Profesor dijo...

Gastón, se la hago corta: Migré, al lado suyo, una nena de teta.
Que recupere su compu y su vida :)

El Profesor

Cris dijo...

Cuando terminará y como seguirá después de su divorcio ?

Violeta dijo...

Gaston!!
Me voy unos dias y no puedo creer todo lo que te pasa.
Espero que lo del matrimonio se termine pronto y vuelvas a tu vida.
Pobre tu madre eso era lo ultimo que te faltaba.
"que el universo femenino es el mayor de los misterios existentes" es cierto.

Un beso.

Ángelos dijo...

ODIO A LA GENTE QUE ME QUITA EL TELEFONO DE LAS MANOS... manso irrespetuoso tiene que ser el gallego ese...

Bueno, me zarpe... :)

Abrazos con inocencia como la de Tami. (me cae fatal tu sobrina)

LaKikis dijo...

Hola Gas.... Estuve medio perdida, pero volvi!!
Me mataba de risa mientras leia... Solo a vos, en la tierra le puede pasar algo asi...!!!
No me dejes con la espina a ver como termina todo esto
Besines reavivados

Nancy dijo...

Hola Gastón!
paso a saludar y te digo, que feo que te quiten el celu de las manos, es como cuando te dejan hablando solo por telefono, o sea que te cortan!!

Besos!!

Eugenia dijo...

tu hermana esta saliendo con tu amigo el atorrante, ja
perdon, estuve leyendo el blog del bobero y me tente!

Gastón dijo...

OK, entiendo que fue una estupidez contestar el celu y sobre todo viendo que era mi vieja, peor bue...

Creo que falta poco para que recuerpe mi vida (no así la parte cibernética) pero soy varón y me la banco
(dicen...)

Y vos Lucre, más respeto con mi suegro, jajajajaja
No sé, supongo que no es de pelotudo, sino porque es increíble que lo puedan estar engañando. Vos corrés con ventaja porque sabés la verdad de todo este embrollo.
En fin...
Sigo saludando en general (como le gusta a la amiga Puta, pero ya volveré con mis saludos particulares)

Besos y abrazos para ustedes...

Gastón

PD: (Euge... ¿te parece? Pablo, si es que te referís a él con lo de mi amigo atorrante, jamás podría estar con mi hermana simplemente porque ella jamás le daría bolilla. Imaginate que Ana tiene una hija y Pablo... Sí, es un poquitito atorrantín)