viernes, 18 de septiembre de 2009

139. lluvias interiores

La semana pasó como siempre pero algo distinto sucedió.
Cuando estaba comenzando a disfrutar del sol y la remera, llegó la tormenta que anuncia la llegada de la calma, y con ella… Nadia.

Ayer jueves la ciudad empapada de millones de gotas y otras cantidades inexactas de corazones rotos y almas acompañadas.
Por alguna extraña razón (sin razón) la camioneta y Luis decidieron descansar, por lo que me tomé el día libre. Enseguida le avisé a Nadia por si quería pasar más tarde por casa.
—Una amiga me debe unos días, por lo que puedo arreglar y me voy ya mismo para allá.

No tenía nada preparado para la ocasión, y cuando llegó con su piloto todo mojado y sus ojos infernales, me di cuenta que no hacía falta nada más.

La tarde oscura la pasamos conversando de cientos de cosas, entre tazas de café (con crema para mí) y Dylan sonando de fondo.
¿Hay algo mejor que pasar toda una tarde eterna y sentirse tan bien?

La respuesta llegaría entrada la noche y la misma lluvia…


Era la hora exacta en que las almas se van a dar una vuelta por ahí y los cuerpos quedan jugando por acá. Te estaba haciendo unos masajes que te gustaban, te hacían bien y encendía las velas interiores. Me detuve cuando te diste vuelta, clavaste tu mirada en la mía, me dijiste gracias, sonreíste, y me abrazaste. Otra vez tu mirada clavada, pero esta vez tu sonrisa la cambiaste por un beso, un beso delicioso, labios sobre labios, besos deliciosos que son la única forma que tenemos de besarnos. Otra vez tus labios unidos a los míos. Tus labios entreabiertos para dejarme pasar. Nuestras bocas humedecidas jugando al juego que más le gustan y que mejor le quedan. Las manos que también quieren participar y me recorren la espalda y te recorren la nuca, y se tocan y se encuentran y se reencuentran y se apretan con fuerza y se invitan a pasear hasta llevarnos a través de nubes y dejarnos aterrizar sobre la cama. Y los besos continúan mientras vas desabrochando cada uno de los botones de mi camisa y yo te voy quitando la remera de la tentación que vuela hasta aterrizar en el camino donde descansa el resto de la ropa. Y los besos que van de un lugar a otro, y las manos que bailan acompañando nuestro baile, y mis labios besando otros labios, y tus labios recorriendo el árbol de la vida, y mi respiración agitada haciéndote cosquillas eternas, y la mirada que lo dice todo sin decir nada, y tus gemidos que me dan la bienvenida mientras yo me dejo caer al vacío que lo es todo.
Y los cuerpos de nuestras almas que se convierten en unidad en este ir y venir, y la unión y la desunión que nos vuelve a unir, y el movimiento de nuestro amor como el de un barco en alta mar, como el de un barrilete por los aires de Buenos Aires, como el de una mariposa en plena primavera, como el de nosotros dos haciendo el amor.
Y mi boca que se clava en tu cuello mientras tus dedos dibujan líneas sobre mi espalda. Y los dos pares de piernas que se tensionan hasta terminar abrazadas como dos anacondas pasionales. Y nuestra mejor imagen encontrándose una vez más por los distintos puntos cardinales, pero sobre todo en la fortaleza y debilidad del sur...
Y el grito que anuncia el final, y el temblor de los cuerpos mostrando que siguen vivos, y la fuente que desborda, y las gotas de amor que nos tocan, y tu mirada nuevamente clavada en la mía, ahora con más brillo, ahora con más vida.


Por la ventana la lluvia sigue cayendo sobre la ciudad dormida y nosotros tan despiertos… mojados y felices.

24 comentarios:

Juani dijo...

una escena erotica contada por cortazar!

bravo!

Ana dijo...

¡Q U É E N V I D I A! =D Qué maravillosa tarde-noche... ¡Que vengan muchas así!
Un beso :)

Pepita dijo...

Gastón, que el fin del mundo los pille bailando, así, como esa tarde de lluvia. Qué lindo el bailar de dos cuerpos que danzan tan bonito juntos..
Me alegro de leerte tan, tan.. tan cómo?
Besos mojados (por la lluvia, claro)

Lol-it! dijo...

Hermosa tormenta.
Hermoso texto.

Hay algo mejor que una tarde asi: muchas.

Beso grande Gastón

Zingara28 dijo...

Hola Gastón!
Que elegancia, sutileza, ternura y pasión para relatar una bella noche de amor, quede envuelta en tus palabras, quede atrapada en aquella noche.
Gracias por compartir tan hermosa historia.
Saludos.

JASVI dijo...

Que rrrrico!!!

Gastón, me hiciste antojar!!


Saludos...

Valdi dijo...

o.O o.o O.O no tengo palabras .. no no no tengo .-. o.o OMG Awsome

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

A la mierda che...

Rocio.B dijo...

Asi da gusto la lluvia...
besos!!

La última de la fila dijo...

uiii como me gustó.

Mary Pepi dijo...

Pues, es una escena bien escrita. Son como las novelas que no olvidan ni el más minimo detalle, ni la lluvia, ni las caricias.

Lolita y El Profesor dijo...

¡Gastón!
¡Tenga piedad, hombre!
Que Loli está muy, pero muy lejos en esta noche de lluvia fría y desapacible.
Qué bueno cuando escribe con las tripas, amigo nuestro.
Qué bueno... :)

El Profesor

Mariana dijo...

Uf, envidiable dia, tengo una vaga idea de como la describiria ella.

Saludos coloreados.

Floripondia dijo...

Que lindo relato pasional.
sin lugar a dudas de sexo es lo mejor que escribis! jaja

LaVieEnRose dijo...

Que lindo Gastón!!! hermosa manera de narrarlo...

me alegro muchoo

Besos lluviosos

Eugenia dijo...

wonderful!

Unmasked (sin caretas) dijo...

Gaston,

Una gran momento de amor...pasion, que bien descripto.

Lo lei mas de una vez y me encanto.

Mas alla de lo que paso ahi, es lo que nos paso a quienes lo leimos.

Dos aspectos, la forma y el fondo. Vos cubristes las dos costas. :)

Me llego y para que mentir, pocas cosas que leo en los blogs realmente me llegan. Esta es una, aplausos.

Un abrazo enorme,

P


pd Grande nadia!

La Infame dijo...

terminé de leer y ufff!! de repente..me hizo calor, mucho calor...ya vengo, voy un ratillo al baño, ja!

Luna dijo...

Hay momentos perfectos.

Besos

Gioconda dijo...

A ud si que la lluvia lo inspira jeje. Buen relato. Que tenga muchas tardes eternas mas!
Beso.

Gastón dijo...

Juani: Como buen admirador de Cortázar que soy, me preocupa cómo debe sentirse por el exagerado piropo literario que me regalaste.
Abrazo cronopiano

Ana: No envidies que vos también tendrás de las tuyas, no?
Besos para repetir

Pepita: La mejor manera de esperar el fin del mundo... o el comienzo de un nuevo mundo.
Besos húmedecidos... pero ya no por la lluvia

Lol-it!: Dicen que segundas partes no son buenas...
No les creo!!!
Besos muchos

Zingara28: Algunas musas reales ayudan a crear el escenario y elegir las palabras adecuadas.
Besos inspirados

Gastón dijo...

Jasvi: No te quedes con el antojo!!!
(se me ocurren tantas maneras de ayudarte...)
Besos sabrosos

Valdi: A veces las palabras sobran... y faltan al mismo tiempo.
Chuiks

Yo NO SOY Cindy Crawford!!: Y bue...

Rocío B.: Si la lluvia no moja...
Besos desde arriba

La última de la fila: Imaginate a mí!!! Jejejeje
Besos con gusto

Gastón dijo...

Mary Pepi: Es que hay vivencias que no se olvidan
(ni se deben olvidar)
Besos para el recuerdo

El Profesor: Jejejeje...
Disculpe, no fue mi intención agudizar esa "soledad", aunque imagino que la combate con umágenes acordes de ustedes juntos más allá de las lluvias.
Abrazo con precaución
(por su sensibilidad extrema, jejeje)

Mariana: La verdad que me dejaste intrigado...
¿Y cómo crees que la describiría ella?
Besos curiosos

Floripondia: Ok, pero prefiero hacerlo a escribirlo, jejeje.
Besos bien dados

LaVieEnRose: Lo narré como lo sentí
(y lo sigo sintiendo)
Besos con sentimiento

Gastón dijo...

Eugenia: Thank you!
Kiss in spanish

Petra: Siempre intento abarcar las dos costas, sobre todo si ella me gusta mucho, jejeje.
Me alegro que hayas podido sentirlo casi como yo, pero más las palabras que siempre me dedicás.
Besos de punta a punta

La infame: Sip, hace calor y... el baño... el baño...
¿no es mejor un buen sillón?
Besos "cálidos"

Luna: Y otros que valen la pena vivir.
Besos humanos

Gioconda: Bueno, ojo que espero que se sigan reptiendo estos momentos más allá de las condiciones meteorológicas.
Besos inestables