sábado, 9 de enero de 2010

162. la última cuenta regresiva

—¿Por qué no lo pensás como unas vacaciones? —me aconsejó Verónica mientras me veía acomodar algunas cosas en cajas.
—Porque no son vacaciones. Porque no me voy por unas pocas semanas. Porque no voy a tener ventana con vista al mar. Porque no llevo bronceador. Porque no tengo pasaje de vuelta. Porque…
Dejé de enumerar cosas porque Verónica se había ido dejándome solo con mi inusitada furia. Y juro que me dieron unas tremendas ganas de fumarme un cigarrillo, de aquellos que ya llevo seis años abandonados y que, salvo algún beso prohibido cuando veo que alguien saca su paquete de Gitanas, nunca más probé. Además, con estos treinta y pico de sensación térmica, lo mejor era no encender nada y sí tomar algo bien frío.
—¿Querés tomar algo? —le pregunté a Vero en son de paz.
—Ya preparé yo para los dos, tomá —me dijo alcanzándome un vaso de trago largo con una capa de hielo.
Hicimos un brindís en silencio y refrescamos nuestras respectivas almas.
—Gastón, primito, ¿te puedo decir algo?
—Sí, claro.
—Mirá, cuando yo estaba en Mendoza y con el tema de la Facultad, sabía que en algún momento iba a tener que venirme para acá. Y aunque Buenos Aires con su inmensidad de cosas para hacer me fascinaba, no dejaba de molestarme un poco el tener que abandonar mi lugarcito. Pero al igual que vos, nadie me obligó. Es una elección propia y siempre pensando que es lo mejor.
—Sí nena, nadie me obliga a irme. O quizás sí… Quizás el cansancio de una vida que está buena, pero que hay que cuidarla. O el querer saber si hay vida más allá de las fronteras. O buscar un lugarcito que vuelva a sentir mío. O…


(pucha, en los últimos días mis ojos se han vuelto demasiados sensibles)

9 comentarios:

ale jandra dijo...

es lindo tener más percepción
un abrazo!

Ángelos dijo...

A veces uno escupe las palabras, otras se las tiene que tragar, otras...se atoran en la garganta. Entiendo como te sentis hermano, pero bueno, no podes estar viviendo en una ciudad que no la sentís TUYA, aún cuando en ella hay personas que si son TU gente... ellos serán TU GENTE donde quiera que vayas, y creo que ponerte un poquito egoísta con eso de irte o irte es lo correcto. Hay ciertos viajes en la vida que hay que hacer solo...

Ir, buscar a Goliat, aprender cosas en el camino... derribarlo con una de esas piedras del camino recorrido... y volver a casa con la corona de laureles sobre la cabeza.

Un abrazo mitológico y esperando ansioso la charla... veremos que sale de ella.

Liz Hepburn dijo...

aa! creo que estaras bien bello^^

besos!

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Lo que decidas va a estar bien.
Creeme.

Cris dijo...

Seguí tu corazón, si tu lugar está ahí te vas a dar cuenta, sino lo vas a crear allá adonde vayas.
Además la mayoría de las veces las cosas se valoran a la distancia, se ven con otros ojos, se entiende tanto recordando...

Valdi dijo...

Todo estara bien Gaston :)

Gastón dijo...

Ale jandra: Son momentos en que todo da muchas vueltas y con demasiada velocidad...

Ángelos: Como vivo diciendo en los últimos tiempos (y que es verdad): "Sé que es para bien... pero no deja de doler"
Abrazo grande nene, y ya será en vivo y en directo

Gastón dijo...

Liz Hepburn: Gracias linda por tu soplido de buena onda.

Yo NO SOY Cindy Crawford!!: Nena, si supieras cómo te creo...
(siempre)

Gastón dijo...

Cris: Exactamente! Necesito alejarme un poco para acercarme a algunas cosas. Y no te quepa la menor duda que pondré el corazón donde me encuentre, y esperando no tener ningún ataque cardíaco.

Valdi: Gracias, así lo espero, deseo, sueño y exijo!!!
Besitos