miércoles, 3 de marzo de 2010

169. la página de sociales

Hacía bastante que no veía a mi primo y al resto de la familia. La única diferencia que teníamos era la ubicación geográfica, cuestión que desde hace ya unos días quedó resuelta.
Y así como se mató de la risa con algunas de mis anécdotas, él me puso al tanto de su vida.
Se había casado, separado y conocido a una buena mujer que tenía una hija de su antiguo matrimonio. Después de noviar más de un año, se casaron y tuvieron un nene y una nena. Formaron una familia muy linda y fue a fines del año pasado cuando la mayor decidió independizarse e irse a vivir a… unas 20 cuadras (nuevas distancias) y quedaron los cuatro en la enorme casa.
Y ahí están, tranquilos, felices, con los problemas normales de cualquier vecino, pero con la saludable manera de un despertar de aire puro.

Como algunos hábitos ciudadanos son difíciles de desterrar de manera rápida, a la mañana muy temprano salí en busca del gran diario… local.
Pocas noticias, ausencia de crónicas rojas, chistes internos, horóscopo mentiroso, y clasificados divertidos. Pero volviendo a hojear el diario ahora de atrás hacia delante, en la columna de la segunda página encuentro que el Director del diario “El ciudadano” se llama Francisco Zappa. Con clara influencia rockera en su identidad, se me ocurrió ir a verlo, pero no para hablar de música, sino para presentarle algún proyecto laboral.
Marqué el teléfono de pocos números y una voz femenina me ofreció una entrevista con el Sr. Zappa para las cinco de la tarde.

Diez minutos antes de la hora señalada, me presenté con una carpetita donde había escrito la idea que tenía para el diario, una mezcla de cultura e interés general que sabía que podía interesar al lector aburrido.
¬—El Sr. Director se encuentra demorado, pero si desea aguardar a que llegue…
—Sí, vine a verlo por lo que me quedo a esperarlo —le dije a la recepcionista con su sonrisa sin forzar.
Quince minutos, media hora, sesenta minutos, una hora diez y la misma recepcionista que se acerca al asiento donde yo estaba ya algo acalambrado y me informa que acaba de comunicarse con ella el Director para pedirle disculpas por la demora y por no poderme dar hoy la entrevista. Que arregle con la recepcionista para otra cita.

Salí del edificio del diario un tanto enojado-distraído y fue exactamente en la vereda cuando tuve un primer contacto de verdad con alguien de la ciudad. Es que el choque fue grande y mi carpeta y el bolso de ella volaron por los aires, y si la chica no hizo lo mismo fue porque logré atraparla en el aire.
—No te vi —le dije disculpándome de una manera obvia.
—No te preocupes, lo importante es que la cámara no se rompió —exclamó después de abrir el bolso y cerciorarse de que la cámara de fotos estaba intacta.
—¿Sos la fotógrafa del diario?
—Así es… ¿Y vos?
—Yo no… y por ahora tampoco nada porque tenía una entrevista con Zappa pero el tipo no apareció.
—Moneda corriente. No te preocupes. Esperá que descargo unas fotos acá y si querés vamos a tomar algo a la confitería de la esquina. Tengo una sed tremenda.

A los cinco minutos salió del diario y nos cruzamos a la confitería a charlar un poco y saciar la sed con un licuado para ella… y otro para mí.

7 comentarios:

Ana dijo...

Ya has vuelto otra vez a las andadas jejeje Me alegro :) ¡Parece que todo va bien por allí!
Un besito.

nat dijo...

asi de simplee? donde te fuiste?? asi me voy para allaaa..

Ángelos dijo...

Apuesto lo que quieras a que esa chica es independiente y tiene unos 20 algo años... (jaja)

Un abrazo pueblerinoy clarividente!

Juan Manuel. dijo...

Un abrazo, muy buen blog.
Buen texto :)

Gastón dijo...

Ana: No, no regresé a ninguna andada, simplemente ando por las nuevas calles y me tropiezo con las personas.
Bue, por lo menos hoy no volví a ninguna andada
(así está bien? jejejeje)

Nat: No reniego de mi Buenos Aires querido, pero cualquier lugar que se aleje un poco de las multitudes... siempre resultará muy saludable.

Ángelos: Che, vos estás leyendo mi vida a diario? Jajajaja
Sí, pasó los 20 años y tiene su trabajo. Igual me preguntó cuántas personas "independientes" uno puede llegar a conocer en esta vida llena de cadenas?
Ohhh... Qué pregunta filosófica sin zapatos de goma!!!

Juan Manuel: Gracias por el piropo literario!

nat dijo...

no hablaba de la ciudad en si corazon, siempre soñe con conocer a alguien asi.. jamas me paso. y acepto que en ciudades como esta y mas con su gente es bastante complicado!

Gastón dijo...

Nat: Perdón pero se nota que las nuevas manzanas me tienen algo mareado, jejeje.
Y sobre las personas y sus lugares...
No sé... Yo conocí un montón de personas inolvidables, fantásticas, y demás cualidades casi inhumanas.
Además vos estás en esa misma loca ciudad por donde no hace mucho yo andaba desparramando vida.
Pensalo... Nada puede ser más complicado que vivir en un mundo que no deja de girar!!!
Besos