martes, 22 de junio de 2010

181. paralelas

En los últimos tiempos me estuvo contactando Juanto, un flaco que no veía hacía unos mil años (o quizás un poco menos) y que ahora reapareció con una propuesta interesante. Tiene una revista turística que se comercializa en el exterior y quiere que yo tome parte escribiendo notas que atraigan a los extranjeros y elijan esta zona geográfica como su lugar de vacaciones.
La propuesta es interesante, pero implicaría el volver a mudarme.
Por momentos me entusiasmo con la idea, pero por otros siento que no tengo ganas.
En los últimos días estuve meditando sobre el asunto con mi soledad. No quise comentárselo a nadie ya que no quería entusiasmar a mis amigos de allá ni poner mal a Carolina, en caso de decidir irme.
—Pero podés venir los fines de semana, no? ¬¬—me preguntó la imagen en el espejo.
—No creo en los amores a la distancia —le contesté con cierta frialdad¬—, y no podría someterla a ella a lo mismo. Creo que no sería justo para ninguno de los dos.
—¿Y cuándo se lo vas a decir? —siguió con su cuestionario mi reflejo.
—Cuando tome la decisión.

Pasaron varios días que se contaron en semanas.
Con Caro estuvimos juntos pero no saqué el tema porque todavía no tenía la seguridad en la cabeza. Pero anoche pasó algo curioso…

Cuando la veía a Caro notaba algo extraño en su mirada, en sus acciones. No sé qué era pero “algo” me llamaba la atención, pero no le di demasiada importancia ya que yo estaba sumergido en mis pensamientos de acciones de futuro inmediato.
Y anoche nos encontramos en su depto y escuchamos algo de música mientras charlamos sobre diversos temas sin importancia. Después cenamos, nos quedamos haciendo una sobremesa, y nos fuimos a la cama.
Como es una sana costumbre, no dormimos.
Cuando las sábanas se quedaron tranquilas y nuestros cuerpos decidieron descansar un poco, no sé porqué imaginé que esa era el momento propicio para hablar sobre el tema laboral que me habían propuesto y lo que había resuelto hacer al respecto.
La habitación estaba en penumbras pero alcanzábamos a vernos.
Me incorporé un poco y Caro se movió sentándose en la cama.
Hubo dos segundos de silencio absoluto y entonces sucedió que en estereo los dos dijimos a la vez: “tengo que decirte algo”.
Nos sorprendimos, nos reímos algo nerviosos (la mayoría sabemos lo alarmante e inesperado que puede seguir a la frase dicha) y finalmente le di la palabra.
Y la sorpresa fue que no habló, sino que simplemente empezó a llorar.
—¿Qué te pasa? ¿Por qué llorás? —le preguntaba mientras intentaba calmarla.
—Estoy confundida… Hace unos días me llamó mi ex y el muy hijo de puta me movió toda la estantería. Yo siento que con vos tengo una conexión recontra especial, pero él… Él fue mi primer hombre y…

Sé lo que significa eso para muchas mujeres y cómo muchos de esos hombres utilizan el haber sido los primeros para romper las pelotas e ir y volver cuando ellos quieren. Pero yo no podía hacer nada. Es un tema que tiene que manejar ella y ver qué le pasa, qué quiere realmente con él o conmigo.
Cuando sus lágrimas dejaron de caer nos quedamos en silencio hasta que nos dormimos.

Finalmente voy a aceptar el ofrecimiento en la revista y mi ausencia quizás la ayude a saber qué quiere… y si me quiere, sin importar el número de hombre que soy en su vida.

12 comentarios:

Eu dijo...

Yo, particularmente, creo en las señales.
Mucha suerte en tu decisión Gastón.

Abrazo

Eu

Ana dijo...

Y si te quiere, ¿luego qué? Estas decisiones tan importantes me ponen nerviosa =S
¡Besos!

Rouse dijo...

Tomar aire... respirar profundo, dejate llevar por el destino, no lo forcés, no lo confundas, cuando algo no es para uno termina por destruirte o destruir... dejalo fluir decía mi abuelita, por algo pasan las cosas...pero si es más fuerte el sentimiento lucha aunque salgas herido...
un abrazo y bello, día!!!

La poca seria dijo...

Hola..
Guau.. que fuerte lo que escribíste, no me gustaría estar en tu lugar, pero creo que cuando uno sabe que es lo correcto las cosas suceden , así nada más..
Ojalá te resulte todo.
Me gusta como escribes;)
Un abrazo desde Chile.

Cris dijo...

Pero porque las mujeres (no me incluyo) tienden a sentir que el primer hombre..no lo entiendo, pero bueno allá ellas.
Creo que lo peor qeu todos podemos llevar dentro es un milímetro de arrepentimiento por algo que no hicimos y la gran duda de como nos hubiera ido si lo hubieramos hecho.... es por eso que muchas veces vamos hacia atrás y hacia delante constantemente sin avanzar.
Hay qeu darle para adelante..muchas veces solo llevando con nosotros recuerdos dentro, así sin más.
Dale para adelante Gas, las señales se encuentran en el camino.
Beso

Lolita y El Profesor dijo...

Gastón:
Prepárese para que el ex, tire más.
Así suele suceder.

Abrazo comprensivo

El Profesor

Marga dijo...

Me gusta como escribes... quedo entre tus seguidores...
La única cosa realmente valiosa es la intuición
Albert Einstein
Marga con amor.
www.margaseoane.blogspot.com

Trieste dijo...

Sucede que cuando no cerramos totalmente las puertas del pasado, el amor fantasma toma fuerza y se apodera nuevamente del cuerpo y la mente.
No creo, sinceramente, que su orden de relaciones te desplace de su corazón. Es la intensidad del sentimiento mutuo, la llama del amor, lo que prevalece. Eso no implica querete menos, solo diferente. Corazón no entiende de Razones. Ella, necesita tiempo para reflexionar, analizar y elegir.
Solo te daré media opinión, gastón, pues la otra mitad, podría generar en una disputa o incomodarte, aunque fuera la verdad, pero... Si yo fuera ella, no volvería jamás con alguien a quien cataloga de "hijo de puta". Piensa también en ti, en lo que realmente deseas encontrar en una mujer y asegúrate de sentirte, en parte, retribuído con el amor que entregas.

Un saludo!

María Rojas dijo...

Asi es, en la vida hay que tomar decisiones.

Gastón dijo...

Eu: Yo creo sobre todo en las señales de tránsito.
Pero siempre le presto atención a todas las demás también!!!

Ana: Más allá de lo que suceda, si alguien te quiere... toma decisiones pensando en los dos y por el bien de los dos, no te parece?

Rouse: Tengo escrito tu comentario en un papel guardado en mi bolsillo, jejeje

Gastón dijo...

La poca seria: Bueno, yo no sé en qué lugar quisiera estar, pero creo que mis zapatos son los más adecuados, sobre todo porque ya sé caminar con ellos.
Besos desde este lado de la cordillera

Cris: Sí, claro... El famoso universo femenino inexplicable, jajajaja

El Profesor: No hay que ir a ninguna Facultad para saber eso, sino simplemente haber recorrido las suficientes calles de adoquines, no?
Abrazo para usted y besos a Loli

Gastón dijo...

Marga: Gracias por tu mensaje, tu seguimiento, y espero poseer un poco más de esa intuición "femenina", jejeje
(sé lo exacta que puede ser esa clase de intuición)

Trieste: Sabés una cosa?
Me dijiste (casi) las mismas palabras que me han dicho varios amigos que me quieren mucho y se preocupan por mí y mi vida a diario.
Abrazo grande!!!

María Rojas: Y yo estoy decidiendo...