lunes, 25 de julio de 2011

241. ¿vos qué harías si te encontraras con…?

El miércoles nos juntamos en lo de Sergio con la simple excusa del Día del Amigo.
Sería la 1 a.m. cuando con Sebas compartimos el taxi de regreso y una pequeña conversación…
–No seas tan duro con Cris –me lanzó Sebas a modo de reto tenue.
–¿Vos te diste cuenta que estuvo toda la noche perdido en la pantalla de su celular? –protesté yo con vehemencia.
–Se enamoró, está sintiendo ago que hace rato no sentía, y quizás no lo puede manejar ni detener, y…
–Hay códigos. La amistad no se deja de lado por una mina.
–Para él no es una mina. Es su posible “amor de su vida”. Y vos… vos…
–¿Yo qué?
–No tendrías que ponerte tan tontamente celoso. Cris es tu amigo, es nuestro amigo, y nadie rompe ni quiebra la amistad por un amor. Además… ¿Vos qué harías si te encontraras con el amor de tu vida?
Lo que quedaba de viaje fue hecho en silencio.

Cuando entré al depto dejé las luces apagadas y me tiré en el sillón, totalmente desvelado, acompañado por la nada misma, y mis pensamientos nocturnos rebotando entre las paredes.
“¿Vos qué harías si te encontraras con el amor de tu vida?”
La pregunta de Sebas volvía una y otra vez y me obligaba a respuestas demasiados profundas que combatí hasta quedarme profundamente dormido.


Sábado a la noche.
La barra en pleno degustando unas carnes parrilleras y unos vinos de calidad en un escondido restaurante de Palermo Hollywood al que nos guió Andrés, el novio de Lorena.
Ah, porque estábamos todos… pero todos!!!
Pablito fue con mi hermana Ana, Sebas con Vero, también vinieron Pato y Pamela, y también Cris con Camila.
Los únicos sin parejas a la vista eran Sergio (por decisión propia) y yo (por decisión de los malditos astros).
La pasamos bien, pero llegó un momento en que me sentí incómodo.
Alguien propuso ir a bailar y yo lo que quería era acomodarme sobre una banqueta alta, hacerme amigo del barman, y emborrachar mi corazón.


Y mientras las pistas sacaban chispas, yo estaba acodado terminando mi segunda margarita cuando me llamó la atención una cabellera rojiza y salvaje que portaba una chica de curvas que mi mente creyó reconocer…
Estaba a unos tres metros de ella y su cara me parecía conocida.
Traté de concentrarme y revolví mentalmente el baúl de los recuerdos, hasta que pasó con su trago por detrás de mí en dirección a la pista y…
–Disculpame… ¿sos Karen?
–¿Gastón? –dijo abriendo los ojos de color indefinido–. ¿Gastón? No lo puedo creer…
Y nos fundimos en un abrazo lleno de alegría desbordante, exagerada y genuina.


“¿Vos qué harías si te encontraras con el amor de tu vida?”
No lo sé, pero quizás me esté por enterar…

17 comentarios:

LuNeRa dijo...

Ahhhhhh por qué siempre nos dejas en ascuas????

Ojalá que te enteres esta vez!

Un abrazo mexicano!!

Karina dijo...

y?
estoy tomando mate con tostaditas y manteca mirando el granizo que cae copiosamente en mi jardincito...todo eso junto y la ansiedadddddddd!
Dale Gastón contá. :)

Agustina ♥ dijo...

¿Cómo haces para tener esos encuentros tan telenovelescos? =P

MaRiPoSa dijo...

Yo me lo preguntaba el mismo dia que la conoci...


Saludos

Karu dijo...

todo una novelaaa, como sigue? besos

Juan dijo...

El dulce encuentro en la vida de quien nunca esperamos volver a cruzar...
Dulce como debe ser, ni más ni menos.
Uy... de repente me entró un rayo de fé en este encuentro. :)

Un abrazo de gol, hermano... y a enterarse se ha dicho!

Cinthia dijo...

Continuará... (evidentemente)
Si me encontrara el amor de mi vida en este mismo momento, lo dejaría en pausa mientras intento vivir un poco más. Después de todo, si se que el amor de mi vida tocó mi puerta, debe ser para nunca más irse, no?

Gastón dijo...

LuNeRa: Espero esta vez no ser el último en enterarme...

Karina:Uy, qué ganas me diste de ese paisaje con tostis y manteca...
Si me invitás te cuento, jejeje...

Agustina: Son las ventaja de vivir en un mundo que gira...

Gastón dijo...

MaRiPoSa: La conociste a Karen?
Viste lo linda que es???
(?)

Karu: Tiempo al tiempo...
(siempre hay algo para contar)
Un placer tu visita, eh?

Gastón dijo...

Juan: Nene, vos siempre le ponés fichas a mis encuentros y creo que al final te voy a andar debiendo algo de guita, no?
Abrazo viajero...

Cinthia: Creo que el amor de mi vida golpeó varias veces mi puerta, pero era en la época en que dormíoa hasta tarde, y por eso nunca le abrí.
Entrar por la ventana...
El depto en el 7º piso sólo se lo permite a alguna hada inmortal, o alguna musa de esas que se van de vacaciones y no regresan.
No sé, ya veremos...
Continuará... (obviamente)

Né. dijo...

Da bronca, mucha bronca, tener que esconderse cuando no tendría que ser así.
Prefiero pensar que son épocas y que las buenas intenciones triunfan ante la porquería que lleva cierta gente adentro... prefiero eso... porque sino sería un mal mayor.

Beso grande, Gastón!

Gastón dijo...

Né: Prestá muuuuchaaaa atención a lo que te voy a decir...
Hace siete minutos con 28 segundos que desentrañé que tu comentario tiene que ver con algo que te escribí en tu blog.
Vos contestame por allá que yo cuando hago las visitas médicas los leo.
Por un momento pensé que vos y yo nos estábamos escondiendo de algo o de alguien!!!
Besos...

LOLA dijo...

¿Que haria si me encontrara con el amor de mi vida? ya lo tuve y fue maravilloso ahora simplemente vivo la aventura de mi vida

Pavote dijo...

¡Aguanten las coloradas!

Gastón dijo...

Lola: Entonces te transmito la pregunta con la que me están invadiendo por varios lados:
Cuánto dura el amor de la vida?

Pavote: Ese parece un grito comunista, jejeje...

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Qué nombre de trola por Dios!!

:P

Gastón dijo...

Yo NO SOY Cindy Crawford!!: Vos creés que todas las Marías siguen siendo vírgenes?
Que todas las Rosas huelen bien?
Que todas las Débora son come-hombres?
De ser así buscaré a Pamela ((no sólo por su "pan dulce", sino por su apellido chino "Chu"