sábado, 6 de agosto de 2011

243. con los ojos de ardilla

Ya sabía por Pablito que Tami no iba a tener clases por desinfección de aulas (o alguna otra excusa cultural), por lo tanto ese día la pasé a buscar para que se quede a dormir en casa.
Mi idea era ir a ver algo al cine, pero esa noche estaba demasiada fría y decidimos (entre hamburguesas caseras y papafritas con gaseosa) buscar alguna buena peli para mirar en la compu.
Teníamos el sillón lleno de migas, los vasos de gaseosa desparramados por ahí, y Tami feliz, como siempre que estamos juntos, de hacer con su tío las cosas que con la mamá no puede.
La peli que eligió fue “Alvin y las ardillas 2” (sí, heredó el gusto por los estrenos como yo), y la estábamos mirando compenetrados entre el rock-infantil y las carcajadas universales cuando, en la escena en que las ardillas se enamoran, se levantó a pausar la escena y me preguntó directamente como corresponde a un ser humano de su tamaño.
–Tío, ¿te acordás cuando vos y la tía Fernanda eran novios?
–Sí, me acuerdo que los dinosaurios…
–Tío, te estoy hablando en serio –me retó Tami poniendo una cara de seria que me hizo realizar un gran esfuerzo para no reírme–, y quiero saber si vos la mirabas con esos ojos de ahí –y señaló la mirada en forma de corazón que tenía la imagen congelada de una de las ardillas.
–Cuando me enamoro todo mi ser y cada una de sus partes toman esa saludable y loca forma de corazón. Menos el corazón que ya tiene esa forma y…
–Pero yo nunca más te vi así. Ah, sí, con esa otra novia que tuviste tenías los ojos así, pero era como un corazón mojado porque llorabas.
–Sí, es verdad… Vos decís de Laura. Me enamoré perdidamente de ella y después me perdí. Pero vos no me viste llorar.
–No, pero mamá y Pablo sí porque yo les preguntaba por vos y me decían que vos estabas llorando y yo escuché que era porque tu novia Laura se había ido.
–Bueno, a veces el amor de los grandes pierde la magia y la simplicidad de las ardillas, lo cual es una lástima.
–Entonces… ¿nunca más te vas a enamorar y tener esa mirada?
–¿Por qué no? Seguramente me vuelva a enamorar y todos sus efectos secundarios, pero cuando pase, voy a intentar hacerlo de una “ardillita” que no tenga miedo de sentir algo así de lindo, sano y mágico. Después de todo, las historias de la vida real las escribimos nosotros. Tenemos que aprovechar, ya que somos los guionistas, a escribir buenas historias y que el final, por llamarlo de alguna manera, sea feliz.
–Tío, te quiero mucho.
–Yo también, pero tengo ganas de seguir mirando la peli, ¿vos?
–Sí, yo también –dijo Tami poniendo el “play” y volviendo a sentarse al lado mío para terminar de ver, con ojitos mágicos, la peli.

12 comentarios:

Mucha de la Torre dijo...

La magia de la niñez La magia de ser uno... mientras la vida pasa como una pelicula... y nosotros somos los únicos directores

LuNeRa dijo...

Los ojos de ardilla... los extraño =). Ya verás cómo me has dejado pensaro con tus últimas entradas...

Un abrazote!

Agustina ♥ dijo...

Esa nena es un amor ♥ Igual me asusta que los chicos salgan con ese tipo de cosas jaja

Né. dijo...

Flor de bomba tiró la nena! jajaja.

Victoria dijo...

sin más palabras: que ternura!

Gastón dijo...

Mucha de la Torre: Así es, y sin embargo a veces terminamos eligiendo a malas actrices.
Pero bueno, siempre tenemos un nuevo capítulo que escribir, no?

LuNeRa: Qué honor el disparar pensamientos más allá de la puntería.
Ahora paso a leer(te)

Gastón dijo...

Agustina ♥: Debe haber salido al tío (ejem...)
Sí, da medo porque pese a sus alturas nos ponen a la vista la realidad.
(Agus, paso por tu blog y no puedo dejarte comentarios, snif...)

Né: Sip, lástima lo certera que fue y el despelote interno que me dejó...
(a ordenar!!!)

Victoria: Palabras con sentires!!!

flaca dijo...

Amo a Tami !

Karina dijo...

yo me quiero enamorar de esa manera en que la mirada me delata...

aguante el amor dijo...

Que lindo!
yo tambien quiero encontrar a una ardillita que sienta eso.
Tamy una genia con todas las letras.

beso!

Gastón dijo...

Flaca: Yo también!!!

Karina: Y no sólo la mirada...
Por suerte loviví,pero... habrá una nueva experiencia cercana y pasional?

Aguante el amor: Y de pronto me acabo de acordar del dibu de Disney "La espada en la piedra",donde hay una secuencia de ardillitas enamoradas muy graciosa!!!

Pavote dijo...

Algunos amores no dan para un corto, ni siquiera para un trailer y otros, en cambio, para una trilogía o más, como las pelis de Harry Potter. Quiero una sobrina así.