lunes, 22 de agosto de 2011

245. pasajes de ida... y otros de regreso

Pese al frío implacable, a la lluvia intermitente, y demás condiciones atmosféricas, Cris decidió aprovechar el finde largo. O quizás por la presencia de ese clima haciendo juego con su estado de ánimo, es que decidió irse a estar a solas… un poco más.
Supuse que iba a “escaparse” con Camila, pero tampoco.

–Sí Cris, te entiendo –le dije mientras charlábamos un rato en la casa y me mostraba su único pasaje con destino a “Aguas Verdes”–. Además a ese lugar no creo que vayan demasiadas personas.
–Tengo ganas de estar a solas… de pensar en silencio sobre… sobre todo.
Y sin que hiciera falta una palabra más, supe a qué se refería con “todo”.
Todo era la sorpresiva aparición de Camila contrastando con la repentina ida de su papá.
Es decir, una cosa no tenía que ver con la otra, salvo que era una puerta giratoria en su vida donde unos entraban y otros salían.

No lo convencí, pero sí lo obligué a que me permitiese acompañarlo a Retiro ese viernes a la tardecita para ayudarlo con su… mochila.
Se iba por tres días a estar a solas con el mundo. A tener la libertad de llorar, de gritar, de putear, de emborracharse, de olvidarse, de recordar, de entender un poco las reglas de este Universo personal.
Antes de subir al micro, me agradeció, me saludó, me prometió que se iba a cuidar, y por último me pidió que me vaya. No quería ninguna escena de despedida… más.
Le hice caso y me fui.
Bueno, en realidad me senté en la mesa de un bar que está dentro de la terminal y desde donde él no me podía ver y yo sí a su micro hasta que se puso en marcha y emprendió la ruta redentora.

Terminé de dar el último sorbo a mi café con crema cuando levanté la vista del fondo de la taza y me encontré tres mesas más allá a Fernanda.
Hacía demasiado tiempo que no la veía ni sabía nada de ella, y supongo que fue esa la razón por la que me levanté como con n resorte y me acerqué para saludarla.
–Gastón, qué sorpresa! –me dijo al verme, realmente sorprendida–. ¿Te estás yendo a alguna parte?
–Vine nada más que a acompañar a Cris que acaba de salir hacia la costa por el finde largo, ¿y vos?
–También a la costa y también por el finde largo.
–¿Y no llevás demasiado equipaje? –dije con absoluta inocencia mientras señalaba sus dos grandes bolsos.
–No… No, lo que pasa es que…
No llegó a completar su explicación porque no hizo falta…
–Mi amor, me dijeron en “Informes” que nuestro micro ya está entrando en el andén, así que vamos para allá así…
El tipo dejó de hablar cuando se percató de mi presencia, por lo que rápidamente estiré mi mano y me presenté:
–Hola, soy Gastón, un viejo amigo de Fernanda.
–Hola, soy Martín, su novio. ¿Y vos sos un viejo amigo o su ex novio?
Me sorprendió la pregunta por lo que lancé mi peor respuesta:
–Soy Gastón. ¿Y vos sos detective o sos celoso?
Por los parlantes salió una voz metálica confirmando el arribo del micro que ellos estaban esperando, por lo que no alcancé a escuchar la respuesta que me dio.
Pero por la cara que puso el tipo mientras Fernanda agarraba los bolsos con prisa y se encaminaba hacia el andén después de saludarme, me inclino por la segunda opción.

9 comentarios:

¿Lesbiana? dijo...

Lanzar palabras inteligentes es siempre satisfactorio.

Juan dijo...

Y.... ¡mandame los títulos!

Tu vida es un culebrón de las 3 de la tarde via Blogger... ¿te llamo al Chueco o a Yankelevich y firmamos contrato?

Un abrazo con respuestas inteligentes y rápidas, hermano.

RECOMENZAR dijo...

Que suerte que siempre te encontrás con una mina..
besitos

hadazul dijo...

Recomenzar: tal vez sea proque hay muchas minas en su vida.

Gaston: lo de karen tiene solucion... no tienes un directorio telefonico? facebook? un amigo en comun en facebook? de que sirven las redes sociales si no simplifican la existencia?

duvet dijo...

me gustaría estar en una situación así para dar una respuesta así jaja aunque lo más probable es que ni siquiera me acerque a saludar a la persona con la quiero esa situación ._.

Nerea. dijo...

El destino tiene algún ensañamiento contigo eh! jaja.
Te cruza con mujeres pero también con celosos o lluvias malignas ... será de Dios, che!

Beso grande... esperemos la próxima sea mejor... :)

Gastón dijo...

Lesbiana?: Sobre todo si es con cierta puntería, no?

Juan: Jajajaja...
Ojo que también hay ofertas para después del horario de protección al menor!!!

Recomenzar: A veces la suerte viene acompañada, y eso ya deja de ser una suerte...

Gastón dijo...

Hadazul: Sí, ya sé que ahora en el mundo 2.0 estamos todos comunicados y al alcance del teclado, pero prefiero seguir cayendo en otro tipo de redes menos cibernéticas.

Duvet: Las distancias se inventaron para cumplirlas o romperlas.
Al igual que algunas leyes y otras pelotas, siempre es preferible la segunda opción.

Nerea: Bueno, la verdad es que hay más días de sol que de lluvia, y menos mujeres que traen problemas que... Ah, no... Hay más días de sol, y punto.
(jejeje...)

Pavote dijo...

Uno en esas situaciones improvisa la mejor respuesta posible, pero siempre queda ese sabor amargo de la sorpresa. Me gustó tu respuesta-pregunta