miércoles, 25 de marzo de 2009

66. nuestra última noche

Mientras camino con el paso justo, todavía no logro comprender la razón por la que acepté esto.
Mi impuntualidad es una marca registrada, y hoy ni siquiera parece haberme quedado eso.
Pasaron veinte minutos exactos desde que salí de casa hasta que llegué a la esquina de los reencuentros inexplicables.
Estoy solo, rodeado de gente indiferente que pasa sin dejar de pasar, arrastrando sus propios pensamientos personales, con sus zapatos gastados de emoción, con su sonrisa desdibujada, con su mirada clavada en la nada.
Yo no me siento así (por suerte), tan sólo un poco mareado de las vueltas de la vida con la que acompaño el movimiento circular del planeta en el que vivo.

Hago un movimiento rápido como para sacar un cigarrillo pero a falta de ellos, me llevo una refrescante pastilla a la boca.
Entonces la descubro…
Su pelo ondulado, su figura intacta, su mirada fuerte, su sonrisa indeleble, su andar parejo…

—Hola.
—Hola.
—¿Hace mucho que llegaste?
—No, hace dos minutos.
—¿Cómo estás?
—Bien, ¿vos?
—Bien.

Un diálogo común… entre dos personas comunes.
Pero claro, había algo más…
Se trataba de romper el hielo después de una despedida sorpresiva, de una ida-huida tempestiva, de un vacío dejado sin llenar. Y como frutilla del postre, un regreso anunciado a través de una tarjeta impresa anunciando tu casamiento.

El bar está semi vacío, nuestras tazas también.
Nos miramos sin hablar.
Ella con la mirada a punto de desbordar.
Yo con un nudo marinero en la garganta.
El mozo trae otra vuelta de algo caliente (invitación de la casa).
Afuera el tiempo también parece detenido…

—Y… entonces…
—Entonces mañana a la noche me voy con mi marido para Canadá. Comenzaremos nuestra luna de miel en el mismo lugar donde nos quedaremos a vivir.
Era la noche de la despedida final, con un cielo oscuro como testigo, y su mirada diciéndome el adiós que la otra vez no existió.
Era la imagen de la despedida, de esas películas que te hacen llorar las lluvias ajenas.

Estaba tan hermosa (o quizás más) como antes, como siempre.
Se encontraba recién casada, su marido seguía descuidándola, y ella aprovechó para contactarme y verme, que nos veamos y despidamos de la mejor manera y para la eternidad.
Podía sentir el perfume natural de su piel, la suavidad de su cuerpo tantas veces recorrido por mí.
Podía escuchar sus gemidos y la forma que tenía de nombrarme con su último aliento, mientras temblaba en el gozo más profundo de su ser.

Seguimos conversando un poco más. Es que en realidad había poco que decir.
Las miradas siguieron comunicándose por nosotros.
Pagué, nos levantamos y salimos al mundo exterior.
Caminamos sin rumbo y en una de las calles de empedrados solitarios, mi mano sin querer rozó la tuya y vos me la aferraste queriendo.
—¿Vamos? —me preguntaste con un susurro que me llegó al alma.

A unos veinte metros, la luz de color indicaba la entrada a un hotel.
Un hotel en que la habitación sería un paréntesis del tiempo asesino.
Una habitación en que nos uniríamos hasta que la muerte, o la salida de tu avión, nos separe.
Una habitación en el que viajaríamos al pasado que no deja de pasar.
Una habitación que sería nuestro mundo por un par de horas.
Una habitación que…

—¿Vamos? —me preguntaste, y yo te contesté con un susurró salido desde el alma.

29 comentarios:

ella es tan linda * dijo...

y si ..esos momentos donde sentis que es ahora o nunca? .. es como si se detiene todo para los dos.

un beso grande!!.

Steki dijo...

Ah, no! Así no vale!
Bueno, yo quiero suponer que te despediste de Vanesa como vos querías.
Por qué no me das el teléfono de Vanesa así me escucha la mocosa ésta? Cómo te va a histeriquear tanto? Para qué caranchos se casó? Ufffffffffff, grrrrrrrrrrrrr.
Wake up, Gastón!
Dale, que ya está el café listo.
Te dejo un abrazo.
BACI, STEKI.

Lilya Nuratis dijo...

un susurro.....

y detras? un mundo... ardiendo..


Beso suave, su frente...

Lilya (compartiendo, no el odio a volar... sino a los aviones...)

Violeta dijo...

La p... madre Gaston!!( perdon)
Me pones la piel de gallina con esa manera de contar.

Nada mas genuino, que lo que sale del alma.

Espero que estes bien un beso con abrazo para vos.

Lochis dijo...

Si bien fue el cierra, digamos...
¿Fue para bien?

Besos desde el alma

Ana dijo...

¿Cómo puedes aceptar que ese sea vuestro adiós? ¿CÓMO, GASTÓN, CÓMO? Yo no aguantaría la sensación de nostalgia, vacío...
¡¡¡Haz algo!!!
Besos con reproches...

Crazygirl dijo...

Todos queremos despedirnos, besarnos una ultima vez, tocarnos una ultima vez. Lo triste es decir adios por siempre....pero quedaron buenos recuerdos de esa ultima vez...
Besos nostalgicos

Gemma dijo...

Vennnnga Chiquiiito...que Gemmita lo apapacha un poco. Esas perritas malas que lo hacen sufrir...

Vanesa(menos mal que Steki dijo el nombre porque yo ya me había mareado con tanta mujer en tu vida) no tiene ni idea lo que está haciendo con su vida...Mirá que empezar así un matrimonio...que le espera dentro de 10 años si ahora su marido la descuida...Y bueno pero la experiencia es algo que no se puede transferir.
Besotes

£udita dijo...

haaaayyy me pegaste duro en el alma lo senti propio muy propio.... que terror leerte de la forma en la que alguna vez me senti. Con un nudo en la garganta y ausente por el cigarrillo me despido con un beso aun mas comprensivo que los anteriores.

Paula (Bera) dijo...

A veces es necesario aferrarse por última vez, ese adios tipo veneración, ese recorrer por última vez y perderse en curvas sinuosas o planas, según el caso.
Ese último sentir...
Me quedo con la sensación de que aceptaste entrar.
Besos que recuerdan mucho!!!!!

Coraline dijo...

¿Y ahora que hacemos? Porque después de todo hay que seguir caminando, tomar otro vuelo, elegir otro destino.
¿Venis? Agarrame la mano....

Matsuo dijo...

Uf...Yo creo que sí.
Porque no deja de ser absolutamente romántico.
Porque aunque sea un "paréntesis del tiempo asesino" no te lo vas a olvidar mas.
Y porque lo contás de una manera que parece el ineludible final.
Sos un poeta nato, definitivamente, en cada uno de tus actos.

Lolita y El Profesor dijo...

Tal como la imagen de su blog...
Como la escena de "Casablanca".
Usted, Gastón (si me permite que se lo diga), es un romántico empedernido.
No tiene cura, es cierto.
Pero tampoco es tan malo serlo.
Mis respetos,

El Profesor

RECOMENZAR dijo...

Me paraste los pelos se me pusieron de punta No me meto no lo entiendo me gusta tu entendimiento.
Besos escritor.

lys dijo...

Lo que sale del alma, es muchas veces engañoso, cruel y vano. El alma vive de momentos robados, de las debilidades de otras almas egoístas, que sólo buscan satisfacer sin compromiso, sus insatisfechas cobardías.

Genial. Me lo he creído.

UN BESO

Luna dijo...

A las historias hay que vivirlas hasta el últimos suspiro.

Besos

Flora dijo...

Genial tu relatoGastón.
Espero que esta historia si la hayas podido cerar.

Besotes.

Cris dijo...

Que es lo mejor... despedirse como dios manda, o no saber nada del destino del otro... es dificil saber que es lo que nos hace sentir mejor.
Besos debajo de una luz roja

Kosheetah dijo...

Mi opinión -muy- personal es que no aceptaras, porque ella ya escogió y está claro que no fue a tí. Si es por tí el ofrecimiento, que no te dé limosnas; y si es de parte de ella que sufra por su mala elección.

Pero no soy nada rígida y entiendo muy bien el querer aprovechar por lo menos "la última vez". Y si te eso te curara, desearía que con el recuerdo de ese momento, llenes posibles vacíos de alma futuros.

Besos por todos los sentimientos encontrados.

Extranjera dijo...

Estupendamente contado. Con respecto al contenido, me parece que la despedida fue como debia ser. Despues de todo se acaba de casar. A mi me cuesta mucho pasar la pagina pero con el tiempo he aprendido que es lo mas sano. Abrazos

Steki dijo...

No creo que el marido la descuide. Ella es una GATA FLORA. Qué fin perseguirá con el matrimonio?
Deberíamos decirle a Vanesa que escriba su historia, jaja. Tal vez pueda comprenderla mejor.
A vos te perdono, Gastón, porque estás embobado. Pero mirá que sos masoquista, eh?
Beso de jueves para ti.
STEKI.

IML dijo...

wow gaston!
Que escena!! No puedo creer que ella haya abierto esa puerta, pero bueno, las historias hay que cerrarlas de alguna manera.

Laperraseescapó dijo...

Eso es lo que yo llamo una excelente despedida. Después... quién te quita lo baila`o???

Besos...

Conta Dora dijo...

Y daaale con eso de hacerte el interesante! Contá!

Besos

Gastón dijo...

Ella es tan linda: Y es que en realidad se trataba de un "Ahora o Nunca".
Y tiro mi moneda al aire y cae en...
Besos ahora y siempre

Steki: Ups! El número de teléfono...
¿Para qué se casó?
Supongo que hay una seguridad económica que ningún otro corazón se la puede dar.
Aunque hay sonrisas que ningún dinero puede comprar
(pucha, parece una publicidad de Mastercard)
Besos al contado

Lilya Nuratis: La frente? Por?
Bueno, sí, ahora los pájaros voladores serán una pequeña tortura mientras pasan sobre mi cabeza.
Besos desde abajo

Violeta: Si supieras lo que salió de mi alma...
(ahora en un rato te enterás)
Besos desde mi boca... y el alma

Lochis: Cualquier opción para dar un cierre debería ser buena.
Besos abiertos

Ana: Y qué puedo hacer? Frenar el avión? Cambiar el lugar geográfico de Canadá? Hacele un piquete de ojos al nov... digo, al marido?
Ya está... Ella se tiene que ir, y yo quedar por acá.
Besos como deben ser

Gastón dijo...

Crazygirl: Siempre preferí las anteúltimas veces. Pero siempre nos enteramos cuando ya estamos en la última.
Y sí, decir adios-chau-bye duele como si nunca se fuera a ir ese dolor.
Besos de regreso

Gemma: Ahhh... Qué bien me vienen estos apapachamientos...
Bueno, el tipo siempre fue así y por eso vanesa se fijó en mí.
Pero bue...
Sigamos en pleno apapachada.
Besos acurrucados

£udita: Merde que a veces las historas se repiten
(y encima de esta clase)
besos originales

Paula (Bera): A veces es necesario, y a veces no sabemos, pero es que son tan lindos y placenteros algunos recorridos.
Besos decididos

Coraline: Siempre se presentan nuevos caminos hasta que el abismo termina con todo.
pero como todavía no llegó el fin... acá estoy, andando
(y de tu mano)
Besos unidos

Matsuo: Pero es que el final es ineludible. Es decir... se postergó su vuelo, pero se vuela.
Gracias por tus palabras.
Abrazo sin rima pero con empedrado

Gastón dijo...

Profesor: Soy un romántico de barrio.
Y espero que nunca se me vaya este tan buen mal.
Abrazo de enamorado a enamorado

Recomenzar: No fue mi intención despeinarte.
Prometo despertarte
después amarte
y volver a despeinarte.
Besos entre nos, querida Mucha

Lys: Las almas son nuestros espejos interiores, pero no creo que sean tan distorsionados.
Se sabe que todos tenemos nuestras partes de diablos y divinidades tan humanas, pero tan humanas.
Besos ciertos

Luna: Es verdad. Y quién no te dice que hasta un poco más allá también.
Besos con suspiros

Flora: En eso estoy, estuve, y ya no estaré.
Besos abiertos

Cris: Lo mandará Dios o su primo hermano?
De todas maneras, hay lindas despedidas, pero no dejan de ser tristes.
Besos contradictorios

Gastón dijo...

Kosheetah: Bueno, no sé si de esta manera se llenarán futuros vacíos, pero sí algunos presntes.
De todas maneras no es tipo limosna su ofrecimiento...
Es porque nos disfrutamos, nos inundamos de placer estando los dos juntos y... bueno, surgió.
Besos llenos

Extranjera: Claro, sólo que cambiamos el orden. Ella primero se casó, y ahora viene la despedida...
Sip, no hay nada que hacele, hay que cambiar de hoija
(además acá ya comenzó el otoño)
Besos en cambio de estación

Steki: No es una gata flora. es terriblemente humana.
Y yo... también.
Pero bue... ¿conseguiste su número? ¿me lo pasás?
(sólo quiero desearle buen viaje... snif... snif... buaa........)
Besos fuertes

IML: Bueno, la puerta no estaba taaannn cerrada.
(y además, en estos casos, siempre hay una ventana cercana)
Besos abiertos

Laperraseescapó: Sí, es la mejor de las despedidas... como la de solteros...
(bueno, algunas)
Besos sin despedir

Conta Dora: No me hago...
Jajajajajaja
Vos mandame chocotorta y te cuento como sigue.
Besos dulces e interesantes

Cecilia dijo...

Me olvidé de decirte que cada vez me gusta más imaginarte en pijamas azules (cortos o largos)

Besos exclusivos!