lunes, 21 de marzo de 2011

221. confesiones de otoño

Cris odia el verano.
Bueno, en realidad lo que odia es que la temperatura supere los 30º mientras se encuentra a varios kilómetros de la arena, las olas, y las micro-bikinis.
Yo no llego a tener ese sentimiento en una estación donde los cuerpos se dejan ver más, donde se disfrutan los tragos fríos, y donde el balcón por las noches es una invitación a la felicidad.
Pero bueno, también me hubiese gustado pasar el verano en la playa, jugando con las olas, y siendo feliz con el paisaje de los traje de baño diminutos.

Sin embargo, a pocas horas de que empiece el otoño, Cris me llamó para decirme que pasaba por el depto a traerme unas cosas que había encontrado.
–¿De qué se trata todo esto? ¬¬–le pregunté mientras miraba desconfiado la caja que dejó a mis pies con unas carpetas y algunos cuadernos.
–Estaba haciendo limpieza en casa y me encontré esto que es tuyo y que cuando vivías con Fernanda me pediste que te lo guardara para hacer lugar acá. Ahora lo encontré y te lo traigo. Además a mí no me gustan los poemas… aunque algunos… están interesantes.
Mientras Cris servía dos vasos largos con cerveza, yo me zambullí entre esos papeles desordenados, algo amarillentos, algo salvajes, algo tan míos de un tiempo de insomnio agudo en que escribía poemas infinitos.

Poemas sin rimas ni gloria pero escritos con el pulso firme y el corazón desnudo.
Poemas con nombres de mujeres
Poemas olvidados para amores inolvidables
Poemas que salían como el mismo aire de mis pulmones.
Poemas nocturnos pero algo iluminados.
Poemas que alguna vez me animé a escribir como un buen suicida literario.

Después que se fue Cris me quedé releyendo algunos de ellos hasta que la medianoche pasó de largo, el vaso quedó vacío y el sueño (entre muchos otros sueños) se hizo presente.
Hacía unos minutos que oficialmente el otoño se había instalado en la ciudad y entre mis manos las hojas escritas caían inundando el suelo de palabras agudas, inquietantes, eternas, de un tiempo sin tiempo en que el ser poeta se había apoderado de mí.

Y así, casi por azar y sin darme cuenta, dejé una vez más mi alma a la vista, con esta inquebrantable confesión de otoño…

18 comentarios:

Gastón dijo...

Y aprovechando la borrachera literaria y haciendo uso y abuso de ustedes, les dejo acá uno de los viejos poemas encontrados y escritos por mí en estado salvaje y que, precisamente, lleva por nombre "Confesiones de otoño"



la verdad es que te mentí
hay palabras que no sé decir
hay otras que sólo las sé escribir
otras que simplemente las puedo sentir

pero tengo muy en claro
que a pesar de los momentos no muy claros
tus ojos
que alguna vez alumbraron parte de mi camino
cuando se van
me dejan sin parte de su destino
aunque vuelvan y vuelvas a partir
vas a estar a mi costado hasta el morir
(o por lo menos hasta que deje de vivir)

paloma prohibida
por culpa de tu vida y de la mía
sabemos jugar con fuego
quizás el más cruel de nuestros juegos
tu miedo a las tormentas
mi miedo a no verte nunca más
los secretos que guardaremos
las historias vividas que no olvidaremos

te vas jurando que te vas
intuición femenina de que no hay un adiós total
nunca nada es igual
me enseñaste tantos vicios
te enseñé tantos pecados
nos dijimos tantas cosas al oído
nos reímos tanto del pasado
ahora pago una pena con gloria
amar a quien debemos extrañar
extrañar a quien pudimos amar

siempre pasa lo mismo
me entero del comienzo y no del final
pero en ninguna ciudad del mundo
existe la facultad
donde pueda aprender a olvidar
por lo menos durante tres días

ya no quiero un ida y vuelta
prefiero solamente las vueltas
ahora cambiaron algunas cosas que no te llegaste a enterar
las teclas oscuras que ponen música a las letras del mismo color
arrancan los sonidos del alma
aquella que vuela sin paracaídas
la misma que vos misma conocés

ahora a comenzar todo de nuevo
(como buen extremista)
tan sólo buscaba una isla
donde disfrutar un pasado tequila
donde padecer un pasado de nueva y vieja despedida
a escribir letras que ya escribí hace un tiempo
cuando el dolor fue la mejor inspiración
que dejaste en mi corazón
en la otra despedida

otro puñal en forma de aguijón
llegan días distintos a estos días distintos
días fríos en el barrio
noches de calor en la ciudad
la última carcajada que suena en el último cajón

ya me acostumbré a mis viejos problemas
envueltos en las banderas
que cargo con tanta pasión
junto a los vicios
junto al tiempo
junto al amor

la imagen que no puedo olvidar
es la que vos elegiste guardar
palabras que no dicen tanto como las miradas
no te cuesta nada
encontrarme
pero no quiero sufrir
lo que otros quisieran vivir

me llevo el beso tatuado en el cuerpo
me llevo tu cuerpo tatuado en los labios
al igual que la imagen
que siempre llevaré al costado
por siempre

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Mierda, larguito, eh?

Me encantó lo pensado en el post. Esa mezcla de tu propio otoño con el otoño de todos.

Mua.

Hada dijo...

Qué más puedo decir... ¡lo que sabes desde siempre!, que cada escrito tuyo, cada letra, es para mi una caricia al alma...
Por eso mi promesa de leerte siempre, pase lo que pase, sea cual fuere el destino.

AnaYle dijo...

El otoño y sus hojas secas y olvidadas, arrastradas por el viento, enterradas sobre ellas mismas...el otoño que nos sumerge en el silencio de sus atardeceres, en las soledades de sus calles, y tan inspirador para recordar y amar, y a veces tan doloroso como volver a las hojas anteriores de otoños pasados.
Me encantó este post!! Un abrazo :D

Lucy (no esta nada mal) dijo...

faaaaaaaaaa.....aplausos! me dejaste sin palabras! y mira que podria decirte varias....pero mejor adivinalas!

aguante el amor dijo...

lindisimo!
yo no tengo la inspiración de hacer poemas, me gusta mas bien leerlos.
otoño es mi estación preferida!
aunque no tanto.. es la estación que me suma un año a mi hermosa vida =)

un beso gaston!

Cinthia dijo...

¿Qué decir cuando las palabras se traban entre la garganta y la lengua, dejando imposibilitadas a las letras que quieren convertirse en realidades cuando la voz logre darles vida?

Poemas de un pasado no tan pasado, porque de alguna forma u otra, el tiempo logra traérnoslos de regreso, cual si fuera el viento, que deja en la puerta de casa un montoncito de hojas de árboles cercanos.


Hoy releí poemas míos.
De alguna forma siempre estamos en conexión parece.
¡Un Saludo!

pequeñita dijo...

creo q muchas veces me identifico contigo creo q adoras las palabras y eres reservado solo te expresas mediante un lapiz y un cuaderno me gustaria conocer mas de tus poemas :P besitos



Pequeñita!

Isadora dijo...

Tus comentarios siempre me sacan una sonrisas.
Sos muy inteligente y me hacés reir.

Muy linda tu alma, muy lindo el otoño, pero para contrarestar las primeras líneas de mi comentario, te digo que el otoño, más que para pensar, es para coger.
Hace calor como para andar con un saquito nomás y que la imaginación haga su parte, pero el frío para taparse de noche.
Ahora bien, como los solteros me van a querer apedrear por escribir esto, aclaro que no dije que se precisaba de un segundo para el acto!!

Te aviso cuando oferte las dos, no te preocupes.

Brynhild dijo...

Lindo post, buena impresión por ser lo primero que leo, veremos como viene el resto. El otoño y los recuerdos van de la mano, sí.

Disiento con Isadora, para coger son buenas todas las estaciones.

Recomenzar dijo...

Maravilloso poeta..
El otoño a traido a tu corazón palabras con sabor a hojas secas...

Recomenzar dijo...

El otoño de mi vida.. no es el otoño tuyo.
Vos estas en primavera...te falta llegar al mío.
...la primavera tiene flores, el otoño las hojas secas... la brisa de la pasión ..la frutas maduras frescas...
Buen fin de....:)

Rouse dijo...

Wow! si que el otoño ah traído hojas a tu vida... y con una pluma fuente... podrás escribir.... y escribir que lindo es eso de escribir para uno mismo.... me ah recordado la vez que regrese a casa... y encontré una caja con recuerdos... que ahora los veo tan lejanos, pero al final de cuentas míos nada más... muy añorado este post, Gastón... los asaltos al ayer dibujan una sonrisa o una mueca de melancolía....

pd. me encantan los balcones, con calor o con frío son estupendos para la cura de algún recuerdo o la masacre de unos cuerpos... besos!!! cuidate mucho y grax x tus escritos... como me hacen volar....

Ricardo Tribin dijo...

Que gran relato mi querido Gaston. Es el ahora, y los poemas y recuerdos estan en el momento presente.

Gastón dijo...

Yo NO SOY Cindy Crawford!!: "Mierda, larguito, eh?"
(alguna vez escuché decir eso... jajaja)
Bue, el otoño es para compartir...
Y que no sea uno solo el que se resbala y se quiebra la nuca por las hojas camufladas en la vereda.

Hada: Se agradece la estabilidad literaria y el sentir profundo
(que alguna vez compartimos entre hojas y sábanas)

AnaYle: Es que para disfrutar del amor real está la primavera
(y otras primas también)
Pero para poder poner el sentimiento sobre el teclado y el corazón en la mano, creo que el otoño es el indicado, más allá de sus hojas.

Gastón dijo...

Lucy (no esta nada mal): Soy muy malo para las adivinanzas, y mi nueva piel sensiblemente salvaje prefiere que me las digas...

Aguante el amor: Entonces es la mejor estación porque te regala unos nuevos 365 días para vivir y disfrutar!!!

Cinthia: Bienvenida la conexión a través de las letras escritas, las palabras sentidas, ls poemas como DNI de un pasado que no pasa (para bien y/o para mal)
Y cuando quieras, haceme llegar al correo, si querés, algunos de tus poemas inmortales.

Gastón dijo...

Pequeñita: Acertaste con lo de mi pasión por las letras. Pero sobre lo de resrvado...
Bueno, a veces me reservo algo rico para disfrutar en el momento indicado, jejeje...
Te mando un beso pequeñito.

Isadora: Ok, soy uno de los solteros per no te voy a apedrear.
(era lo que menos había imaginado hacerte!!! Jajaja...)
Sip, el otoño es una de las mejores estaciones para garchar, pero ojo que las otras tres no se quedan atrás...
Ah, y espero el aviso por la doble oferta... y quizás un combito más!

Brynhild: Como que me metiste un poco de presión con lo de "veremos cómo viene el resto", jejeje.
Pero bueno, mi vida es así...
Y sobre el profundo tema de las mejores estaciones para garchar...
NO sé si TODAS...
Hay algunas estaciones de tren o de servicios que no son muy cómodas.

Gastón dijo...

Recomenzar: El otoño nos tapa con sus hojas y nosootrs escribimos en él y sobre ellas.
No, no es el mismo otoño para todos, per el sol sí.
Besos del color de tu hola preferida

Rouse: Sip, la mezcla de otoño y balcones, en este caso, no es perjudicial para lsa salud, todo lo contrario...

Ricardo Tribin: La fascinación por los poemas es por esa magia de eternidad sin tiempos
(y el escribirlos nos vuelve un poco más inmortales)