martes, 12 de abril de 2011

226. luis

Hoy (hace un rato) se fue Luis.
Se fue a ese lugar donde ya no le dolerá más el cuerpo, y se reencontrará con otros seres queridos.

Ayer quedó en un limbo de inconsciencia y recién esta mañana su corazón dijo basta. Pero con el orgullo de haberle dado batalla hasta el final.
No fue mi amigo, pero en su momento nos dimos una mano mutua y de alguna manera eso nos unió demasiado.
Aunque hubo desuniones cuando esos demasiados kms recorridos juntos y a diario, y me sacaba la radio de mis amores para poner a su Julio Iglesias de sus extraños amores.
Y me retaba demasiado ante algún pucho encendido a escondidas, pero no dejaba que nadie le dijera nada ante la tonelada de chimichurri en su puesto de choripán predilecto.
Y las velocidades a las que quería ir mientras chocaba con mi tranquilidad para igual llegar a tiempo.

Ya no importa… O sí.
En estos casos (y en algunos otros de extrañamientos agudos, si se quiere) quedan los mejores recuerdos.
Y las charlas en que él me usaba de terapeuta (sí, justo a mí) y yo lo escuchaba con atención pero sin tener en cuenta las diferencias de décadas de nuestros tiempos.
Y las críticas a mis remeras (?) mientras él lucía su camisa haciendo juego con alguna mancha de salsa de tomate.
Y los cafés triples y recargados para sobrevivir al camino de regreso.
Y las obvias discusiones que hemos tenido, y las paces 250 metros después.

Y son las huellas, por lo menos en mí, que me deja este tipo, este tipazo de ojos claros, mente cerrada, estómago de lujo, gallego de carácter, risa exagerada, y demás cualidades que harán, ya lo imagino, que su ingreso al Paraíso sea sin peaje.
Y como seguro él lo imaginaba… Recibido con un enorme y delicioso sánguche de bondiola de la mejor parrilla de los cielos.

Chau Luis…
Un honor el haberte conocido…
Una tristeza el tener que extrañarte…
Un orgullo tu lucha como enseñanza de vida…
Un placer el tiempo compartido…
Chau Luis… Nos vemos más adelante…

9 comentarios:

aguante el amor dijo...

Un placer el tiempo compartido..
esto es lo que vale.

fuerzas gaston!

un abrazo gordoo
y un beso infinito.

cuidate!

Ángelos dijo...

No siento verguenza al decir que me hiciste lagrimear... no supimos mucho de la vida de Luis, salvo que fue un buen tipo... (pero a ver... eso ya no es MUCHO? SÍ, LO ES...)

Un gran homenaje hermano... que todo lo mínimo y lo máximo que te haya enseñado siga en vos, y te arranque sonrisas de la nada, cada vez que veas un puestito de panchos en la calle.

Un abrazo. Mi mano está en tu hombro, etéreamente, desde el mismo plano que vos. Fuerza.

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Que adiós tan cargado de ternura. Se me cubrieron los ojos de lágrimas.

Qué difícil es el adiós... Qué difícil...

Lolita y El Profesor dijo...

Esa sensibilidad tuya, Gastón... Me estremeció.
Que Don Luis descanse en el playón donde se juntan los camioneros a comerse un asado con mucho chimichurri, sin que nadie les diga nada.
Abrazo,

El Profesor

Recomenzar dijo...

Lindo maravilloso triste y hermoso
un beso enorme para VOS

Hada dijo...

Un homenaje bellísimo, cargado de tu ternura incondicional, pese a todo...
Como ya te dije besos para todos...

Brynhild dijo...

Aunque se supone estamos preparados para las partidas, más si vienen anunciadas, como en este caso, estoy segura de que necesitás las palabras de los que, hace un tiempo algunos, hace poco yo, te seguimos.
Es un gusto leerte, lamento profundamente tu tristeza, pero creo que Luis está bien ahora, y contento de haber tenido a alguien como vos cerca en momentos difíciles. El poder contar con alguien no es algo común en el mundo individualista que transitamos.
Un beso.

J. dijo...

Hermoso homenaje el que le dedicaste a un hombre que te marcó...
Y no únicamente el de este Martes triste, sino también con sus apariciones en post anteriores.

Fuerza

Gastón dijo...

Simplemente les quiero agradecer por las palabras, el acompañamiento, y las demás muestras de cariño que me dejaron por acá y por otros lugares también.

Ya se sabe... Luis se fue, pero sigue estando!