jueves, 12 de noviembre de 2009

150. vida salvaje

A Tami le mandaron del Jardín investigar sobre los Onas.
Y esa fue la razón por la que el sábado se quedó en casa y el domingo temprano nos dirigimos hacia la Costanera, en la parte donde se encuentra la reserva ecológica, con los comestibles necesarios, las caras algo pintadas y armados de un arco y flechas (con punta de goma) que compramos el día anterior.
Nos divertimos mucho los dos. Y aunque no cazamos guanacos, sí acertamos con las flechas inofensivas a un gato, una pelada reluciente de un señor pasado de pastas, un sánguche, y el vidrio trasero del auto que se llevó pegada una de las tres flechas.
Cuando el lugar comenzó a llenarse de vendedores de cualquier cosa, de atletas fanáticos, de familias italianas enteras, de chicos por demás gritones, decidimos abandonar el lugar.

Ana me contó que Tami explicó muy bien todo lo que aprendió sobre esta tribu indígena en el Jardín, y que anduvo diciendo que “es muy difícil cazar con el arco y la flecha, pero los Onas igual lo hacían porque se divertían mucho”.


Ayer la ciudad fue un verdadero caos, y justamente tuve que transitarla por el medio.
Mucho calor, muchas personas sacadas, protestando, malhumoradas, nerviosas, impacientes por descargar su furia ante el primer animalito inocente que acierte a cruzar por el camino de los ojos rojos.
Cuando por fin regresé a casa (y la ciudad continuaba ardiendo en sus propias llamas), me encontré a Vero con Sebas tomando un trago.
—¿Querés un poco?
—A Gastón no se le pregunta, simplemente se le hace entrega del vaso lleno —explico Sebas mientras efectivamente me alcanzaba un vaso lleno.
—¿Y qué andan haciendo? —pregunté despreocupado.
—Te estábamos esperando, primín.
—¿Para qué?
—Para que terminemos de ver la peli del otro día.
Nos acomodamos en el sillón, apagamos todas las luces, encendí los parlantes y nos acomodamos frente a la pantalla.
No hizo falta llevar a votación poner la película desde el principio, cosa que hicimos para ponernos en clima con “Into the wild”.

Más de dos horas después, y apenas terminada la peli, Sebas se levantó a encender las luces, al mismo tiempo que Verónica iba al baño a secarse las lágrimas y yo me quedaba en silencio, con la mirada perdida en lo que se veía del cielo a través del balcón.
—¿Qué pensás? —me preguntó Sebas advirtiendo mi contemplar hacia la nada misma.
Por mi mente pasaron imágenes de mis juegos con Tami entre el verde natural, y la extrema contradicción con los malos aires de Buenos Aires.
—¿Y, en qué estás pensando? —volvió a inquirir Sebas, que sabe muy bien cuando algo raro me pasa.
Lo miré, tomé lo que quedaba en mi vaso, y con voz valiente le contesté:
—En irme a la mierda de esta ciudad.

13 comentarios:

Cris dijo...

Y que ganas con eso Gastón... que ganas?

Terapia de piso dijo...

En huir hacia la nada.

Huir es de valientes.

Un abrazo, Gastón.

José Roberto Coppola

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Mmmmmmm...
Cagó Nadia.

Veníte a Tucumán
;)

Luna dijo...

He vivido en el interior y sí, es distinto. Pero los que somos bichos de ciudad tarde o temprano extrañamos.

Besos

Robert dijo...

Gran peli "Into the wild", te deja con ganas de estar lo más alejado de la civilización posible.

Cloe dijo...

Fundemos una nueva civilización.

Abrazo

Bruno dijo...

no es mala idea la verdad...
no es mala idea. Solo hay que poner todo en la balanza.


abrazos agobiados Gastón.
pensá menos y disfrutá más. Tu sobrina es una bendición.

Valdi dijo...

XD Cindy no perdes tiempo xD

.... LOL....haha....bueno cámbiese asi hay nuevos aires. de vez en cuando surten efecto...

Abrazos de sueñito

Unmasked (sin caretas) dijo...

que yo estoy por llegar y vos te vas..:)

Un abrazo,

Petra

Unmasked (sin caretas) dijo...

y mira, no siempre la persona de la vida de uno necesariamente se queda con uno...algo asi. :)

Petra

Gastón dijo...

Cris: No sé qué gano, pero tampoco sé qué pierdo.

Terapia de piso: No me voy por valiente ni me quedo por cobardía, simplemente mis pies tienen movimiento y mi corazón late.

Yo NO SOY Cindy Crawford!!: Tucumán...
Conocí una chica con la que anduve un intenso y divertido tiempito hasta que de un día para el otro se fue para allá y nunca más supe nada de ella.
(y el novio creo que también se fue para el mismo lado porque tampoco lo vi más)
Pero estando vos quizás vaya!

Luna: Y no me extrañaría extrañar este extraño lugar...

Robert: Sí, deberían poner alguna advertencia antes de verla.

Gastón dijo...

Cloe: Esa es una propuesta indecente?

Bruno: Si supieras lo poco que pienso...
(y por eso mi vida a diario es así, jejeje)
Y Tami... La mayor de las bendiciones!!!

Valdi: Siempre estoy buscando nuevos aires en mi Buenos Aires querido

Petra: Estás por llegar?
Entonces te espero
(jejeje)

Petra: Ok, algo así...
(tenés un manual de instrucciones para esta frase?)

Basta de chitear dijo...

tuve el mismo pensamiento cuando termine de ver esa peli...
la banda de sonido, hermosamente linda...