jueves, 28 de octubre de 2010

194. preguntas, respuestas, y otros finales...

El martes por la noche, aprovechando que al otro día se realizaba el Censo Nacional y no se trabajaba y/o madrugaba, nos reunimos con los chicos/as en el depto a tomar algo y hacer uso del delivery.
Después de una variedad de gustos de pizzas y varias cervezas de distintos colores, se decidió realizar un juego acorde a lo que se venía al día siguiente, y que no era otra cosa que un simple, divertido y peligroso (según el azar y la sinceridad) juego de preguntas y respuestas.
Había que anotar en una hoja y de manera anónima 20 preguntas que otra persona se encararía de responder sobre temas personales, privados y quizás secretos. Después se recortaba cada una de las preguntas y se ponía en una caja que iba pasando de mano y así cada uno sacaba una de ellas y la respondía en voz alta. Por supuesto que más del 90% de las mismas tenían que ver con cuestiones sexuales y así pasamos por interrogantes del tipo: ¿De qué sexo sería la 3º persona que elegirías para hacer un trío?, hasta la famosa ¿Cómo fue tu primera vez?
La verdad es que nos divertimos demasiado (como siempre) pero el sol se hizo presente anunciando que había que regresar cada uno a su casa para poder responder las verdaderas y aburridas preguntas del censista que tocara en suerte.

Sentí que recién había logrado dormirme cuando a las nueve de la mañana el timbre sonó. Abrí la puerta y ahí estaba con su carpetita la censista que invadiría mi privacidad por el bien de la patria.
La verdad es que fue bastante simple todo y en menos de diez minutos ya había terminado todo, salvo por unos mates que me puse a hacer y que ella aceptó compartir.
Y hablando de nada importante, de pronto me preguntó (fuera del cuestionario legal):
–¿Vos estudiaste en un Profesorado?
–Sip, entre varios otros lugares.
–¿Pero en uno de microcentro?
–Sí… ¿Cómo sabés? ¿Pertenecés a la CIA?
–Gastón, ¿no te acordás de mí? Soy Cecilia… Hice hasta la mitad de 2º Año con vos y después me pasé a Magisterio.
–¿Cecilia? No te puedo creer… ¿Cómo me voy a olvidar de vos? Lo que pasa es que estás cambiada…
–Vos en cambio estás igual. Seguís siendo… tan así…
-¿Así cómo?
Continuamos charlando y recordando algunas cosas, hasta que el agua de la pava se acabó y ella se dio cuenta que tenía que seguir con su trabajo.
–Cuando termino vuelvo, ¿te parece?

Pasada la sorpresa de este encuentro, me senté en la compu y descubro la noticia que me había pasado por encima…
El ex presidente Néstor Kirchner acababa de fallecer.
Me quedé consternado por la llegada de esa muerte sorpresiva ya que se trataba del esposo de quien ahora es presidenta de Argentina. Y más allá de ideologías políticas, había que apoyar, acompañar y demás a esa mujer que nos gobierna bajo el imperfecto pero saludable manto de la democracia.

Pasaron no sé cuántas horas mientras yo seguía pegado a la compu, y demás medios de comunicación a mano cuando el timbre volvió a sonar como hoy a la mañana.
Abro la puerta y ahí estaba Cecilia, con los ojos llenos de lágrimas y su cara con menos color que el habitual.
–¡No lo puedo creer! ¡Se murió! ¡Se murió! –me dijo mientras me abrazaba ahogada en un llanto.

8 comentarios:

Hada dijo...

A mi se me caen las lágrimas... no me das un abrazo de esos?? hoy lo necesito....

Basta de chitear dijo...

esas cosas... solo te pasan a vos.
Que loco...
que estes bien.
besos grandes

Lolita y El Profesor dijo...

Sí, se murió.
Y una gran parte de este pueblo esquizofrénico, brindó. Como cuando escribían "¡Viva el Cáncer!"
Y la prensa canalla, se regocijó en la muerte.
Y las viejas tilingas de mierda, se alegraron.
Y las dos mil familias dueñas de la tierra, que siembran y dejan pastar a las vacas y las venden, se alegraron.
Y subieron las acciones del Grupo Clarín porque esos hijos de puta especuladores de la Bolsa de Comercio, deliran entre vahos de falopa y alcohol, y suben y bajan las acciones a su antojo.
Pero el pueblo, lloraba.

Abrazo comprensivo y solidario,

El Profesor

BENHUMEA dijo...

Hey que buenos juegos se inventan ustedes¡¡, te robare la idea para la fiesta de halloween, ejem ejem, los reencuentros siempre son maravillosos dicen por ahi que recordar es vivir y ver a alguien del pasado siempre nos trae gratisimos recuerdos, mi sentido pesame a Argentina por el fallecimiento de Kirchner hay focos que se apagan pero que tras de si invitan a brillar.

Un enorme beso Gaston.

LuNeRa dijo...

Un impacto para todo el mundo, más para América Latina...

Y de que formas tan extrañas y maravillosas continñuan tus historias jejeje. Envidio un poco tus encuentros y reencuentros, tan variables e intensos...

Veremos como sigue todo. Mientras, un abrazo templado desde aquí.

Tania

nat dijo...

no hablamos de nestor no? (digo, cecilia es kirchenerista no?)

Gastón dijo...

Hada: En el mundo de las Hadas las lágrimas limpian las miradas, las almas y los corazones.
Después de ese baño sagrado, la sonrisa brillará más que mil soles.
(existe un mundo así...)

Basta de chitear: A veces me pregunto cuándo firmé la exclusividad de las locuras. Pero debo confesar que esa firma es mía!!!

El Profesor: En alguna otra parte de mi mundo de letras escribí:
"Como todo ser humano que se precie de tal, tuvo sus aciertos y errores, sus pecados y vanidades, sus caídas y sus saltos, sus humildades y soberbias, su lucha y su entrega, su mente y su corazón.

Y más allá de ideologías políticas, hoy (mañana, y demás días...) nuestra presidenta estará de duelo y hay que acompañar al corazón, pero con una sola bandera, que es la Argentina"

Gastón dijo...

Benhumea: Te regalo el juego... y si es posible mi participación también!
Hay personas que viven en el recuerdo y yo prefiero vivir con la presencia como recordatorio diario.
Agradecido por los saludos solemnes por lo acontecido.
Besos argentos

LuNeRa: América Latina debe seguir con su vida y los aprendizajes.
Y sobre mis encuentros y reencuentros...
Será que el mundo es un pañuelo, aunque a veces terminemos hechos mocos, jejeje

Nat: Se supone que sí, que hablamos de Néstor (que es Kirchner) pero ahora en breve continúo la historia...