lunes, 29 de noviembre de 2010

199. especies que desaparecen

Me desperté llorando.
La almohada estaba completamente inundada como si alguien hubiese vaciado sobre ella un florero. Pero no tengo florero… ni tampoco flores.
Totalmente agotado y sin fuerza alguna me levanté de la cama y en el baño, frente al espejo y al verme la cara y los ojos, me di cuenta que me desperté llorando, pero que además había estado llorando toda la noche.
Me sentía deshidratado, mi cuerpo se había quedado seco y mi alma evaporado.
Abrí la ducha y me metí debajo de la lluvia artificial.
Sentía cada gota que caía como un golpe. Un golpe bajo. Un golpe duro. Un golpe mortal.
Entonces cerré la ducha y abrí la canilla y empecé a llenar la bañera para darme un baño de inmersión que me limpie (purifique) de esta extraña sensación.

Tocan el timbre y fui a abrir la puerta sin preguntar quién era.
–¿Estás con alguien? ¬–me preguntó sorprendido Cris al verme completamente mojado y desnudo.
–No, pasá –le dije mientras me volvía al baño con lágrimas que seguían cayendo sin freno.
–¿Qué te pasa, Gastón? ¿Por qué estás así? Me estás asustando –me decía Cris mientras me veía sumergirme en el agua.
–No lo sé…
–¿Cómo que no lo sabés?
–No lo sé… Me desperté hace un rato así, con una angustia extrema.
–¿Por lo del departamento? No seas boludo, nene. Vos sabés que te vamos a ayudar a encontrar un buen lug…
–No, no es por eso –lo interrumpí mientras cerraba la canilla y me hundía unos segundos bajo el agua.
–¿Y entonces…?
–Mirá –le dije mientras tomaba aire y trataba de no ahogarme en un llanto–, hace unos días hablaba con Ana sobre Tami, ya que ella ya descubrió que Papá Noel en realidad son los padres. Bueno, y más allá de que uno siendo grande también lo sepa, cada vez que se acercan las Fiestas y por más que sea uno mismo el que se encarga de los regalos, sigue jugando con la existencia de este personaje anual. ¿Y sabés por qué? Porque a nadie le gusta perder la inocencia de los juegos, ser realista ante los juegos, quebrar ilusiones en miles de pedazos rotos.
–Gastón, ¿vos estás así por el tema de las Fiestas?
–No, estoy así porque anoche el último hada que quedaba sobre el planeta perdió sus alas, y con ella su vuelo, su sonrisa, y su vida.
-¿Eso es lo que soñaste?
–No, eso es lo que sentí, y por eso me desperté llorando… y todavía no puedo dejar de hacerlo.
-Gastón, amigo, ¿estás loco?
No nene. Pero desde anoche el mundo se quedó sin hadas… y por lo tanto yo también.
-Gastón, amigo, ¿estás loco?
–No, hoy soy el tipo más realista que pueda existir.
-Pero si vos sos un soñador.
-Sip, pero me acabo de despertar… llorando, porque mi mundo acaba de cambiar, y seguramente yo con él.

14 comentarios:

Sentimientos! dijo...

Hola
me encanto leerte Gaston ...
Creo que nos están ocurriendo cosas parecidas.

desde hace mucho tiempo el mundo se quedó sin hadas… y por lo tanto yo también.

un beso

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Otra vez de cara a la realidad.

¡Qué pedorra es a veces!

Basta de chitear dijo...

estoy igual...
solo que no tan angustiada.
Igual me da la sensacion de que paso algo... algo mas, puede ser?
cuidese...
un beso en la frente!

BENHUMEA dijo...

Mi querido Gaston, la fantasia se diluye como el azucar en la insipidez de la vida, vamos recorriendo por los dias y las noches hasta que nos damos cuenta que ya no somos otra cosa que un puñado de realidades sin forma, afortunadamente creo que estas cosas en la vida son pasajers de un tren que tarde que temprano se bajan en alguna estacion, desde aqui espero de corazon que pronto regrese tu inocencia y tus ganas de soñar.

Mil besos.

LuNeRa dijo...

¿Cómo que las hadas desaparecieron?... Bueno, algo hay de que éstas fechas, por más que uno no quiera, si empieza a pegar un poco... Ojalá tus sueños no cambien demasiado, que el mundo tal vez no permanezca igual y tú también cambien con él... Pero sigue soñando y escribiendo... Es parte de lo que nos mantiene con vida, ¿o no?

Un abrazo desde México.
Tania

AnaYle dijo...

Hola Gastón:::

Suele suceder d vez en cuando, que la vida ya no es un cristal donde está nevando y siempre es navidad...cae un aguacero y lo revienta todo...sí, las hadas se han acabado, pero lo q nos queda es la esperanza d saber q al menos a través de las palabras y sentimientos q nos estallan podemos contagiar al resto d los nuestros y d los desconocidos con un poco d eso...ánimo todavía podemos volver a construir nuestras alas :D :D

Lolita y El Profesor dijo...

Gastón:
Puede que no haya ni hadas ni príncipes, pero si conserva los sueños, vuelve la magia.
Abrazo comprensivo,

El Profesor

Rouse dijo...

¿Cuantas lagrimas tendremos que derramar para ver la fragilidad de nuestro ser? el mundo en constante cambio... duelen los cambios ya sean en nuestra contra o a nuestro favor... pero si no los hubiera?? que pasaría... odio perder la inocencia y la pureza que cada día va en decadencia, Gastón... esperemos que si nuestros mundos cambian que el llanto se lleve las malas vibras.. esperar..esperar a que el cambio siempre traiga consigo menos dolor... y no dejemos de creer en las Hadas ni en lo mágico de este mundo... te dejo un abrazo.. muy fuerte!!!

Mariano de Toledo dijo...

Amigo, el mundo a cada minuto, segundo consume violentamente nuestras vidas, a veces es bueno aceptar la ayuda de quien te la esta entregando, a veces es sanador que se hagan cargo de uno.
Animo el tiempo todo calma, la tempestad y la calma, un abrazo…

LuNeRa dijo...

Hola nuevamente Gastón. Estaba "hojeando nuevamente tu blog" (ya llegúe a marzo de 2009) y tengo que decirte que literlamente SOY TU FAN (aunque sea la referencia a cierta serie televisiva argentina refriteada en México jejeje).

Se extrañan tus textos... pero mientras queda ese maravilloso registro que ya tienes de tu vida...

Un abrazo de ánimo, esperando que aun siga vivo tu lado soñador.

Tania

Anónimo dijo...

Interesante articulo, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)

Gastón dijo...

Sentimientos: El mundo sin hadas...
Es muy fuerte eso, y sin embargo sigo por las noches dejando la ventana abierta poruqe una parte de mí se niega a creerlo, y sin embargo...

Yo NO SOY Cindy Crawford: De cara a una realidad demasiada cara.

Basta de chitear: Cuando el mundo de uno se queda sin hadas, es más que evidente que algo grave sucedió.
Besos

Benhumea: Hoy los trenes me hacen mal porque era mi viaje al País del Nunca Jamás (y hoy ese nombre duele mucho más)
De todas maneras yo no me bajé de ese tren de realidades, sino que a mí me tiraron, y obligaron a otros seres a no subirse al mismo, despedazando alas.
(uff... snif!)

Gastón dijo...

LuNeRa: Sip, dicen que la vida continúa y demás, pero es obvio que de alguna manera ya no será la misma vida ni los mismos sueños... ni uno mismo.

AnaYle: Demasiados cristales rotos con forma de corazones.
Hoy sigo creyendo... que alguna vez hubo un hada en mi vida, pero decidió volar hacia otra realidad.
Sin embargo en una mesita de luz queda la imagen de mi sueño... y sus alas alegres...

El Profesor: Qué lindo comentario, Profe, pero los sueños se diluyeron y la magia ya no tiene el mismo efecto.
Abrazo querido Profesor y besos a Loli

Rouse: Si es por lágrimas ya me debo encontrar demasiado limpio.
Y ya no creo que vuelva a sentir el vuelo de un hada, aunque es el deseo que lleva cada estrella del cielo...

Gastón dijo...

Mariano de Toledo: Hay manos amigas, pero también un corazón que se quedó sin latidos... y un hada sin vuelo
(por lo menos sin mi compañía llena de vida)

LuNeRa: Me alegro que te guste lo que vas leyendo, y sí, creo que cada día me doy cuenta de ciertos registros que van quedando sobre mi vida... y el resto de ella.
Besos

Anónimo: Quizás el porcentaje baje desde el vamos, ya que no se trata de un artículo.
De todas maneras celebremos las diferencias, desde su anonimato hasta mi nombre.