viernes, 18 de febrero de 2011

215. fantasmagoria

-¿En qué estás pensando? –me preguntó Cris en algún momento.
–No lo desconcentres –le advirtió Sebas–. Está intentando poder tomar contacto con su “fantasma del amor”.

Sabía que en cuanto los chicos supieran lo de la habitación 202 y la sensación de esa presencia femenina con la que me desperté, las bromas estarían a la orden de día. Pero no me molestaba, por algo son mis amigos…
–Che, no jodan –protesté de manera tenue–. No se trata de un fantasma, sino de… de… algo así como un… una… Bueno, pero qué linda imagen, jejeje.
–Gastón, ya en bastantes problemas te metés con las mujeres del mundo real –me trajo al mundo Lore– como para que ahora andes en busca de un espíritu, ¿no te parece?
–¿Un espíritu? ¿Qué parte me perdí? –quiso saber Sergio, un tanto distraído– ¿Estuviste jugando al Juego de la Copa?
–No, lo que hizo fue jugar con una copa pero de vino. Seguro que te emborrachaste durante tu desenganche del fin de semana en el hotel y por eso viste a esa mujer –aventuró Sebas mientras no dejaba de reírse.
–Che, esperen un momento –detuvo el juego Cris, ya a esta altura con sus ojos salidos de su órbita, y haciendo un análisis más serio de la situación–. Si se trata de un espíritu, entonces es alguien que se encuentra muerto y que no te visitó para enamorarte, sino para que la ayudes en alguna cuestión de acá que le quedó inconclusa y por eso…
–De ser así –intervino Sergio intentando aportar soluciones– comunicate con un espiritista… o llamá a los Cazafantasmas, jajajaja.

Todos seguían en la joda esotérica a mi alrededor, y yo a esta altura ya no sabía qué pensar.
¿Sería una imagen real?
¿Fue algo que simplemente soñé?
¿Se trató de una señal?
¿Me estaré volviendo loco?

Mis preguntas fueron interrumpidas por la llegada de Pablo, quien muy serio y llevando puesto sus lentes intelectualoides que a veces le gusta usar, pasó por delante del grupo, se paró frente a mí y sacando del bolsillo interior de su saco una película me dijo:
–Mirá esto que seguramente te permita entender esto que te pasó.
Todos nos quedamos sorprendidos, curiosos, queriendo saber qué era.
–¿Qué es, un documental? –preguntó Cris con su inocencia a cuestas.
–No –contestó rápido Pablo ya sin poder aguantar que se le escape la mueca de la risa–, es la película de Tim Burton, “El cadáver de la novia”.

Por suerte, un rato después, mi tema dejó ser el central y comenzamos a pasar por una diversidad de temas “terrenales” por los cuales nos gusta pasear, opinar y filosofar.
Sin embargo, en mi interior, se dejaba sentir una nueva presencia…

7 comentarios:

aguante el amor dijo...

una nueva presencia parece ser!
en una noche de borrachera, hay muchas que pueden ser fantanmas! =)

Un beso!

Mucha de la Torre dijo...

Genial como siempre. Te pregunto ¿tus textos salen de lo que te pasa o de la maravillosa cabeza de escritor que tenés? dale contame el secreto

Sentimientos! dijo...

holaa
he dejado un presente para compartir contigo en mi pagina.

besoss

Hada dijo...

Una nueva presencia, un nuevo amor! conozco tu manera de escribir y contar las cosas.... Ojalá tengas suerte! Pero no te olvides de mi....
Besos llenos de... vos sabes!

Gastón dijo...

Aguante el amor: Lo peor (o lo mejor) es que esa noche no tomé una sola gota de alcohol!
Ohhh...

Mucha de la Torre: Son cosas que me pasan y que las escribo intentando hacerlo lo mejor posible.

Gastón dijo...

Sentimientos!: Chas´gracias!

Hada: Hay tantas cosas que conocés y otras que desconocés...
Sigo con vida, y esa es la mayor de las suertes.
Y vos sabés de mi mala menmoria para olvidarme de lo que que debo olvidrme...

Sofía dijo...

cuidado...no te vayas a...a...a...