martes, 9 de junio de 2009

112. dulce (re)encuentro

Teniendo en cuenta que Fabiana es muy linda, que tenía el dedo en la boca, y que tomé su pregunta fuera de contexto, me parece que es lógico que ante la sonoridad de su frase haya realizado el movimiento preciso como para empujar al suelo un enorme jarrón que estaba a un costado de mi costado haciéndolo añicos contra el suelo.
—¿Querés que te vaya a comprar otro chocolate?


En esa época tenía la costumbre de fumarme alguna Gitana, por lo que aprovechando que fui al kiosco a comparar otro choco para Fabiana, compré un paquete azul de Gitanes.
Y mientras me fumaba un cigarrillo haciendo tiempo a que se limpiara el desorden ocasionado y a que guardase alguna otras cosas “rompibles”, pensaba en lo tonto que había estado al percibir alguna señal sexual con Fabiana.
Sobre todo teniendo en cuenta que tiene novio (un florero, pero novio al fin), que hacía mil años que no nos veíamos, y sobre todo que nunca fuimos más allá de aquellos exquisitos besos medianamente prolongados en la puerta de su casa.

Con el choco en un bolsillo y mi paquete de cigarrillos en el otro, utilizo las llaves que me dio y abro la puerta de entrada. Subo, una vez más, las escaleras hasta el segundo piso y cuando golpeo la puerta del depto, obviamente la que abre es Fabiana.
Pero no es la misma Fabiana…
Es decir, era pero no.
Me explico (o lo intento)…

Era la Fabiana de antes, la que me volvía loco cuando la acompañaba del boliche a su casa.
Era la Fabiana con la que me ponía recontra tímido cuando me miraba, cuando me hablaba, y que por eso tardaba las veinte cuadras del recorrido para acercarme lo suficiente como para acercar mi boca a su boca.
Era la Fabiana que me miraba diciéndome todo sin decirme nada.

Pero…
Era también la Fabiana de ahora que tiene la edad justa y el cuerpo adecuado.
Era la Fabiana de ahora que me miraba con una intensidad que hacía enmudecer cualquier cosa que se pudiera llegar a decir.
Era la Fabiana de ahora que me obligaba a compartir el chocolate, labios contra labios.
Era la Fabiana que se había cambiado de ropa, y estaba más… cómoda.

Era Fabiana, sí, pero con una dosis y mezcla exacta de Fabiana. La de ayer y la de ahora. La chica de los primeros pasos y la mujer con cierta experiencia. La amigovia de los besos inocentes y la mujer invitándome a quemarme con su fuego.
Y yo…
Bueno, también con mis años, con mis empedrados caminados, con mis días de enseñanzas a cada paso, y con los recuerdos sin olvidos que me provocaba verla así, tan real como la hermosa e interesante mujer que alguna vez imaginé que se convertiría ella.

Llegaron los besos, el chocolate derretido entre nuestras bocas, la guía de turismo hacia su dormitorio, el recorrido entre sus nuevas curvas, las palabras que no hacían falta decir, la ropa aterrizando en un rincón de la habitación, los pelos revueltos, las manos juguetonas, las miradas desde nuevos ángulos, el ir y venir de nuestros cuerpos, las palabras que no hacían falta decir, los sonidos del placer rebotando entre las paredes, el grito del final, el temblor de los cuerpos, el feliz cansancio, un cigarrillo compartido, la sorpresa de otro chocolate esperando en un bolsillo y la sorpresa de una segunda vuelta entre la llegada de los besos y el chocolate derretido entre nuestras bocas.

25 comentarios:

Carlos dijo...

...esos reencuentros, con dos personas que se gustaban, ahora 'con la edadadecuada', cuando ha corrido ya agua bajo el puente, son sencillamente maravillosos.

Me hiciste recordar a alguien importante de mi pasado.

Puta Desgraciada dijo...

Los chocolates en otras bocas siempre saben mejor... Ñauuu

Aunque me perdí... Ja jaa esperaba que habías ido a tocar la misma puerta...

O tengo la fe puesta en que lo hagas.

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Pobre florero...
y no lo digo por el que rompiste.

Conta Dora dijo...

Bueh, no podías fallar!! jajaja! Che, la chica tiene novio, eso no se hace, y los códigos?? No es que tiene bigotes una mina con novio? O te gustan las barbudas?? :P

Besos!

Lochis dijo...

Me dijiste que no había pasado nada...
¬¬

Todo mal,eh.
No me cabe la infidelidad ni un poco.

Besos poco amistosos (ahora yo)

Eugenia dijo...

tres post para un grito final, bien ahi con el manejo de los tiempos!!!!
besos complices

LaVieEnRose dijo...

Que linda historia...lástima el novio!

Y conociendote, esto no quedó ahi, no?

Besotes

Ŧirє dijo...

tremendamente sensual el final del relato...¡¡¡
encantada de leerte...
un saludo gaston..
:-)

Ana dijo...

Debe de ser maravilloso ^^ Me ha gustado muuucho esta entrada :) Un besito de chocolate jeje

£udita dijo...

Que más se puede decir si no es: Delicioso....

besos de sensualidad ajena

Fati dijo...

que buen reencuentro !

vamos aver en qeu siguio todo esto! ajja


beso enorme y con mucho frio!

Kosheetah dijo...

Como eres! Empiezo a leer una historia cómica y he terminado leyendo algo.. para mayores de edad. Me encantó el giro. Chocolate y dos en uno. Así es que se debe terminar una buena visita. ;)

Besos subidos de tono!!

Evan dijo...

Ayyyyy...

Me emocioné con los besos y los arrumacos de ustedes dos.

Esos reencuentros que siempre creímos que jamás ocurrirían, se viven con la mayor intensidad cuando se llevan a cabo.

Besos Gas, te dejo un choco para que lo compartas con Fabi ;)

Laperraseescapó dijo...

Me quedé sin palabras...
Exceleeeente!!!
Permiso... me voy a comprar un chocolate... no sé si vuelvo...
Jajajja

Besos mudos

Lolita y El Profesor dijo...

¡Gastón!
¡Felicitaciones!
Creo que esa sesión intensa de amor era lo mejor que podía pasarte... Y ese chocolatito entre dos lo más sensual que puede ocurrir entre un hombre y una mujer.

Te dejo un beso grande.


Lolita

Ricardo Tribin dijo...

Mi querido Gaston.

Magnifica y deliciosa historia esta con Fabiana.

Con lo de " el choco en un bolsillo" me acordaste de Gilberto Alzate quien llegaba al congreso de Colombia con toda clase de "galguerias" colocadas tambien estrategicamente en los dos bolsillos de su saco.

Un fuerte abrazo

Cris dijo...

Se podría decir que con Fabiana tenian algo pendiente desde hace años. Y esos deseos que quedan pendientes por temores adolescentes, luego se pagan con creces.
Beso

Luna dijo...

Sos tan previsible...

Besos

Paula (Bera) dijo...

Y lo hiciste al final!!
Sos blando, Gastón!!!
Permiso, esperame Perris que vamos juntas a comprar chocolates!!!

Muy bueno para estos fríos, jajaja!!
Besos congestionados!!

Madie dijo...

Hermoso, hermoso, hermoso, divino, me encantó! jaja.

Definitivamente Fabiana pensaría que si iba a terminar todo así, podías romper todo lo que quisieras, jeje.

Me gustó eso de la fusión del pasado con el presente (en definitiva), las dos fabianas en una sola, todo ese concepto.

En fin... beso grande! :)

La amante dijo...

Que lindo momento...me encantaría que me describieran así, tan apasionadamente.

Ángelos dijo...

Y si es una nena....! (crecida)

Bueh, es lo que tenía que pasar... ¿no?

Algunos dicen por ahí que "tanto va el cántaro a la fuente que al final, se rompe"

Ahora pregunto: ¿quien rompió a quien?

Abrazo, educado y ubicado, siempre.

Extranjera dijo...

A veces esos reencuentros, esas continuaciones de historias no resultan como ese final tuyo delicioso y sensual. A veces son torpes y desafortunados.
Abrazos

Valdi dijo...

Exelente recuentro y resquebrajada de distancia... saluditos
XOXO

pD: SE SALDARON ADUNYOS PENDIENTES?

Unmasked (sin caretas) dijo...

Me encanto la descripcion de este momento, bien logrado.

Vos y fabiana. :)

Petra