jueves, 11 de junio de 2009

113. lo que queda

Hay recuerdos imposibles de olvidar, pero algunos detalles algunas veces logran escaparse y se quedan escondidos detrás del olvido selectivo.

La cuestión es que cuando el cielo comenzaba a cambiar sus colores mañaneros, me tuve que ir.
Me vestí en silencio mientras ella me miraba desde la cama.
Cuando ya casi estaba listo, ella se levantó y se envolvió en una enorme remera.
Bajamos en silencio por las escaleras, abrió la puerta del edificio y después de un beso breve de despedida, me dijo algo que nunca pude olvidar…
—No te borres.

Eran tres palabras que decían mucho más que esas tres simples palabras.
El “no te borres” no era porque pensara que yo desaparecería, sino para dejar bien en claro que quería que nos volviéramos a ver, a encontrar, a pasarla juntos.
El “no te borres” era una forma de decirme que más allá de la inocencia del pasado, y un presente ocupado, los dos tiempos se podrían cambiar por un futuro mejor. O aunque sea intentarlo…
“No te borres” era también decir que así como se nos esfumaron buenos tiempos, sería bueno aprovechar estos que se están presentando, más allá del bien y del mal.

Y las tres palabras lanzadas con cariño y delicadeza por Fabiana sobre mis hombros, pesaron más de lo que uno podría haber imaginado.
Es que por alguna extraña razón, por alguna nefasta conjunción de planetas desalineados, por alguna broma inentendible del destino, por alguna trampa en el azar, por alguna resolución sin validez por quién sabe quién, algo falló.
Algo pasó, algo sucedió, algo se interpuso en el camino recién pavimentado que hizo que sin querer termine borrándome.
Un trabajo nuevo, horarios esclavos, tiempos sin tiempos, compromisos urgentes, desvíos desvariados y muchos otros percances presentados, hicieron que nunca más nos crucemos con Fabiana.
Sí, aquella noche multiplicada y con chocolates empalagosos, aquella noche de sueños despiertos, aquella noche de encuentros de almas y cuerpos, aquella noche inmortalizada en algún latido preciso, terminó siendo la última noche, la única noche que compartimos ella y yo.


Años después de aquella vez, los recuerdos me invaden porque por esas vueltas del planeta y las vidas del mismo planeta giratorio, en una breve parada del trabajo, quedé estacionado por unos minutos frente a la puerta de ese mismo edificio que me vio entrar dos veces y salir para siempre.
Mi jefe Luís buscaba un kiosco y justo me fui a encontrar con el mismo en que me vendieron aquellos dulces afrodisíacos.
¿Seguirá Fabiana viviendo ahí?
Mi mente se preguntó eso y mucho más.
¿Cómo podría explicarle que no fue mi intención borrarme, aunque haya sido exactamente eso lo que sucedió?
¿Habría manera de explicar algo inexplicable después de tanto tiempo?
Todo esto me sigo preguntando mientras decido bajarme de la camioneta y tocar el timbre, el del segundo piso.
Pero antes de poner un pie sobre la calle, la puerta del edificio se abre y…
Fabiana sale por la misma. Distinta a la de los primeros años y también diferente a la de la noche inmortal. Aunque su belleza, sus formas, su sonrisa entre los labios siguen demostrando que se trata de ella.
Quise gritar su nombre pero mi voz se ahogó.
Y menos mal porque detrás de ella apareció un cochecito de bebé empujado por un hombre… que estaba con ella.
Lo sé porque Fabiana se acercó al bebé y le acomodó la manta, y después le dio un beso en la boca ese mismo hombre mientras comenzaban a caminar tomado de su brazo mientras juntos empujaban el carrito por la vereda otoñal.
Me quedo mirando esa figura familiar e inesperada hasta que desaparecen en la esquina.


Luís entra a la camioneta y me entrega mi cepita de litro de naranja.
En silencio, sin decir absolutamente nada, brindo con un trajo frutal por la felicidad de Fabiana en su rol de madre y esposa, sabiendo que tiene a alguien a su lado que, evidentemente, no se borró.

Y unas cuadras más, brindo con un nuevo trago y una carcajada, al darme cuenta que su marido no es el flaco de las flores adicto a la televisión.

25 comentarios:

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Todavía me estoy tapando la boca!!!
Dioooooossssss.

Besos consoladores

Ella es tan linda. dijo...

jaja menos mal !! que no es el adicto a la televisión.
creo que a veces el universo se acomoda de alguna forma..todo pasa por algo siempre.
gastón gracias por estar conmigo,presente.

un beso grande!

Ana dijo...

Me estaba imaginando algo así jeje Bueno, por lo menos no se desarrolló otra gran embarazosa situación xD Y yo también me alegro de que no haya sido con el de las flores jaja
Un besito.

Paula (Bera) dijo...

Bueno, al menos me pone contenta que no fue el corneta, jajajaaja!!!
Porque me caía bien, che!!!
Me daba lástima.
Qué fuerte es cuando estás viendo hacia atrás y la realidad te trae de un saque al ahora.

Besos comprensivos!!

Conta Dora dijo...

Que final!!! Y bueno, no tenía que ser...

Besos!

Twiggy dijo...

Muy lindo relato, y si, las cosas siempre pasan por algo...
Besos

Madie dijo...

Jajaja, menos maaaal, qué vida aburrida que tendría Fabianaa!!

Me gustó lo que escribiste... me encantaría poder ver así, como vos, desde afuera, sin inmiscuirme, en qué están muchas personas que fueron importantes en mi vida y que ya no están. Y digo de afuera, porque si ya no están, es por un motivo... no?

Besossss! :)

Ale dijo...

Fa..biana. Jaja. Gastón..uf, sin palabras. Cuánto que decir al respecto..y nada al mismo tiempo.
Ojalá Fabiana sea feliz, ojalá si algo tenías que aprender del no borrarte, lo hayas hecho viendo esta imagen..
Besitos fa..bulosos. (cada día más dolobu yo, jaja)

Extranjera dijo...

Ahhh... yo no habia entendido que "la vez esa" despues de los años habia sido en un tiempo pasado a este mismo, y que todo tu cuento empezó hacia atrás con la mirada a la fachada del edificio.
Magniífico igual!

Lolita y El Profesor dijo...

Me di una especie de triste nostalgia tu relato. Es muy triste la gente que se borra, especialmente en el amor. Y más triste es saber, años más tarde, de que esa persona ya rehizo su vida.
aunque el final logra hacerte sonreir un poquito, fue una historia un poco triste...
¿Nunca pensaste qué hubiera pasado si no te borrabas?

Un beso grande


Lolita

Cris dijo...

Algo a sí escribí en mi último post (bueno no tan lindo como el tuyo), pero se trata de esas cosas que dejás que el tiempo se las lleve.
Linda vida para Fabi y su baby !!!
Pero.. que tan ajenas a tu vida son las experiencias que nos vas relatando... que tanto te involucran sentimentalmente hablando?
Besos interrogantes?

Eugenia dijo...

cuatro? OK, cuatro post se ha merecido fabiana, toda una declaracion! ja!

Luna dijo...

Difícil pensar en lo que no fue , en lo que pudo haber sido.

Besos

Flora dijo...

Guau que locura Gaston, pero que bueno que lo esta con ese flaco y que ademas tienen una familia bonita.. o por lo menos eso se "ve"

Besos.,

Ángelos dijo...

Recordar los amores alguna vez amados (durante una sola noche o muchos meses) de esta manera es algo wow! excelente, al menos para mí.

Sigo encontrando coincidencias Gas, ojalá a los 30 y más logre expresar las cosas de esta manera.

Un abrazo, feliz, por leerte de esta manera.

Maria de los Angeles dijo...

Que triste...uf pero te borraste porque quisiste...la voluntad,hay dos formas de verlo, para mí,el no se dieron horarios, tiempos y el destino blablabla o más concreta: te quería para una sola noche y ya está. Soy extremista o mejor dicho, no encuentro un punto medio...
Linda historia de desencuentro...
Besitos

lexi dijo...

me puse al día, creo...
las historias más divertidas son de desencuentros, no?

un abrazo!

Violeta dijo...

Cuanto se puede decir con solo tres palabras , no?
Y cuanto significo para que aun las recuerdes.
Que loco volverla a ver tambien, asi...tan igual y tan distinta.

Un beso mi querido Gaston , un beso indeleble.

RECOMENZAR dijo...

Tus escritos de un pasado y un presente que se juntan en un momento de tu hoy........me gustan

Diego - Cerdos y Cerdas - dijo...

sí, señor, a veces borrarse a tiempo es mejor que quedarse atrapado... es cuestion de elección

maestro, publique un libro con todo esto!!!

Kosheetah dijo...

Creo que si de verdad hubiera significado algo grande esa noche para ti, Te habrias escrito con tinta china y no te hubieras borrado. Por esa noche estuvo bien, quizás por la casualidad de la ocasión, pero quizas no para repetirlo.

Besos imborrables.

Gastón dijo...

Yo NO SOY Cindy Crawford!!: Y sí, algunas escenas son para taparse la boca o los ojos, no?
Besos juguetones
(acordes con tus besos consoladores, jejeje)

Ella es tan linda: Opino igual que vos.
Todo pasa por algo y el universo se encarga de eso.
(ya sabemos a quién reclamarle)
Besos desordenados

Ana: Para problemas embarazos uno por vida.
Sí, por suerte cambió de florero.
Besos y una flor

Paula (Bera): A mí rlamente em alegro que no haya sido el ente aquel y también que ella esté feliz, completa y demás
(por lo menos eso alcancé a percibir desde la cuadra de enfrente)
Besos renovados

Conta Dora: Y además... No fue!!!
Besos cambiados

Twiggy: Y si tiene un bebé, sabemos por qué fue, no? jejeje
Besos por algo

Madie: La verdad es que a mí me pasó de presenciar esa imagen de casualidad, pero realmente no sé si me animaría a ver qué pasó o en qué andan mis viejos amores sin olvidos.
Besos presentes

Gastón dijo...

Ale: Fa...cíl de decir pero no de hacer.
Y no me borré queriendo sino que se dieron las circunstancias así.
Y ahora entiendo que quizás haya sido mejor así.
Besos fa... ntásticos

Extranjera: Sí, fue un recuerdo pero no un cuento.
A veces mis realidades las cuento así.
Besos no fiction

Lolita: Algunas cosas es mejor no pensarlas ni imaginarlas.
Sobre todo cuando ves que la realidad está buena.
Besos indelebles

Cris: Lo que cuento me pasa, lo siento, me sucede.
Es parte de mi vida a diario, con sus humores, recuerdos, olvidos, distracciones, sonrisas, lágrimas y demás.
Besos como respuesta

Eugenia: Nada especial...
Es que sinó se hacía muy largo y trato de hacerles agil la lectura a ustedes.
(esa sí es toda una declaración, che, jejeje)
Besos declarados

Luna: Pensar en lo que no fue es tan distinto a imaginar lo que podría llegar a ser.
Besos reales

Gastón dijo...

Flora: Claro, ya adentro es un mundo aparte y privado.
Besos desde afuera

Ángelos: Es que hay amores eternos que pueden durar dos minutos...
Pero qué dos minutos, che!!! jajajaja.
Abrazo junto a la imagen en el espejo

María de los Ángeles: No, no sé como explicarlo, pero las cosas se dieron así.
No pude volver y no nos comunicamos nunca más.
De todas maneras el extremo es que ahora yo la vi bien, y eso para mí está más que bien.
Besos de un extremo al otro

Lexi: Y... sí, no?
(lo tengo que meditar)
Besos que no te encuentren

Violeta: Es que mi verdadera intención era que sigamos.
Besos especiales

Recomenzar: Escritos para todos los tiempos
(y hasta para todas las edades, razas y religiones)
Besos eternos

Diego cerdo: Gracias por tu exagerado pedido editorial.
Ya veremos si caen ofertas y no las pateo.
Abrazo cariñosamente impublicable

Kosheetah: Entre mis latidos hay gotas de tinta china.
Y en mis venas navegan nombres y rostros...
Besos para no olvidar

Cris dijo...

Me entendiste mal Gastón, no es que no crea lo que contás.
Cuando pongo ajeno quiero decir,como afecta a tu corazón todo lo que sucede, como te sentís sentimentalmente... eso quería decir.
Besos explicatorios je