miércoles, 17 de junio de 2009

115. silencio de radio

Ustedes ya saben…
Intento contar mi vida a diario aunque los tiempos, aunque otras obligaciones, aunque algunos olvidos, aunque pequeñas exageraciones me desvíen del camino escrito.
Estos tiempos son así.
Llego a casa tarde, cansado, y sintiendo que el espacio frente en la compu escribiendo y leyendo se me escurre entre los dedos y la cibernética.

De todas maneras, acá estoy, combatiendo mis abandonos y llevando este diario al extremo de mostrarme (a mí mismo) las cosas que muchas veces me pasan.


Bueno, no sé porqué esta extraña introducción, pero también soy parte de estas confusiones, de mis propias contradicciones, y de mis caminos desviados e ideas perdidas.

Ustedes ya conocen a mis amigos.
Los conocen por lo que yo cuento de ellos.
Tanto a los chicos (sergio, sebas, cris, pablito) como a las chicas (lore, vale, fernanda, pato, natalia) ustedes ya los reconocen cuando los nombro, y saben muy bien lo que siento por cada uno de ellos.
Que cuando nos juntamos estamos más unidos que antes y podemos estar con la risa eterna, entre filosofías baratas y esquinas de adoquines.

Pero también siento como amigo a aquellos seres a los que no conozco y sin embargo me acompañan, me hacen reír, emocionar, y demás, en cada día de mi vida.

Esta tarde, manejando por una autopista algo monótona, durante un respiro casi sin aire, enciendo la radio de la camioneta y me entero de la noticia:
“Falleció Fernando Peña”

Y para mí es Fernando, y también cada uno de sus personajes.
Pero también sus realidades con las que podía coincidir u opinar contrariamente, aunque siempre respetando sus ideas e intentando entender sus razones pasionales.
Como lo hago con cualquier amigo, con cualquier persona.

Pero Fernando, desde hace años me acompaña por radio.
Me acompañó durante esas mañanas tempraneras en las que trabajaba en otra parte y hasta lograba que habiendo salido con tiempo de casa, llegara tarde por querer terminar de escuchar sus frases, sus locuras, sus verdades.

Hoy, ahora, estoy triste.
Seguramente como muchos otros.
Pero en este momento estoy triste, porque es un amigo que se va, un amigo que se fue.
Por más que los recuerdos, que el tenerlo presente, que los homenajes, que las palabras…
Nada, estoy triste y se me nota en las palabras.
Pero mucho más en las futuras mañanas de radio… sin radio.


Chau Fernando…
Chau puto lindo…

15 comentarios:

Ale dijo...

Chau Fernando..

Ángelos dijo...

Peña tenía sus rayes en los que decía la verdad descarnada y creo que eso es lo que le molesta a la gente... un alivio para algunos de los que ahora lo "lloran" en vez de llorarlo.

Te entiendo, me pasó (aunque era muy pibe) cuando Juan Castro se murió... coincidía mucho; también cuando el petiso Guinzburg se nos fue... Pero bueno... hay que seguir Gas. Arriba ese ánimo, que el pelado no vivió al pedo, el nos dejo esa enseñanza de "ser como uno es, íntegro... y no dejar que lo que el resto quiere que seamos nos eclipse".

Loas a Peña, por decir las cosas como debían decirse...

Un abrazo con locura de por medio.

Conta Dora dijo...

Se lo va a extrañar...

Besos!

Lucre dijo...

Primero me cabe decir que lo de Peña me apena, pero como me apena la muerte de cualquier tipo joven. No es que me entristece porque haya tenido algún tipo de afinidad con él, como parece ser el caso de los demás lectores o tuyo. La verdad que a mí nunca me cayó bien ni aprecié, de manera positiva, su "arte".

Ojo, no es que me haya molestado su "manera descarnada de decir la verdad", como dijeron por allá arriba. Simplemente no me gusta. Y no por ser políticamente incorrecto, sino porque tenía una manera de ser, hacer y decir, que a mí no me cabía.

Un par de cositas de él, sobre todo en teatro, me han gustado. Algunas cosas que leí, quizás también, pero no me cerraba él como persona. Es que... Si yo vengo y te digo a vos "sos un negro de mierda, no tenés idea de lo que estás hablando, sos un facho, un nazi, pelotudo...". Se me vienen todos encima, acusándome de que discrimino, de que soy bardera, de que está mal, y bla bla bla... Pero si Peña decía, como lo hizo refiriéndose a S.G.: "Esta gorda de mierda está en pedo. Es fascista, derechista, no tiene ni idea.", lo apluden por ser un adalid de verdades... Dejenme de joder. Inconsistentes de mierda. Eso son.
Decir gorda o decir negro da igual. Es denigrar a alguien por determinada condición. Pero si lo dicen unos es discriminar, y si lo dicen otros es ser "groso". Eso es incoherencia, inconsistencia.

Criticaba a algunos por hacer su "plata a base del capitalismo", mientras se paseaba por Palermo con una perra caniche, espantosa, que tenía un collarcito importado de 1000 mangos. Claro, seguro que esas vanalidades son más propias de un régimen socialista o comunista. No sé, digo.

y para rematarla, una de las últimas cosas que leí de el, acerca de las mujeresw que alimentan animales callejeros... Ni hablar. Me resultó un texto propio de un forro, ni más ni menos.

En síntesis, Peña, a mi criterio, tenía momentos de lucidez, donde uno lo escuchaba y decía, "mirá vos, que buen razonamiento, que copado lo que dijo", pero en el 85% del tiempo restante a mi me resultaba un PELOTUDO con mayúsculas. Un forro, sin más ni menos. Pero como todo en esta vida, es cuestión de gustos, sin duda alguna.

Seguro seré la única que piense de esta manera, porque viste como es cuando alguien se muere, lo lloran y lo aman todós. Pero bueh, estamos en democracia, pseudo, pero democracia al fin.

Besos (contra la corriente)

Maria de los Angeles dijo...

Yo me enteré en buffet de la facu y pensé qué lástima que se fue,no lo seguía mucho pero me gustaba eso de decir lo que pensaba y hacerse cargo que tenía...pero me llamó la atención que nadie se percatara de la noticia...
Yo escucho a Gerardo Rozín,acompañó mis tardes y noches,ahora algunas mañanas.Reí,lloré,analice con sus ocurrencias, probá quizás te guste...
Abrazo

Unmasked (sin caretas) dijo...

Bueno, te cuento que yo ya no vivia en el pais cuando se hizo famoso. pero cuando regresaba a la argentina, siempre el tipo estaba haciendo sus polemicas :)

nunca le escuche la voz :)

solo vi su foto y lei uno que otro reportaje.

Como dice papa, cuando alguien se muere de repente, uno tiene en cuenta la fragilidad de la vida.

Como la de este puto lindo

Chau fernando

:)

Saludos Gaston

Petra

pd me encanta como escribis, sin pretenciones. :)

Paula (Bera) dijo...

Te entiendo porque me acompañaba todas las mañanas.
Ir a laburar, con mis auriculares y su voz, era algo cotidiano en mí.
Estos días que no estaba en la radio, se notaba ese vacío, por más que sus compañeros hacían un súper esfuerzo.
Lo despedí en todos los lugares donde ando, al menos, por el cyber espacio, y siento la misma tristeza que sentí por Guinzburg.
Te mando un fuerte abrazo, querido Gastón.

Ana dijo...

Vaya, bonita despedida :) Un beso.

Evan dijo...

Me dio tanta pena cuando me enteré, era un loco lindo...

Que descanse en paz.

Besos Gas

Tres dijo...

me parece tan exquisitamente extraño cuando eso pasa, y es que, de pronto, sentimos total parte de nuestra vida (muchas veces sin que siquiera el otro sepa) a alguien, y ya no hay más.

un abrazo grande hoy, Gastón.
me iría a tomar un café contigo, pero, qué se le va a hacer?

Valdi dijo...

lo siento ... no sabria que decir...ultimamentew no tengo mucho que decir...

solo saluditos...

abrasos sentidores

XOXO

Willowcita dijo...

estoy triste.

Cris dijo...

La gente invisible que nos acompaña siempre !

Flora dijo...

yo también quede triste,
el puto mas lindo se nos fue

Violeta dijo...

Lo que unico que pense cuando me entere es... no para de morirse gente joven loco.
Un creativo, un talentoso que muchas veces decia cosas que me resultaban una huevada pero decia...