martes, 5 de mayo de 2009

89. entre libros y otras hojas

Hoy desperté y viendo que el reloj marcaba una hora más de la hora en que debía haber abierto los ojos y saludar al día, me levanté demasiado rápido como para tomarme un capuchino mañanero.
El mundo exterior estaba frío y hasta creo que un poco lloviznaba.
Con las manos en el boslillo y con mi interior no muy cálido, fui en busca de la camioneta para comenzar el extenso recorrido diario.
—Hoy no salimos. La camioneta está en el médico —me dijo Luis cuando lo vi y maldiciendo que no me haya podido avisar antes de desperrame, levantarme, y salir al día invernal.
—¿Algo grave? —pregunto como para decir algo correcto y no insultar.
—No, hoy mismo ya estará solucionado. Nos vemos mañana.

Al llegar a casa me dieron ganas de volver a acostarme y taparme con todas las frazadas existentes (que no son muchas) y seguir soñando hasta el mediodía. Pero ya vestido y habiendo tomado contacto con la luz del día, decidí que lo más indicado era quedarme levantado y preparame unos buenos mates mientras veía qué podía hacer en casa y ponerme al día.

Estuve ordenando las bibliotecas (tengo una habitación con cientos y cientos de libros) y con música de fondo, en este caso algo de Drexler, pasé buena parte haciendo un poquito de limpieza y reoerdenando las estanterías.
Y haciendo este trabajo literario me encontré con algunas joyas más que interesantes… y una gran desilusión

1. Un libro que me había regalado un amigo de la facultad (“La tregua”, de Primo Levi) y que más allá de la buena lectura de su interior, me gustó mucho la dedicatoria que había en su primera página.
Para Gastón: Con el orgullo de poder considerarte un AMIGO y con la esperanza de que disfrutes tanto este libro como yo disfruto de la amistad.
Hace un tiempito nos volvimos a reencontrar y disfruté que guiños de la amistad sigan tan intactos.

2. “Polvo rojo”, de Ma Jian. Un libro que descubrí demasiado tarde, por lo menos para el tipo de lectura que necesitaba en ese preciso momento ya que estaba escribiendo una novela en que el contexto geográfico era China. Y justamente este libro hace un recorrido profundo por esta China fascinante y difícil (políticamente hablando), sin necesidad de pasar por los lugares turísticos.

3. “¿Quién, yo?, de Dalmiro Saenz. Libro que no recordaba que tenía y sin embargo ahí estaba, con su humor absurdo y que después de tantos años sin leerlo, sigue causando el mismo efecto gracioso.

4. Una colección de libros de historia que había compardo y que después no tuve tiempo de leer o que quedó ocupado por alguna otra lectura prioritaria. Los dejé separado, a la vista, aunque supongo que ahora tengo menos tiempo que antes, pero siempre se puede hacer un lugar para la buna lectura y el aprendizaje placentero.


Y la (maldita) desilusión fue la siguiente:
Quedó todo más que bien ordenado, y además de los títulos nombrados, encontré otras joyas literarias que ya acerqué a mi mesita de luz.
Como buen taurino me llevé mi tiempo para acomodar todo, además teniendo en cuenta que a la mayoría les deba una hojeada y curioseaba sobre lo escrito sobre los márgenes con lápiz de mi puño y letra sobre diversas ideas y frases fuera de contexto.
Y fue ahí cuando me percaté de algo que me llenó de bronquitis aguda…

Ordenando mis libros…
¡¡¡No me di cuenta de ir a visitar la Feria del Libro!!!

Pero bue…, de alguna manera podría decir que tengo la mía propia, y por suerte todavia me quedan muchos libros propios por leer.
(y que ningún otoño podrá deshojar)

22 comentarios:

Ella va a estar tan linda. dijo...

jajaa me hiciste reir.
que mejor que la tuya.


un beso grande!.

Diana dijo...

¡Cómo me ha provocado ese capuchino mañanero!

Ordenar la biblioteca te lleva a cada recuerdo, pero eso sí, ¡hay que tener ganas!

Un beso.

Extranjera dijo...

Uno de los mejores conciertos que he ido fue uno de Drexler. Me encanta el y me encanta su musica. Que fino que seas de los que aprovecha los dias libres. Yo me envuelvo en una manta y me acuesto en el sofa. Besos echados

Lochis dijo...

Noooooooo
Me caso con vos...¿¿muchos libros + Drexler?? ¿libros de Historia?

Ya puse fecha en el civil.

Besos de teoría radial (lo que estoy leyendo ahora =P)

Terapia de piso dijo...

A mí a veces me atormente ver los libros que he comprado y no he leído.

Saludos, Gastón.

José Roberto Coppola

Cecilia dijo...

Vamos a la feria ¿querés?

A mi me encanta!

Besos sin respuesta.

Violeta dijo...

No paras de romper corazones mi querido y entre nos tu gusto por Drexler acelero el mio tambien.
Libros y mas libros eso es hermoso!

Un beso de una Inoportuna.

Paula (Bera) dijo...

Ups, somos dos los olvidadizos, jajaja. No sabés cómo me enojé hoy porque se me pasó. Ahora esperaré la que hagan de nuevo en Bera. El año pasado estuvieron varios escritores copados, pero mi ídolo (Pigna) fue el que brilló. Sí, ya se, soy cero objetiva, jaja!!!
Mi sueño es tener una habitación como la que describís, llena de libros.
Un beso bien grande!!

LaVieEnRose dijo...

Nooo! yo vivo a varios km de capital y siempre me quedo con ganas de ir!
Me hiciste acordar a mí, cada vez que me pongo a ordenar libros o papeles o fotos tardo mas en mirarlos que en guardarlos y limpiar jajaj

Besos ordenados!

Flora dijo...

A la feria yo también quiero ir!

Cris dijo...

Ay Gastón... como nos haces suspirar !!!
Contanos algun defecto, o alguna manía absurda así dejamos de babear jajaja
Besos

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Acá en esa librería te atienden re mal.
Yo me quedé soñando con que me pase algo parecido y llegar y taparme con todo lo que encuentre, si viene el gato mejor.
Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Evan dijo...

Nunca he ido a la feria del libro, es algo que tengo siempre pendiente...

Como no te avivaste¿??

Un beso y un mate!

Ayyy me diste ganas de matessssss.

Luna dijo...

Ordenando mi biblioteca también encontré unos cuantos pendientes.

Besos

Classina P. dijo...

gastoncito prefiero mil veces quedarme mirando tus libros que ir a esa feria, soy renegada, no me gustan los lugares taaaaaaaaan masivos, la verdad cuando fuí no lo disfruté, besos de frío

Conta Dora dijo...

Justo con lo lindo que está para leer un libro en la camita...

Besos!

Ángelos dijo...

"Ya estoy en la mitad de esta carretera,
tantas encrucijadas quedan detrás,
ya está en el aire girando mi moneda
... y que sea lo que... sea"

Al son de esa música quien puede negarse el gustito de ordenar libros que alguna vez lo llevaron a otros mundos, tiempos, ciudades...

p.d: si vas a la feria del libro conseguime un libro autografiado por Alessandra Rampolla... (una grosa la gordita!).

Abrazo escandalizado... con capucchino de por medio.

£udita dijo...

Jajajaja Gaston nos paso lo mismo que falla que uno alcance a perderse tanto que se olvide de esas cosas. por hoy solamente saludos calurosos y tal vez un abrazo :)

Eugenia dijo...

un taurino lento??? naaaaaaaaaa
la expresion correcta es: exasperantemente lento.
el laburo de baby sitter....puedo ir con mis dos perros??? son un encanto, eh

Gastón dijo...

Ella va a estar tan linda:
"Qué mejor que la mía"
Ojo con esa frase que puede ser sacada de contexto.
(¿por eso te reías?)
Besos míos

Diana: Cunado quieras uno de eos capuchinos tempraneros...
(encima me sale con una espumita... hmmm...)
Y sobre el ordene de la bilbioteca, no tenía ganas, pero sí tiempo.
Besos para quitar el frío

Extranjera: Yo también pero ya había salido y tirarme otra vez a la cama era despertar... hoy!!!
Besos tapaditos hasta la cabeza

Lochis: No me presiones!!!
Jajajajaja.
Pusiste fecha?
(a mí me gustaría el 30 de febrero)
Besos sin libreta

Terapia de piso: Sí, es verdad, es una sensación tremenda.
Y lo peor es que es probable que dejemos esta vida y nos queden varios sin el disfrute de la lectura.
Abrazo para leer rápido

Cecilia: Me encantaría pero no tengo tiempo.
¿Querés venir a casa a leer?
Besos silenciosos
(por la bilbioteca)

Gastón dijo...

Violeta: Che, yo no rompo corazones...
En tal caso el culpable será el amigo Drexler.
Besos con curitas

Paula (Bera): Felipe Pigna le hizo bien a la historia, aunque muchos progfes anden tan (extrañamente) enojados con él.
Siempre hay una segunda oportunidad...
Y la Feria volverá a abrir sus puertas y sus libros el año que viene
(vamos a anotarlo, che)
Besos para la historia

LaVieEnRose: Sí, creo que ordenaqr los libros o las fotos no es más que una excusa para tomarnos el tiempo necesario para disfrutar de estos pequeños grandes tesoros.
Besos desordenados

Flora: Podríamos organizar para el año que viene ir todos juntos, no?
Besos en patota

Cris: OK, prometo preparar un listado con todos mis defectos, errores, y demás delicias.
Vezos

Yo NO SOY Cindy Crawford!!
Nada mejor que dormir calentito y con un gato haciéndos compañía.
(estamos hablando del mismo gato?)
Besos felinos

Gastón dijo...

Evan: Nunca fuiste a la Feria del Libro???
Espero poder ayudarte a corregir esa falta.
Besos guiados

Luna: Debería ser un pecado tener un buen libro y no disponer de tiempo para su preciada lectura.
Besos sin pec...
(bueno, un poquito)

Classina P.: A mí me pasa lo mismo. Imaginate que podría haber ido el domingo que no trabajo, pero...
Demasiada gente para tan buenos libros.
Besos a solas

Conta Dora: Entre otras actividades, claro.
Ya que no fumo... después me leo un libro
(o un par de páginas)
Besos después de hora

Ángelos: La buena música es indispensable para hacer agradable cualquier tarea.
Sí, Alessandra sabe mucho, pero la práctica es indispensable para un buen aprendizaje verdadero.
Abrazo entre el humo de un capuchino

£udita: Alguna falla en nosotros???
Noooo...
Jajajajaja
Besos (casi) perfectos

Eugenia: No soy lento, sino que me tomo las cosas con demasiada calma.
En algunos casos no es criticable esta velocidad de acción, jejeje.
Tus dos perros me suenan tan guardianes que no sé si te dejarían hacer las tareas requeridas para el trabajo solicitado
(ejem...)
Besos en cámara lenta