viernes, 15 de mayo de 2009

97. rezo por vos

Alguna vez tuve mi grupo de amigos con los que salíamos a recorrer los boliches y sus alrededores.
También estaba el grupo con el que nos juntábamos por las tardes a jugar al fútbol, y por las noches a jugar al pocker.
Y entre otros, también estaba el grupo con el que formamos una comunidad llamada “del buen pastor”.

A dos cuadras de mi casa había una pequeña parroquia a la que comencé a frecuentar por equivocación y en la que después me fui quedando por convicción y placer.
A pesar de ser bautizado y haber tomado la comunión, mi catolicismo era más que nada por herencia.
Sabía de oraciones y santos por las velas que siempre tenía encendida mi abuela junto a una diversidad de imágenes religiosas.
Y cuando estos chicos y chicas de mi edad, de mi barrio, de mi cuadra, golpearon la puerta de casa para avisarme de la inauguración de una parroquia a pocos metros de mi casa, de inmediato pensé que no eran de mi religión, por más o menos devoto que uno sea. Pero la sorpresa fue cuando uno de ellos me dijo con voz tímida pero firme:
—Mirá que somos católicos y la parroquia también lo es.
Fue ahí cuando por curiosidad acepté la invitación de presentarme un sábado a la tarde a una “reunión de oración”.
En realidad mis motivos fueron otros menos celestiales, sin embargo las nubes bajaron y me maravillaron.

Con este grupo tan lindo y que es el único que, más o menos, llegué a conservar de aquellos años pasados (no llegábamos a ser diez y después fuimos un poco menos también) nos juntábamos en un primer piso de esa parroquia que ya era casi nuestra y rezábamos y pedíamos por las dificultades y los logros de cada uno de nosotros y los cercanos. Leíamos pasajes de La Biblia y la interpretábamos a nuestras vivencias y experiencias. Y también siempre aparecía una guitarra amiga (y mucho más que amiga también) que le ponía melodía a las voces desafinadas con que entonábamos el cancionero oficial.

Al poco tiempo nos ofrecieron dar catecismo a chicos de corta edad y con el alma aceptamos el desafío.
Durante dos años dimos clases y fue una gran emoción cuando llegó el momento en que nuestros pichoncitos tomaron la comunión.
No se trataba sólo de la imagen que puede tener uno de aquellas fotos de pelo engominado de los nenes y vestidito blanco de las nenas.
Con nuestros pocos años que no llegaban a los veinte, sentíamos que sembrábamos semillas de vida en esos corazones inocentes que crecían y comenzaban a enfrentarse a un mundo extraño y a veces tan ajeno y lejano.

Nosotros “los grandes”, continuamos con nuestras reuniones nocturnas en que nos sentíamos tan fuertes a pesar de los tremendos tropezones que nos dábamos entre problemas familiares, mal de amores, percances familiares, y demás veredas rotas de nuestros andares.

Dios andaba demasiado cerca y cada uno le hablaba en su tono, con respeto pero con la familiaridad que las iglesias perdieron.


La vida fue pasando y cada uno fue poco a poco tomando distintos rumbos cuando la pequeña parroquia comenzó a cerrar sus puertas por problemas ajenos y demasiados terrestres.
Entonces algunos se casaron. Otros se mudaron. Alguno se retiró en silencios profundos. Otro se fue antes de tiempo.

El mundo siguió girando sin freno y en una de esas vueltas excepcionales me llegó el mensaje (in)esperado.
Matu había formado una banda de rock cristiano y en una iglesia cercana a la de aquel pasado tan presente daría un recital.
Y no sólo eso, sino que varios de nosotros nos volveríamos a reencontrar esta misma noche… mil infiernos y milagros después.

21 comentarios:

Conta Dora dijo...

Ehhh... portate como un angelito lo haría... no hagas diabluras!

Besos

Lochis dijo...

Qué lindo es conocer este lado tuyo que no desconocía.

Besos del cielo

Paula (Bera) dijo...

Qué dulce lo que contás!!!
Perdí la fe hace muchos años, me volví más terrenal, pero no por ello, soy una mala persona.
Jodida, como todo el mundo, pero no mala.
Mi hermano Lucas era catequista (ya no lo es, se pasó al bando de una iglesia Rey de reyes o algo por el estilo), y me torturaba con sus cosas religiosas.
Pero escuché cd de rock, de bandas católicas, y están muy buenos.
Me enteré que arman recitales y todo.
Se que sueno tonta pero te soy sincera, creía que solo cantaban en la iglesia con la guitarra criolla (en mi adolescencia vivía en misa) no que armaban recitales y tampoco la gran cantidad de personas que asisten.
Seguro lo vas a pasar bien, porque sos una buena persona.
Y el reencuentro te va a movilizar todos los recuerdos!!!
Deseo que te diviertas, no hagas diabluras!!
Un beso grandote!!!

★Çhêrrÿ ßlø§§øm GirL★ dijo...

amen

Adrianina dijo...

Leí con mucho placer esta entrada, me hizo recordar cuando niña hice mi catecismo y tomé mi comunión.

Aún sigo con aquellos principios.


Beso grande, te sigo leyendo.

Lolita y El Profesor dijo...

¡Paaajarito! Sé de lo que habla.
Compartimos esa experiencia de "la Parroquia", Gastón.
A mí, después, la vida fue llevándome por otros caminos. Pero ¡qué bien lo pasaba en los campamentos en medio de las sierras cordobesas!
Este post, me ha emocionado, che.

El Profesor

Cecilia dijo...

Ahhhhhhh!!! ahora entiendo de donde sale el ¡Siempre listo! en su caso.

:D

Besos creyentes!

Extranjera dijo...

Guao no me imaginaba este lado tuyo. Pero me parece muy bien.
Abrazos

RECOMENZAR dijo...

Me gustó la historia diaria de un diario acontecer. Me gusta cada dia mas tu blog creo qye es el unico que realmente es un diario a la antigua donde contás lo que te pasa desde tu punto de vista...Tus diarias sensaciones de como viste o ves la vida Es fácil de asimilar y dificil de no leer........
Saludos constantes

Ana dijo...

Qué bonito ^^ Debe ser muy lindo ver cómo tus "alumnos" llegan a "graduarse" jeje Espero que ese reencuentro sea para bien.
Un besito.

Eugenia dijo...

en serio???? jajaaaaa que personalidades ha forjado la vida de la parroquia!!! ja

Evan dijo...

Que lindo reencontrarse después de tantos años y seguramente después de esto se sigan viendo, generalmente estos momentos vuelven a unir :)

Un besito Gas.

Flora dijo...

Que lindo que hayamos sido colegas entonces. Trabaje en una parroquia 10 años de mi vida y es algo maravilloso, una experiencia única ver a los pichones..a las semillas sembradas que después siguen nuestro camino (algunas)


Besos religiosos Gas.

Ricardo Tribin dijo...

Una bella experiencia espiritual muy querido amigo Gaston.

Cuando mas de dos se juntan en oracion........... ahi esta El Senor.

Gran abrazo

Cris dijo...

Creo que haber tenido una formación católica, o de otra religión debe ser una experiencia por la que todos tendríamos que pasar.
Sencillamente porque nos enseña a creer, no importa en cual de todos los dioses predicados, la fé también hay que enseñarla, para tenerla primero en nosotros mismos.
Besote

Steki dijo...

Gracias, hoy me hace falta. El día está gris.
Beso de sábado para ti.
STEKI.

Abril Lech dijo...

Una linda experiencia. estás listo para ver "Nueces para el amor", Conseguila, te va a gustar. Suerte a los chicos en el recital.

Gastón dijo...

Conta Dora: Nunca las hice ni las volveré a hacer.
Besos rojos

Lochis: Gracias. A mí también me pasas de descubrirme costados que ya conocía... pero quizás no recordaba.
Besos de frente

Paula (Bera): La verdad es que nosotros también íbamos armados de una guitarra y alguna que otra pandereta
(y bue...)
Pero este recital estuvo impresionante porque, sinceramente, no esperaba que fuera tan bueno.
Besos con fe de que te lleguen

★Çhêrrÿ ßlø§§øm GirL★: Qué así sea
(amen)
Besos finales

Adrianina: Me alegro que te haya gustado.
Yo también conservo aquellos principios y también aquellos finales.
Besos de bienvenida

El Profesor: Sí, una gran época!!!
Pero también la vida nos fue llevando hacia otras vidas y bue, a veces pasa.
Como también pasa que los giros nos lleve a reencontrarnos y disfrutar del sabor del encuentro.
Abrazo con recuerdos lindos

Gastón dijo...

Cecilia: Bueno, no llegué a pertenecer a los scouts, pero cuando puedo ayudar a alguien... ahí estoy.
Besos siempre listos

Extranjera: No te lo imaginabas? Por qué?
Después de todo, todos tenemos nuestras mezcla de diablos y santidades, no?
Te mando un beso desde el otro lado de la luna

Recomenzar: Un diario íntimo a la antigua y con tanta tecnología alrededor, jajaja.
Gracias por tus piropos literarios.
Besos de siempre
(pero no los mismos, jejeje)

Ana: Y sí...
Enseñar a los más chiquitos siempre provoca una emoción y una responsabilidad muy grande.
Besos grandes

Eugenia: Y las parroquias que he forjado yo?
jejeje.
No te sorprendas...
Algunos milagros siguen apareciendo.
Besos así

Evan: Espero y no dudo que será así.
Besos por siempre

Gastón dijo...

Flora: bueno, yo no le dediqué tanto tiempo, pero sí le di en su momento mi alma entera y parte de mi vida.
Besos similares

Ricardo Tribin: Exactamente...
Y tanto anoche como en aquellas épocas del "Grupo de Oración", Él estaba ahí escuchando, riendo, enseñando, acompañando...
Abrazo presente

Cris: Claro, el tema es cuando los dioses de uno y de otro comienzan a jugar un partido de fútbol para definir al verdadero dios.
Besos con experiencias

Steki: Espero que hayas logrado cambiar un poco el color del día y del ánimo.
Besos con pinceles nuevos

Abril Lech: La tengo la peli pero todavía no la vi (como tantas otras).
Tengo en cuenta tu recomendación cinéfila para el finde.
Besos de película

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Qué lindo che...