jueves, 5 de febrero de 2009

31. no tan buenos aires

Anoche se presentó en casa, casi por sorpresa, la barra a pleno.
Vinieron a despedirse de una manera que, por un momento, me hicieron pensar que me había equivocado y sacado pasaje para alguna guerra perdida o el infierno encantador.
Pero no, los pasajes estaban bien, y sé que siempre se encuentran excusas para reunirse, festejar lo que sea, y pasarla bien entre amigos.

Era casi la una de la matina cuando el último invitado sin invitación se fue.
Ya solo en casa mandé algunos mails avisando de mi ausencia momentánea, arreglé un poco el desorden generalizado, y finalmente me fui a dormir.

*****

En la editorial seguí apurando el trabajo, ya que a la ausencia de mañana viernes, según cómo ande todo por allá, será el lunes o el martes que me reintegre al trabajo y a la sociedad.
Ahora, después de un día bastante liviano para lo que creía, estoy en casa, tecleando frente a la compu y pienso en lo extraño que me resulta este viaje…

Más allá de lo que pueda parecer desde afuera, esta huida al campo no me parecen unas vacaciones con todas las de la ley, sino que se me presentan como un viaje forzado.
Necesito despejar mi cabeza, que se llene del aire puro, quedarme mirando el paso breve de cada estrella fugaz.
Durante esta semana breve, me sentí atado a una calesita infinita, dejando escapar con destino incierto a Lucía, a Fernanda, sin saber nada de Valeria, metiéndome y escapándome de otros quilombetes, y demás calamidades, cataclismos y problemas con rostros de mujeres.

También sé que allá me espera mi vieja (y mi viejo, claro), y por eso el lunes, o a lo sumo el martes, ya estoy de regreso en esta ciudad de la furia.
Porque para la mayoría, febrero significa el fin del descanso, por más que uno se haya escapado o no.
El regreso de la jauría está garantizado y habrá que enfrentarla como se hace durante los once meses restantes.


Pero acá estoy, a poco de partir y con el bolso de mano listo y a mano.
En Retiro me van a estar esperando Ana y Tami.
A ellas les gusta el tema del campo, aunque Ana es un poco como yo y no lo aguanta por mucho tiempo.

Recuerden que yo voy a estar totalmente desconectado
(de hecho no encuentro mi celular)
Pero en breve estaré de regreso.
Mientras tanto cuiden el mundo y no rompan nada.
Traten de no criticarme, y si organizan alguna fiesta… me guardan un lugar, sí?

17 comentarios:

Gemma dijo...

A veces lo que tenemos que hacer casi por obligación nos depara sorpresas... A mi me pasó. Cuando quieras te cuento.
Besos y suerte, que te vaya lindo.

Evan dijo...

Ah te va a ir lindísimo... las cosas que se hacen con pocas ganas siempre terminan sorprendiéndonos :)

Vas voler con otros aires.

Te dejo un beso Gasp!

Cecilia dijo...

Me sumo a los deseos de mis predecesoras!!!
Que te pongas de novio con alguna del campo!
Y... que por favor, me presentes a tu hermano gemelo...
Tenías uno... ¿no?

Besos!!!!

Juan dijo...

Ay Gas! Estos benditos posteos que nos complican tanto...!
Hay días en los que me pregunto: ¿Para que cuernos habré dejado el calor del hogar, del nido...y venirme a esta Jungla de Cemento tan... llena de víboras y bicharracos complicados?

El campo me encanta... la ciudad me tiene entre rejas... y este año va a ser duro de patear... habrá que aprender a hacerse entender y a tomar las opiniones del resto como eso: OPINIONES. Combatir lo que uno siente contra lo que el resto quiere que uno sienta... es una lucha ardua...
Pero vos no te preocupes por nada... ojalá no tengas señal si encontrás el celular... ordená tus ideas papá... que nosotros acá te cuidamos el rancho... y si se te desmorona, lo volvemos a armar...

Saludos... feliz estadía, feliz regreso.

Terapia de piso dijo...

Tanto las partidas como los regresos me enfrentan al vacío.

José Roberto Coppola

Ricardo Tribin dijo...

Gaston,

Buena jornada te deseo con la seguridad de que la pasaras muy bien.

Un abrazo...

Naimad dijo...

Hacé la plancha (y dejate llevar). Abrazo

Ana dijo...

Pásalo bien. Y no te preocupes, yo ni siquiera he roto un plato en toda mi vida xD
Un besito.

Extranjera dijo...

Que la pases rico. El campo es bueno de vez en cuando. Veras que llegaras recargado de energía.

Abril Lech dijo...

Dicen...

...que de lo que huimos es de lo que necesitamos...

Que la "nada" del campo sea una fuente inagotable de inspiración y el preludio de tu libro. Ese, que te da vueltas en la cabeza.

Besos de Abril,
en Febrero...

Call me crazy! dijo...

Te dejé un premio en mi blog...
Perdón que no visite seguido... Ando boleadita!
Cariños

Lilya Nuratis dijo...

Sepa que los cafes nocturnos, insomnes pero sin diario no son los mismos cafes!



me quedo sentada en este bar, en la mesa junto a la ventana, seguro desde acá lo puedo ver llegar y Espero venga todo de de color verde!!!!!.......

besos enormes
Lilya

Conta Dora dijo...

No se como caí por acá, pero caí... y me quedé leyendo tus posteos. Muy bueno el blog.
Que disfrutes del campo y de tu flia!!

Saludos cordiales.

antonio dijo...

Me gustó tu blog.
MUY INTERRESANTE
si con mayusculas.
Gracias.

Checha dijo...

Mi febrero fué volver al infierno, totalmente, es increíble como el efecto de un mes de vacaciones desaparece en un par de días...

Gastón dijo...

Gemma: Yo no puedo dejar de sorprenderme cuando este diario copmenzó por obligación y ahora se convirtió en una fuente de agradables y placenteras sorpresas.
Besos que te sorprendan
(o no...)

Evan: La verdad es que volví con buenos aires a Buenos Aires.
Pero ahora habrá que acostumbrarse a la ausencia de aquellos nuevos aires que se confunden con estos viejos aires.
Pero bue... lo importante es que sigan entrando los aires, jajajaja
Besos oxigenados

Cecilia: Mirá si me pongo de novio y no vuelvo?
No me puse de novio pero la pase muy bien, como corresponde.
Y sobre mi hermano gemelo... No, no tengo, pero si querés podemos jugar a eso!!!
Besos de a 2

Juan: Te entiendo, es un cambio difícil el del nido de siempre a la jungla salvajemente civilizada, perop hay qe ponerle el pecho y seguir.
Che, y gracias por cuidarme el rancho.
No sólo lo encontré ordenado, sino con visitas nuevas recorriéndolo por todas partes.
Abrazo ciudadano y campechano

Terapia de piso: A mí la estadía allá, no sólo me enfrentaron al vacío, sino a la tira de asado, mollejas, y demás delicias vacunas.
Abrazo carnicero

Ricardo Tribin: Gracias por tus deseos... Se han cumplido a la perfección.
Abrazo seguro

Naimad: Me dejé llevar, tanto de ida como de vuelta.
Abrazo por la misma dirección

Gastón dijo...

Ana: ¿Qué esperás? Mirá que la vida dura solamente una vida.
Dale, lanzá un plato, caminá con los ojos cerrados, jugá a los dados, lanzá una carcajada en un lugar lleno de gente en silencio.
Dale, invitame que yo te enseño.
Besos nuevos

Extranjera: Vos lo dijiste, de vez en cuando
(tampoco es cuestión de exagerar)
Besos energizantes

Abril Lech: Antes que nada, bienvenida a mi vida a diario.
Ahora entiendo la causa por la que no logro escapar sin que me encuentren al minuto en la próxima esquina, y yo me sienta tan feliz por eso.
Sip, las ideas giran en mi cabeza a una veloicidad que daría envidia a cualquier ventilador de techo.
Ya veremos qué sale de todo esto.
Besos preludianos

Call me crazy: ¿Un premio? ¿A mí?
Evidentemente estás boleadita, jajajaja.
Besos agradecidos

Lylia: Siento mucho haberte dejado con el café solitario, pero prometo no repetirlo (tan seguido).
O que la próxima vez sea porque estamos compartiendo una bebida caliente (je) durante una de esas noches de insomnio placentero.
Besos llenos de promesas

Conta Dora: No te preocupes, un tropezón no es caída. O por lo menos la próxima vez ya vas a tener contadosd los pasos para llegar a acá sin caerte.
Te doy la bienvenida a este lugar y te dejo un montón de besos
(seguro vas a saber contarlos)

Antonio: te doy la BIENVENIDA (sí, así con mayúsculas) y te agradezco el piropo con la misma clase de letra.
ABRAZO MAYÚSCULO

Checha: Sí, te entiendo.
Hay cuestiones del ánimo numéricas que habría que preguntárselas a Paenza.
Besos desde el mismo infierno
(aunque separados por pocos kms)