lunes, 16 de febrero de 2009

37. causa y efecto

—¿Cuánto hace que no sabés nada de Lucía?
Me sorprendió la pregunta como esas lanzas que se arrojan con acertada y directa precisión.
—Y… ya deben haber pasado diez días.
—¿Diez días? No, nene, ya pasaron más de dos semanas.
Por alguna razón, Sergio me estaba recriminando algo que yo no llegaba a comprender. Lo más probable es que él supiese algo de ella y no me lo quiera decir… Bah, no es que no me lo quiera decir, sino que prefiera que sea yo el que me ocupe en averiguarlo. De todas maneras indagué:
—Che, ¿vos sabés algo?
—¿Por qué no la llamás? —me contestó de la manera como señalan las normas no debe hacerse, respondiendo con otra pregunta.


La última vez que la vi a Lucía estaba vestida, en casa, y después de haberle preguntado si seguía viendo a su ex, simplemente desapareció.
Y ahora que lo pienso… Fernanda estuvo reapareciendo por acá no sólo más seguido, sino con mayor intensidad.
Es decir que mientras una se fue, la otra vino, como si se turnaran para no dejarme solo.
Pero no se trata de eso…
Hay que tener en cuenta el detalle de que Fernanda estaba saliendo con el ex de Lucía, y según parece… no era lo que ella esperaba.

Bueno, pero lo mejor es no realizar cálculos ni sacar probabilidades matemáticas, porque en el fascinante y extraño universo femenino… la lógica no tiene nada de lógica.


Cuando llego a casa, busco mi celular perdido, no porque lo extrañe, sino porque lo había dejado olvidado y además porque es donde tengo guardado el número de Lucía. Cuando ya me estaba dando por vencido, lo escucho sonar con débil voz. Y el sonido va en aumento al mismo tiempo que me voy acercando al balcón. Finalmente ahí lo encuentro tomando el aire fresco de esta ciudad agobiante. Me apresuro a atender y la sorpresa que llega con puntualidad.
—Necesito que nos veamos —expresó del otro lado de la línea Lucía.
—¿Dónde?
—Venite para casa.

Una vez que llegué y nos reencontramos, me pareció que esa mujer que estaba frente a mí, no era la Lucía que había conocido. Hermosa como siempre, pero con una fragilidad que la distanciaba a años luz de la chica tan segura de sí misma con la que compartí varias veladas y desveladas.
Después de un silencio profundo y eterno que se cortó cuando apoyó las dos tacitas de café (el mío con crema) sobre la mesa, la miré a los ojos buscándola, pero más que nada intentando encontrarla, y le pregunté qué (le) pasaba.
—Necesitabas hablar conmigo… Bueno, acá estoy. Me querés contar o…?
Mi frase fue interrumpida con las lágrimas que comenzaron a caer al vacío desde los ojos de Lucía., en un llanto de esos que hacen temblar la estructura interna de cualquiera.
—Pero… ¿qué te pasa? —pregunté sin saber bien qué preguntar al mismo tiempo que la abrazaba sin saber bien qué hacer.

Tardamos varios minutos en despegarnos, el mismo tiempo en que ella logró tranquilizarse y hacer que le prometa que me marcharía y la dejaría sola luego de que escuchara lo que me iba a contar.
(aunque sin estar de acuerdo, imposible no cumplir la promesa a alguien que te lo pide con lágrimas en los ojos)


Con la noche encima, atravesando una ciudad vestida de soledad, y después de siglos con una gitana entre mis labios, me volví caminando despacio a mi casa, como se lo prometí a Lucía, inmediatamente después de que ella me explicara la causa de su angustia, de su fragilidad, de su…

16 comentarios:

Nancy dijo...

Ando de paso, me he quedado un rato leyendo tus escritos y me gustan, tienes una forma amena de contar las cosas!

saludos!

Paula de Bera dijo...

De su...
No podés ser tan perverso, qué pasa?
Hay algo en el cyber espacio que hace que nos dejen a los lectores con las ganas de más.
Dale, ponete a teclear, me quedo esperando...
Te mando un beso intrigante.

Cecilia dijo...

De su.... ¿embarazo?

Y, tanto ensayo - error, es probable.

Besos de futura tía virtual!!!

Gemma dijo...

Ah! Noooooo. Te matoooooo. Contá...

Abril Lech dijo...

YYYYYYYYYYYYYYYYYYY???????????????
NO, eso no se hace!!!!

eterno sindrome pre menstrual dijo...

ni bientemrine d eleer y vi q no seguías
me salió un rotundo
ANDATE A CAGAR.


jaja

"en el fascinante y extraño universo femenino… la lógica no tiene nada de lógica."
MUY ACERTADO
slds
v

Laperraseescapó dijo...

Ésto es cruel!!!

Evan dijo...

Buen día, te saludo antes de desayunar...

No sé que le pasará a Lucía, pero no lo cuentes, si provocó lágrimas es porque es algo delicado y merece privacidad.

Acompañala, se me ocurre que es lo que ella debe necesitar.

Un besito!

Terapia de piso dijo...

Lo interesante de los puntos suspensivos es que para el lector pueden ser lo que quiera.

Saludos.

José Roberto Coppola

Oz Vega dijo...

wow....
iba pasando, buscando una imagen o algo que ya olvidé...cuando me encuentro esta maravilla de relato que me tiene de los cabellos.... hasta que llegó a su... su... SU QUÉ POR AMOR DE DIOS???
jajajajaja
Buen espacio...fisgonearé un poco mas

Ana dijo...

¿¿Cómooo?? ¿Nos vas a quedar así, con la intriga? ¡No puede seeeer! Cuenta, vamos, corre jejeje
Un besito.

Call me crazy! dijo...

Te dedico mi ultimo comment del día...
1- Por qué fuiste? Qué esperabas encontrar, que te dijera, que te pasara?
2- NOOOOO Podes dejar la historia así!
3- Buena técnica la de los besis customizados!

Besote

Conta Dora dijo...

Nooooooooooooooooooooooooooo! Es para matarte...
Me da a pensar que Lucía y su ex se arreglaron, que Fernanda largó al ex de Lucía... Pensar que un amigo me dijo que mi historia con mi ex-hueso era una novela... ESTO es una novela y no lo mío!!!

Besos de novela!

Gastón dijo...

Nancy: Te agradezco la impresión y las palabras.
Besos para vos

Paula de Bera: Esto no es el ciberespacio... es en la vida y sus alrededores.
Bueno, ya te cuento, quedate tranqui
(bah, como si uno pudiera quedarse tranquilo ante esta situación)
Besos que calmen ansiedades

Cecilia: Vos y tus instintos.
No jugás a la quiniela?
(te lo aconsejo)
Y sobre lo de tía...
A no cacarear antes de tiempo...
Besos futuristas

Gemma: Eso es una advertencia o una amenaza?
Ok, ya voy...
Besos persuasivos

Abril: Ok, ok... Ya entendí!!!
Besos irrepetibles

ESPM: Bueno che, no es para tanto...
(ah, claro, es por tu estado eterno, no? Jajajajaja)
Te mando un beso de bienvenida
(es lógico)

Laperraseescapó: Cruel o no cruel?
Esa es la cuestión.
Besos hamletianos

Gastón dijo...

Evan: Yo no conté nada, pero...
Vos viste las amenazas que recibí por acá, por correo privado, por teléfono y hasta algunas personalmente por dejarlos con la intriga?
Te mando unos besos peligrosos
(y secretos)

Terapia de Piso: Menos para los puntos suspensivos.
Abrazo...

Oz Vega: Justo venís a caer en medio de tanto suspenso, jajajaja.
Che, un placer tu visita
(ya miré algunos de tus dibus... Muy buenos!!!)
Abrazo de bienvenida

Ana: Tranquila... Ya les cuento...
(hay curiosos en todos lados, eh. Jajajaja)
Besos sin intrigas

Luz: Gracias por tu visita
(sé que te cuesta tanto andar de un lado para el otro)
Te contesto:
1. Me llamó. Estaba en la obligación de ir a verla y saber qué le pasaba
2. Ok, ya lo hice. Prometo no volver a hacerlo... durante este mes.
3. Besos exclusivos para cada destinatario
(también hago entregas personales)
Besos certificados

Conta Dora: Es que algunas vidas son verdaderas novelas... y no es cuento.
Besos literarios

Puta Desgraciada dijo...

Ja jaa que bien, puedo leer el otro post sin preguntarme lo que pudo haber pasado...

Pero las mujeres somos tan "parecidas" (diría Mi primo casi todas, para que no se enojen")...

Que imagino por donde va...