miércoles, 21 de enero de 2009

19. con música de fondo

—¿Te acordás cuando compré este cuadro para poner acá?
—Sí, ¿te lo querés llevar?
—No, tonto. No lo digo por eso, sino recordando que alguna vez estuvimos conectados para tener una vida en común.
—¿De verdad? Creo que la conexión era nada más que para estar juntos. Quiero decir, la vida de cada uno es de cada uno. De todas maneras llegamos a tener cosas en común en nuestras vidas y que llegamos a compartir como… ehhh… estem…
—Tuvimos muchas cosas en común. Lo que pasa es que algunos amigos tuyos nunca me quisieron, salvo unos pocos, y vos sos “tan amigo de tus amigos” —dijo Fernanda haciendo las comillas con los dedos.
—Disculpame pero vos no me dejaste por mis amigos, sino por un amigo tuyo con el que, según parece, tenían en común las ganas de acostarse juntos —respondí en defensa de mis amigos de los que soy tan amigo.
—Disculpame vos, pero antes de que yo me acostara con Fernando, vos te acostaste con Lucía.
—Su casa quedaba más cerca y además fuimos en el auto.
—¿Sabés una cosa? Vine con la intención de llevarme las cosas que me faltan pero también de que podamos hablar tranquilos, como seres civilizados, pero con vos eso es imposible.
—¿Querés quedarte y que no hablemos? Puedo preparar algo para cenar o llevar helado a la cama.
—Jajajaja, siempre odié eso de vos. Que me hagas reír cuando estoy enojada.
—En cambio vos me hacías enojar cuando me estaba riendo.
—¿Tan mala fui con vos? —preguntó cambiando el tono y haciendo pucherito con esa boca que alguna vez fue mía.
—No, sólo lo suficiente…


Con Fernanda estuvimos juntos casi tres años. Los dos primeros años fueron excelentes, los últimos meses imprecisos. En el principio de la relación recuerdo que me había prometido que nunca iba a cambiar, pero le fue imposible seguir siendo igual.
Bueno, a todos nos sucede y nosotros no íbamos a ser la excepción, aunque algunas huellas quedaban…


—¿Me llevé el otro día el cd de Aerosmith? —preguntó Fernanda mientras revisaba la torre musical.
—Creo que hay está en el equipo —le contesté mirando para otro lado.
—Sí, acá está —dijo al mismo tiempo que comenzaba a sonar el tema lento y principal de la peli “Armagedón”—. Ahhh, ¿te acordás cuando la fuimos a ver al cine?
—No, me acuerdo que la vimos acá, en el dvd.
—Sí, esa vez que nos quedamos bailando este tema toda la noche.
—¿Toda la noche? Qué joven que éramos, jajajajaja.
—¿Viste que la pasábamos bien, tonto?
No llegué a contestarle cuando sus brazos me tenían rodeado por el cuello para comenzar el baile inesperado y sensual.
—¿Estás bien? —le susurré desconcertado al oído.
—Sí, ¿por qué, tenés miedo? —me preguntó nuevamente cambiando el tono de su voz y haciendo pucherito con esa boca que se acercaba desafiante mientras me llevaba con sus pasos hacia el dormitorio.
—Sólo lo suficiente…

Al final, cuando más tarde se vistió y se fue, no se llevó el cuadro… ni el cd de Aerosmith.

11 comentarios:

Cecilia dijo...

Antes que nada, voy a decirte que esta tarde me encontró mirando una película que vi ya como cien veces llamada "Beso Francés", con Meg Rian como protagonista. El novio la dejaba por una francesa.
Y me acordé de vos. Que se yo.
Ahora leo y después comento.

Gemma dijo...

Ayyyyyyyy...

Que temor, que alegría.

Qué confusión, qué dicha, qué dolor...





Beso y suerte

Cecilia dijo...

Bueno, parece que Fernanda no voló en ningún avión con temor,
No conoció ningún amigo del cual terminar enamorándose.
Y a diferencia de la película que volví a ver (de eso se trata el relato que comencé) cayó en los brazos de Gastón, en adelante MATADOR!!! (como el tema de los Cadillacs).
Por ahí esta historia termina como la película, con amor, pero al revés.
Un beso.

Ana dijo...

Has hecho aflorar mis sentimientos. Al leer tu historia, he revivido algunos momentos. ¡Ainsss!
Me encanta cómo habláis los argentinos. Es taaan lindo jeje.
Un besito.

Evan dijo...

:)

Ay... que lindo!

Reconciliación en puerta?

:D

Un beso Gasp!

Terapia de piso dijo...

Y volverá.

José Roberto Coppola

Naimad dijo...

Leo y pareciera una charla conocida. Seguro que no nos conocemos Ud. y yo?

Quiero que podamos hablar tranquilos, como seres civilizados, pero con vos eso es imposible.

siempre odié eso de vos. Que me hagas reír cuando estoy enojada.
—En cambio vos me hacías enojar cuando me estaba riendo.


Con mi ex mujer estuvimos juntos casi ocho años. Los dos primeros años fueron excelentes, hasta que nació mi hija mas grande, los últimos 6 años fueron de lo mas solitario que pasé en la vida.

A mi me había prometido que nunca iba a cambiar, pero no una vez. después de nacer la mayor cambió rotundamente. Como suelde pasar en muchos de estos casos, al ser madres se olvidan de la otra mitad de la cama. Antes de nacer la segunda lo reconoció. Bien ahí, pensé. Y me prometió que no volvería a pasar... Fue peor.

Hoy, por el bien de los 4, solo quiero aquello de que podamos hablar tranquilos, como seres civilizados, pero sigue siendo tan imposible como antes.

Que puntería tengo con sus posts...

Abrazo de gol

Juan dijo...

No se cuantos años tendrás... pero me pregunto... no serás mi Yo Futuro?

Juraría que alguna vez me pasó algo muy parecido...y hasta tu manera de escribir se asemeja mucho a la mía... Ojalá en unos años mis relatos tengan ese nosequé que se desprende de las experiencias que nos contás...

Por razones de tiempo y conexión no puedo leerlos todos... pero ni bien vuelva a mi pc con velocidad, los leo de un sopetón hasta que los ojos terminen rojos y pidiendome por favor...

Por cierto... NO PUEDO NO SEGUIRTE... Lo que escribís me hace reirme al mejor estilo Guasón... pero sin ruido :P (y bueh, no todos tenemos risa linda jaja)

Saludos Gastón, espero algun comentario tuyo por mi blog... espero te guste lo que leas.


Ángelos (Juan, para los amigos)

Lilya Nuratis dijo...

jajaj que dificil es conjugar el verbo vivir en prmera persona del plural!!!!!

me encanto!!!!
besos
Lilya

Gastón dijo...

Cecilia: Pucha, no conozco esa peli. Y por eso no entiendo si es buena o mala la comparación. Lo que sí es que no creo que yo dejara a Meg, salvo por esa sonrisa guasona que se le ocurrió ponerse en la cara.
Besos de película

Gemma: Sí, todo eso y batido a gusto.
Besos de Luna Llena (je)

Cecilia: ¿Vos sabías que son admirador desde la primera hora de mis queridos amigos LFC?
De hecho, como debía ser, estuve en su recital de regreso.
Y sobre la peli...
¡¡¡La tengo que ver!!!
(pero quién no te dice que...)
Besos con ritmo

Ana: Espero que te haya llevado a buenos momentos pasados.
Y sobre los acentos... ¿y qué puedo decir del tuyo del que sé e imagino tan interesadamente encantador?
Besos susurrados al oído

Evan: Estem... Bueno, yo...
Mejor vayamos paso a paso, ¿te parece?
Besos de esos

Terapia: ¿Te parece?
¿Cambio la cerradura?
¿Le devuelvo la llave?
Como le dije a Evan, mejor vayamos despacito
Abrazo regresivo

Naimad: Todo esto no se trata más que del fascinante y misterioso universo femenino.
¿Por tener un hijo se pierde tanto, cuando tendría que ser exactamente al revés?
La maravilla de la creación y la pasión por la práctica.
Abrazo con puntería

Juan: Te agradezco las palabras escritas. Y te agradecería que no me trates de viejo chotón, jajajaja,
(a no ser que vos seas un pendex chotón, jajajaja)
Desde hace 33 años que ando por este planeta cruzando esquinas, conociendo personas, regalando mi corazón, cantando bajo la ducha, y demás maneras de demostrar que uno anda con vida.
Te mando un abrazo de bienvenida y ya estoy pasando por tu barrio de escritura...

Lylia: La vida y los verbos...
Aunque algunas veces se dan combinaciones más que interesantes, ¿no?
Besos en presente eterno

el_iluso_careta dijo...

ja...son todas iguales...sigo...