viernes, 30 de enero de 2009

27. entre gitanas y madonas

Si es de noche, si encima es verano, si a eso le agregás que se trata de un día viernes, y sobre todas las cosas estás yendo a una fiesta, no sé qué más se puede pedir. Bueno, tengo algunas cosas que podría pedir, pero dejo que la vida me sorprenda… como siempre.

Después de pasar por casa y cambiarme, me encamino junto a Sebas hacia San Telmo con el exclusivo fin de asistir a la fiesta organizada por Pato & Pamela en honor a su reciente noviazgo.

Al llegar, el lugar está realmente lleno. Por suerte (por lo menos para mí) el punchi punchi electrónico fue reemplazado por un pop más ameno.
Mis amigos ya se encuentran dispersos en la fiesta, mezclándose con muchos desconocidos que se encuentran entre nosotros.

—¡Esto está buenísimo! —dice Sebas poniéndose en el medio de todos y comenzando a bailar donde se encuentran haciendo lo mismo Lore, Sergio y Lola.
A un costado de un costado lo encuentro a Cris, tomando algo y mirando con desconfianza.
—¿Qué hacés nene? ¿Vos no bailás?
—Prefiero quedarme acá y estudiar primero bien la situación —me contestó con sus ojos nerviosos.
—Pero, ¿de qué situación me hablás?
—Ya la vas a descubrir… —me dijo con ese tono enigmático que odio.
—¡Dejate de jod…!
No alcancé a mandarlo a quién sabe dónde cuando descubrí a una flaca, de grandes rulos infinitos, sola en un rincón. De todas maneras lo que me atrajo, además de su belleza exótica, es que estaba fumando Gitanes, los cigarrillos que en una época me acompañaban.
—Según una estadística personal, las chicas que fuman esta marca de cigarrillos son hermosas, y vos lo confirmás.
Me regaló una sonrisa al mismo tiempo que me lanzó una bocanada de humo que me aplastó la nariz.
—¿Querés uno? —me preguntó mientras me ofrecía un irresistible cigarrillo.
—Hace un impar de años que le di el último beso a una de esas gitanas. Sólo puedo fumar a través de transfusiones humaredas de boca en boca.
—Va a ser imposible —me dijo con una nueva sonrisa y otra bocanada de humo que se fue por ahí.
—Me imagino… No estás sola. ¿Tu novio está por acá?
—No.
—¿Entonces…? —quise adivinar algo confundido.
—La que está acá es mi novia, que acá viene —despejó la incógnita mientras otra chica (no tan linda) se acercaba con dos vasos de New Age y se quedaban charlando extremadamente acerca hasta terminar con una transfusión humareda de boca en boca.
Me alejé sin molestar, aunque totalmente desapercibido.
—Te lo dije, hay que estudiar primero al situación —me repitió Cris cagándose de la risa después de haber observado toda la escena en que me tuvo de protagonista por escasos segundos para terminar luego como un extra.

Nos unimos a la pequeña pista de baile improvisada y comandada por “la reina del pop”, y estuvimos ahí, junto a Pato & Pamela que reían felices, rodeadas de todos sus amigos.

Y nosotros también felices… por la misma causa.

9 comentarios:

Gemma dijo...

Mezcla de boy scout, bombero y Don quijote, mi amigo.
Beso

Juan dijo...

Eso pasa cuando la tortilla se da vuelta... a veces sale armada... y a veces se te caen las papas jajaja (chiste como pare relajar)... Tengo amigas que son como Pato y Pamela, amigos gays y me cuidan bastante cuando estoy en un lugar donde hay personas homosexuales. Uno de mis mejores amigos en especial, me hace reir cuando vamos por la calle y algun loco me mira... porque dice cosas como: "Miralo un poco más... ¿no querés la dirección también?"

Creo que festejar el amor, el noviazgo, los momentos con amigos son las pequeñas cosas que hacen grande la vida... y nos llenan de felicidad. Aceptarse y aceptar al resto como es... nada de andar apuntando con el dedo al que es distinto (aunque -entre nos- hay algunos que se pasan de mambo, ¿no?)

No se como será un abrazo ciego... pero te mando uno de regreso...

Cecilia dijo...

Jajajaja!!!

Yo no fumo, pero si es necesario aprendo, con tal de bailar con vos.
Eso sí, yo Malboro.

Beso.

Ricardo Tribin dijo...

Amigo,

Un cigarillo y la lluvia es una bella cancion.

Un abrazo para ti..... gran escritor

ella es tan linda * dijo...

y bueno vos querias que la vida te sorprenda,a veces hay que dejar que las cosas fluyan solas ...

hace mil que no fumo gitanes, me diste ganas de fumarme uno ..


besost !

Gastón dijo...

Gemma: Pavada de cóctel, no? jajajaja
(igual algunos ingredientes faltaron)
Besos mezcladitos

Juan: Sí, resulta raro estando ya en el Siglo 21 que algunos conserven pensamientos de siglos mucho más jóvenes.
Y entre los amigos, si no nos aceptamos... ¿qué nos queda?
Te mando un abrazo del mismo sexo

Cecilia: No importa el humo ni las gitanas de otros tiempos... vení, bailemos.
Besos al ritmo

Ricardo: La lluvia, el cigarrillo y alguna nariz que lo resguarde, no?
Abrazo visual

Ella es tan linda: Gracias por pasar, antes que nada. Y sip, a mí también me dieron ganas de una maravillosa Gitana pero ya la dejé (casi) olvidada.
Besos libres de humo

Ana dijo...

Listo tu amigo al saber que hay que estudiar primero la situación jaja. Era obvio que en aquella fiesta habría chicas lesbianas ¿no?
Un beso.

Naimad dijo...

Y está bien. Vale la pena pasar por esas historias para darse cuenta de que cada cual es feliz a su modo, como Pato y Pamela, a quienes nadie tiene derecho a reprocharles su felicidad...
Abrazo

Puta Desgraciada dijo...

Me acordaste lo de ayer:

Yo y mi amigo viendo a dos chicas preciosas y comentando que eran lesbianas (mi amigo que no sé si sabe de mi persosexualidad... o al menos no me la ha sacado en cara, pero que si lee mi blog).

Cuando una de ellas me vuelve a ver y me hace señas. Ummm hasta que deliré y me mordí los labios, me amarré los pies, porque quería ir hasta ella... (Lo que estudié fue mi situación y no la de ella ja jaa).