sábado, 24 de enero de 2009

22. somos mucho más que dos

Es terrible despertar con ídem resaca y sentarse frente al teclado a escribir quién sabe qué. Pero de todas maneras es bueno despertar… para poder nuevamente tirarme a dormir.
Antes de perder la memoria abrazado a la almohada, sería bueno dejar testamento sobre la noche de anoche, y ahí voy…

Salimos con rumbo incierto y realizamos varias paradas antes de tirar anclas en algún lugar.
Anduvimos de tapas, de copas, de risas, de charlas, de noche y entre amigos en una salida de esas que tienen pronóstico de históricas
Sin embargo, en la cuarta parada que hicimos para cambiar el escenario, el sueño no me estaba alcanzando, sino que ya me tenía entre sus brazos y no pude suprimir el bostezo.
—¿Te estás durmiendo?
—Noooo —contesté al mismo tiempo que alargaba la “o “ en un nuevo bostezo.
—Bueno, entonces nos vamos —dijo Lore.
Yo iba a agradecerle el haberse compadecido de mí, sabiendo que nos iba a mandar a todos a descansar a nuestras respectivas camitas, sin embargo, su frase no había terminado.
—Bueno, entonces nos vamos… a bailar —dijo sorpresivamente Lore y todos celebraron la propuesta.
—Nosotras conocemos un lugar muy bueno, cerca de acá —invitó Pamela a que la sigamos, hablando también en nombre de Pato.


Apenas entramos al boliche, la música me fue despertando por lo que le agradecí a Lore invitándola a que elija algo de la barra y me traiga lo mismo a mí.
Hicimos una rápida recorrida por el lugar y descubrimos que había un subsuelo donde había otra pista de baile.
—Pasan electrónica, ¿no quieren venir? —explicó y preguntó Pato mientras desaparecía allá abajo junto a Pamela.
—Esa música me provoca dolor de cabeza —dijo Cristian y todos preferimos quedarnos junto a él.

En la pista principal, donde nos quedamos la mayoría, la música era diversa y bastante buena. Había bastante gente pero de todas maneras se podía bailar bien sin llegar a los codazos.
Pablo se trajo una bandeja de la barra con tragos para todos y después fue a devolvérsela a la chica que gentilmente se la había prestado, y de ahí en más no lo vimos más (como tampoco a la gentil chica).
Sergio se fue a sentar un momento porque decía que el boliche estaba girando muy rápido.
Así es que quedamos en la pista Lore, Lola, Cris, Sebas y yo.

Nos estábamos divirtiendo al mismo tiempo que movíamos el esqueleto (¡qué bien que lo hace Lore!) cuando reapareció de la nada Sergio para preguntarme si lo guiaba al baño. Le dije que guiarlo sí, pero ayudarlo no, y entre risas nos fuimos en busca del water-close deseado.
Se ve que yo tampoco estaba muy bien que digamos porque no lo encontré, a lo que deduje que estaría en la pista de abajo. Bajamos por la escalera donde el humo no dejaba ver el final y el punchi punchi sonaba sin parar.
A duras penas encontramos el baño y al salir de él, con la vista ya adaptada al mundo que nos rodeaba, pudimos ver a Pato y Pamela que andaban sellando su amor con un apasionado beso.


—Claro, este es un boliche gay —caía en la certeza Cris cuando ya amaneciendo nos fuimos despidiendo del lugar todos, menos la nueva pareja que estaba tan ocupada que apenas nos dijeron chau.
—Yo ya lo sabía. Era demasiado evidente —dijo con cierto misterio Sebas.
—Yo ni me di cuenta. Igual la pasamos re bien, ¿no? —exclamó contenta Lola.
—Sí, estuvo bueno. Tenemos que venir otra noche —propuso Lore.
—Ahora entiendo cuando el del guardarropa, —pensé en voz alta— después de que vos dejaste la cartera me preguntó a mí si no quería que me guardase algo, jajajajaja.
—Che, pero entonces yo tenía razón —dijo orgulloso Sergio—. Pato y Pamela…
—¡¡¡Obvio!!! —le contestamos riéndonos mientras nos íbamos todos juntos tomados del brazo.


Es verdad, la pasamos muy bien, pero no sólo por el lugar, sino también porque somos amigos y nos gusta divertirnos juntos.
Aunque existan veces en que también nos peleamos, en este caso, como aquella vieja canción, el amor es más fuerte.
Y nos alegramos que Pato y Pamela lo estén demostrando, y disfrutando al mismo tiempo.


Y ahora, si me permiten… con mucho amor me voy a abrazar a mi almohada y a dormir hasta…

15 comentarios:

Cecilia dijo...

Con amigos siempre se la pasa genial!!!
Se nota que sos joven, yo ya no aguanto ni el ruido del boliche, ni el humo, ni hablar gritando.

Prefiero salir a cenar, al cine, a tomar algo, o tomar sol en casa de amigas, en el jardín.Y de conocer a alguien, que se yo, se dará por la calle o lugares donde se pueda hablar, digo.

Acabás de leer el comentario de Cecilia versión "pami". Jaaaaaaaa!

Besos y que descanses!!!

Ana dijo...

Sí, anda, duerme jeje.
Los amigos son de lo mejor que podemos tener, suerte que tienes de tener unos tan buenos :D
Un besito.

Lilya Nuratis dijo...

jeje hasta mañana Sr......

el relato de su noche, exquisto...
(suspiro)

aii el vino es milagrero...

Besos
Lilya

Gemma dijo...

Gastoncito: Comparto ese amor, esa sensación casi erótica que da estar muy cansado, caer como en cámara lenta sobre la cama, dar una vueltita, acomodarse y entregarse al sueño como a un amante amoroso y sabio...
Mmmm qué lindo!

Terapia de piso dijo...

Siempre he pensado que el bostezo es muy traicionaero.

Y cuando se disimula es peor.

Un abrazo.

José Roberto Coppola

nadaq dijo...

...tan grato leerte.

Y reirme con tus ocurrencias.

Gastón o el hacer mágico un dia a dia.

Un lujazo.
Un beso.

Cecilia dijo...

Pasé a decirte GRACIAS por tus palabras que consuelan.

Un beso.

Evan dijo...

Buenos días, buehh buenas tardes... mirá que ya son más de las tres y media, seguís durmiendo????

Que lindo la noche con amigos, que se lo pasa, no?

Un beso gasp!

Extranjera dijo...

Por noche como esas vale la pena vivir. Me alegra por ti.
Saludos desde NY!

Checha dijo...

Bailar es la mejor forma de exorcismo. Lo bien que hiciste!

Juan dijo...

Esas noches de amigos son las mas mejores de las estupendamentamente mejores... jaja! Tengo de esas personitas al lado que me dan vueltas una noche de sueño transformándola en una trasnoche de alegría e hiperquinésis (tras que yo no puedo gastarme y enchufarme...)

Creo que el próximo posteo te va a interesar... por lo pronto habrá que esperar hasta el 4/02 (te invito a pasar x la 4ta pestaña del blog, vos que laburas en una editorial... x ahi la encontrás interesante y si sos benevolente te permito sacarme el cuero)...

Siempre es un gusto leerte... y por cierto... abrazar la almohada es una costumbre que tengo desde hace unos meses... pobre, le doy abrazos que son dedicados a alguien más... es mi placebo de gomaespuma y tela... :P

Muchos abrazos... saludos enormes!

Naimad dijo...

El amor garpa siempre, en cualquiera de sus variantes...

abrazo de gol

Gastón dijo...

Cecilia: No te creas que vivo de joda. A veces la espalda, o ciertos cansancios, o noches frías me dejan en casa, al abrigo de las paredes, con buena música de fondo o alguna peli que vale la pena ver o esos libros que tanto amo.
Besos joviales

Ana: Sí, es una bendición tener amigos, y a los míos... ni hablar!
Besos amistosos

Lylia: Sos todo un suspiro, y por eso brindo por vos y los milagros
Besos exquisitos

Gemma: En estos casos la cama es una gran amante
(bueno... y en otros también, ¿no?)
Besos a baja velocidad

Terapia de piso: Aauummm... ¿te parece?
Abrazoooooouuummm...

Nadaq: Mágico son los días en que te aprecés por acá y me acariciás el alma.
Besos sin distancias

Gastón dijo...

Cecilia: Esas palabras njo se agradecen, simplemente se dejan sentir.
Besos de nada

Evan: ¿Aceptás que te ponga en mi mesita de luz y me despertás?
Ok, era sólo una idea, jajajaja
Te mando un beso a deshoras

Extranjera: Vos lo has dicho!
Te mando un beso de bienvenida y gracias por pasar

Checha: ¿Lo bien que hice? ¿Acaso me viste moviendo el esqueleto?
Nena, gracias por hacerte tiempo para pasar por acá pese a los lugares maravillosos que estás recorriendo, admirando, visitando, y demás.
Besos viajeros

Juan: Pues ya estaré esperando entonces las palabras escritas y mientras tanto visitándote por la pestaña que promete.
Ahh, si las almohadas hablaran...
(¡¡¡no nos dejarían dormir!!!)
Abrazo porteño y/o portuario

Naimad: El amor, el amor, el amor...
Abrazo al ángulo

Evan dijo...

mmm es que me haces sentir un gallito despertador... jajaja

...bueno, acepto! ;)

Un besito!