martes, 27 de enero de 2009

24. dolor de cabeza

Hoy el trabajo estuvo complicadito y más insoportable se hizo por el dolor de cabeza que empezó a machacarme. Apenas salí, pasé por el kiosco y compré un sobrecito de Bayaspirina efervescente.
Es gracioso pero, por suerte, me hace el efecto de una publicidad.
Pongo un poco de agua en un vaso, tiro en su interior el contenido milagroso del sobrecito, bebo toda esa efervescencia, y cuando vuelvo a apoyar el vaso ya vacío, mi dolor de cabeza desapareció.
Sé que suena a exageración, pero me da ese resultado.

Al entrar en casa, me extraña encontrarme con el televisor encendido, y se completa con la sorpresa de descubrir a Lucía sentada en el sillón haciendo un intenso zapping.
—¿Qué hacés acá? —le pregunto realmente sorprendido.
—Estaba cansada por culpa de alguien que me estuvo “molestando” durante la noche. Y como una compañera me debe algún que otro día, la llamé para que me reemplace y me acomode todo para mañana —me explicó mientras me saludaba con sus besos sopaperos y me desabrochaba algunos botones de la camisa—. ¿Y vos cómo estás?
—Con un dolor de cabeza mortal. Pero ahora me tomo esto y santo remedio.
—Ya te traigo un vaso con agua —dijo mientras se alejaba dejando ver que es linda por todos lados.
La verdad es que no me molesta que se haya quedado en el depto, pero tenía ganas de terminar el día solo, sobre todo teniendo como invitado molesto a este dolor de cabeza que ya se me está volviendo insoportable.
—Tomá, acá tenés —dijo Lucía acercándome el vaso de agua.
Le agradecí mientras vaciaba el sobre en el interior del vaso y luego el vaso en mi propio interior. Esperé diez segundos y el dolor seguía ahí, latiéndome allá arriba como si nada.
—Carajo, no se me va.
—Esperá que preparo el baño así te das un relajante baño de inmersión. Es más, me parece que te voy a acompañar —aseguró con una voz cachonda y una sonrisa de esas que sabe que no puedo resistir.

Golpean la puerta. Abro y del otro lado se encuentra Pablito.
—¿Cómo estás, querido? —me pregunta, saluda y entra con toda su santa energía.
—Con un dolor de cabeza que se me parte.
—Bueno, no te preocupes que en realidad estoy en lo de Sebas. Le vine a traer unos discos que le había prometido y que vamos a escuchar. Pero aprovecho para decirte que la “Maratón de Lost” pasa para el jueves en casa.
—Dejate los dvd en tu casa, no vayas a hacer como la otra noche.
—Despreocupate, fue un error de cálculo que no volverá a repetirse. Lo juro por…
—No jures, todo bien —le aseguré riéndome.
En eso se escucha la ducha y algunos ruidos dentro del baño.
—¿Estás con…? —preguntó Pablo y antes de que pudiera contestar gritó en dirección al baño—: Che Fernanda, sigan con sus reconciliaciones pero dejámelo a Gastón en buen estado para el jueves que hay “Maratón de Lost” en casa. Además ya la otra noche…
La frase quedó interrumpida con la sola aparición de Lucía, con cara de pocos amigos y con una mirada que presagiaba el fin del mundo. Sin decir absolutamente nada pasó hacia la habitación.
—Disculpame… No sabía que… —comenzó a balbucear Pablo sin saber bien qué decir.
—No digas nada. Ahora veo como lo arreglo —lo despedí en la puerta. Y antes de cerrarla apareció Lucía, yéndose por el mismo lugar, sin decir una sola palabra y taconeando con rabia.

Ahora sí cierro la puerta. Me quedo en casa. Solo. Con Lucía otra vez enojada. Con el baño de inmersión interrumpido. Con el dolor de cabeza agigantado. Y sin ningún otro sobrecito para combatirlo.

9 comentarios:

Ana dijo...

¡Ay, dios! Qué bocazas es Pablito ¿no? Jejeje. En fin, duerme un poco para el dolor de cabeza. Lo de Lucía lo dejamos en tus manos jeje
Un besito.

Cecilia dijo...

No estás solo!!!
Y mejor, che, quedate solo. Tus fieles lectoras no queremos compartirte con nadie.

Besos que curan dolores de cabeza!

Gemma dijo...

A Pablo hay que ponerle una curita en la boca.

Lilya Nuratis dijo...

uffff se vino conflictivo el asunto de hoy!!!

yo creo que cuando uno esta vulnerable, es el puto murphy (permitame la licencia literaria) el que mete "la cola"....

paciencia....

Besos y sigo sus relatos con ansias
Lilya

Terapia de piso dijo...

Creo que de alguna manera se lo agradeces a Pablo.

José Roberto Coppola

Naimad dijo...

"Lo bueno de los años es que curan heridas, lo malo de los besos es que crean adicción."... dice Joaquín.

Eso puede resolverle más de un dolor de cabeza... Ahora, si anda de pirata, al menos guarde el parche en el cajón o tapele la boca al loro. ;)

Abrazo con pata de palo.

Juan dijo...

Y la verdad que... si hacemos un analisis... te hizo un favor este muchacho Pablito...(a fin de cuentas querias estar solo no?). Soy fan de esa relación a lo Corin Tellado que tenes con Lucía, pero a veces uno tiene que tener tiempo para su tiempo , sus vicios, sus dolores de cabeza...

Confío en que te sobrepondrás de esto, y coincidiencio con Lylia... cuando Murphy quiere que salga mal... saldrá de la peor manera posible, en el peor orden...

Be happy... I believe in you.

Abrazo de almohada y que el sueño lo cure todo...

Saludos enormes, del enviciado...

Call me crazy! dijo...

Bueno, al final pasó lo que querías... terminaste el día solo :-P

Me encantó "se alejaba dejando ver que es linda por todos lados"

Cariñotes y soluciones!

Gastón dijo...

Ana: Últimamente las cosas con Lucía pareciera que se me escapan de las manos como el agua. Aunque esta vez no tuve la culpa yo, no?
Besos inocentes

Cecilia: Gracias, me hicieron bien.
Y no sean así... compártanme un poquito, che, jajajaja
Besos exclusivos

Gemma: ¿Por qué una sola?
Besos adhesivos

Lylia: Entre Pablito y Murphy no sé con cuál quedarme, jajajaja
(bah, sí, con Lucía)
Besos que calmen la ansiedad
(o que la acrecienten, como quieras)

Terapia de piso: Si conocieras a Lucía no dirías lo mismo.
Abrazo óptico

Naimad: Gracias por traer tamaña frase del amigo Joaquín.
Y no ando de pirata, a no ser que te refieras a lo de la pata de palo por eso de "rengo de día y cojo de noche".
(chiste malo como barbazul)
Abrazo de alta mar

Juan: La verdad que no es que quería estar solo, nada más hasta que se vaya el agudo dolorcito.
Che, pido disculpas por si acaso pero no leí nada de Corin Tellado, ¿me estoy perdiendo de algo?
¿la relación a ese estilo es un piropo o una ofensa?
Te mando un abrazo y el domingo me pongo al día con la lectura.

Call me crazy: La verdad que realmente se disfruta hasta cuando se va
(aunque mucho más cuando se queda)
Besos de ida y vuelta